Fred Degoulet, Jonathan Joly y Benjamin Brochard abren en la cara norte del Pic Sans Nom

Los guías franceses invierten tres días en la pared para realizar la primera ascensión de los 29 largos de Le prestige des écrins (1.000 m, M6+, 6a/V).

Autor: DESNIVEL | 1 comentario | Compartir:
Fred Degoulet
Fred Degoulet

«Hacía diez meses que la visión de esta goulotte nos hechizaba el espíritu», escribe Jonathan Joly en el blog de la compañía de guías Écrins Prestige. Fred Degoulet y él mismo habían visualizado esa línea de hielo que recorría la cara norte del Pic Sans Nom (3.913 m) el pasado mes de enero, mientras descendían de la goulotte Marshall’Ombre en la cara norte del Ailefroide.

Pocos días después, la nieve cubrió la línea y aplazó forzosamente el proyecto hasta este mes de octubre. Cuando comprobaron, por una fotografía de un amigo, que la línea volvía a estar formada, y vieron que llegaba una ventana de buen tiempo, reclutaron a su compañero en Écris Prestige Benjamin Brochard y se pusieron en marcha como terceto.

Plan para dos días… que serían tres

Partieron el 19 de octubre a las ocho de la mañana desde Pré de Madame Carle en dirección a la base de la cara norte del Pic Sans Nom. Tardaron unas tres horas en la aproximación, cargados con considerables petates y todo lo necesario para dos días en la pared. «La vertiente ‘sólo’ tiene 1.000 metros, y pensábamos salir de las dificultades el primer día y alargar el segundo hasta la cima», apunta Joly.

Esa primera jornada, sin embargo, las cosas no fueron tan fluidas como esperaban, y sólo pudieron escalar 5 largos. «Los primeros largos nos recordaron rápidamente que la roca del Oisans no da muchas posibilidades de protección, y ralentizó claramente la ascensión», cuentan los protagonistas. De hecho, necesitaron cinco horas para superar el segundo largo de la ruta. Pasaron ese primer vivac con «un gran lujo y con todo el confort» –a pesar de recibir varias purgas de nieve– en una cueva al final de la pendiente de nieve y en la base de la pared rocosa.

El segundo día comenzó a las 6:45 con Fred Degoulet encadenando de primero numerosos largos de hielo y nieve. «Nada técnicamente exigente, pero la pared no se acababa nunca. Prácticamente todos nuestros largos eran de entre 50 y 55 m. En esa roca compacta no es fácil encontrar donde montar buenas reuniones para izar el petate, se pasa bastante tiempo para colocar buenas protecciones y el hielo no es muy espeso para poner tornillos», es el resumen de la situación.

A continuación, llegaron al segundo tramo clave de la ruta, un bastión rocoso que separa la parte baja de la pared y la araña de hielo suspendida a media altura. De nuevo, Degoulet fue de primero: un largo de 25 metros de roca en ligera travesía a la izquierda, otro largo de 30 metros de puro drytooling muy técnico, otro de unos 25 metros con un paso aleatorio de dry y una travesía sobre nieve y hielo. En total, 80 metros de roca en M6+ o 6a. Después de aquello, Joly cogió el puesto de primero de cordada hasta el final de la jornada.

«Sí, con todos esos largos, eran ya las cuatro de la tarde y estábamos muy lejos de la salida…». Resignados, y tras escalar 11 largos durante 10 horas en ese segundo día, se dispusieron a realizar un nuevo vivac, este improvisado.

A la tercera jornada va la vencida

El último día no había otra que salir o salir de la pared. Otra vez se pusieron en marcha a las 6:45, con media cara norte por delante. Jonathan Joly, Fred Degoulet y Benjamin Brochard no sabían exactamente lo que se iban a encontrar, aunque confiaban que no iba a ser tan duro como lo ya superado. Tuvieron razón y, con Joly de primero, fueron superando uno tras otro los 13 largos de hielo fino que se fueron encontrando hasta alcanzar la cumbre a las tres de la tarde.

Desde allí, realizaron el descenso por la cara sur y esa misma noche ya durmieron en casa. Decidieron bautizar su nueva vía como Le prestige des Écrins (1.000 m, M6+, 6a/V) y para ella utilizaron dos cuerdas de 60 metros, 10-12 tornillos de hielo, 5 pitones, dos juegos de friends . No dejaron (ni perdieron) ningún material en la pared, sólo tres cintas durante el descenso.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº351

Desnivel nº351

En este número: LA NOVIA DEL CAPIT N Emily Harrington • U…

1 comentario

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.