La Diputación de Salamanca lo rehabilita para uso senderista

Tren de la Fregenda: un paseo de 17 kilómetros por los Arribes del Duero

Si todo sigue el curso previsto, muy pronto se abrirá al público los últimos diecisiete kilómetros del llamado Tren de la Fregeneda, el tramo final de un ferrocarril centenario que unía Salamanca con la población portuguesa de Barca d’Alva y que se cerró en 1985. La Diputación de Salamanca ha invertido 670.000 euros en rehabilitar la vía para que pueda ser utilizada por senderistas.

Autor: | 2 comentarios |
Uno de los largos puentes de hierro del tren de la Fregeneda.
Uno de los largos puentes de hierro del tren de la Fregeneda.

Después de muchos años de abandono, la Diputación de Salamanca se embarcó en una empresa que venía siendo demandada por muchos colectivos: que la vía se habilitara para permitir el paso de peatones por ella. El tiempo y la acción de algunos vándalos habían destruido muchas traviesas de madera de los puentes haciendo muy peligroso el tránsito por ellos.

El tramo que se está habilitando discurre por la ladera media del monumental barranco del río Águeda, uno de los cañones que desembocan en Las Arribes del Duero. Para avanzar por este terreno hubo que construir veinte túneles y diez puentes metálicos estilo Eiffel. En el año 2000 este tramo fue declarado Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Educación y Cultura declaró a la línea férrea como, con la categoría de monumento.

Antes de que Diputación se ocupara de este “monumento”, un grupo de voluntarios, reunidos en la asociación Tod@vía venían recorriendo la vía desbrozando, sustituyendo la madera podrida de los puentes, poniendo pasarelas y haciendo campañas de información en prensa, lo que les ha valido más de un disgusto con Adif, propietaria de la infraestructura.

Ahora, la asociación está ultimando un proyecto para la reutilización de la línea desde La Fuente de San Esteban a La Fregeneda por medio de la circulación de vehículos ligeros de baja velocidad.

Documentos relacionados
Comentarios
2 comentarios
  1. Por fin un poco de sensatez: Para poder disfrutar una vía así no hace falta quitar los raíles, sino permitir que alguien pueda pasar y punto. De esa forma se permite el uso de velorraíles, dresinas ligera y demás artefactos. Las vías verdes sólo están bien si ya no había raíles, nunca quitarlos para hacer una vía verde, porque entonces tienes un camino como otro cualquiera. Y por supuesto, digo todo esto sin olvidar que hay líneas que deberían ser reabiertas comercialmente, y que ni vía azul, ni vía verde.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.

Últimas noticias