Macizo de Montseny. Barcelona

Turó y Esquei de Morou, alternativa original para visitar el hayedo de Santa Fe del Montseny

La excursión que proponemos ofrece una alternativa original para visitar el afamado hayedo de Santa Fe del Montseny, destino otoñal casi obligado para muchos catalanes. La ascensión al Turó de Morou, absorbido por el bosque, y a la sorprendente aguja o Esquei de Morou, con una magnífica panorámica sobre las Agudes y las comarcas gerundenses, permite trazar una ruta circular sencilla y llena de atractivos naturales.

Autor: Jordi Longás | No hay comentarios |
La exigua cima del Esquei de Morou permite un aéreo descanso mientras se contemplan las comarcas gerundenses.  (Jordi Longás)
La exigua cima del Esquei de Morou permite un aéreo descanso mientras se contemplan las comarcas gerundenses.

Desde Santa Fe apenas se distingue el Turó de Morou que parece devorado por el denso hayedo que envuelve todo este alto valle, suspendido a media ladera del macizo. Tan sólo en invierno, cuando los árboles han perdido todo el follaje, se intuye algo el relieve de esta redondeada montaña. Pero incluso así, desnudo, el gran protagonista es el bosque, que de modo implacable coloniza todos los rincones de la montaña. Y en este entorno, la ruta que se propone es una buena excusa para no vagar sin rumbo; y también para alejarse un poco del núcleo de Santa Fe, muy popular y concurrido. El paseo sigue un buen camino, apto para casi todos, y ofrece innumerables oportunidades para sacar buenas fotografías. Nos parece especialmente interesante la panorámica sobre el cordal principal del Montseny, que une el Turó de l’Home con Les Agudes, y que apenas puede verse de forma íntegra desde Els Empedrats y desde el Esquei de Morou. Llegando por tan suave terreno, también sorprenderá al caminante el descubrimiento de la abrupta ladera oriental del Turó de Morou.

Un desnivel de cerca de mil metros hasta Arbúcies y Breda y, sobre todo, una pendiente arisca, surcada de agujas rocosas y canales, contrasta con la placidez que se respira en lo alto del Turó. La última de estas agujas, la que se encarama más alto, es el Esquei de Morou. Tiene alguna vía de escalada poco destacable, aunque en la época de los pioneros su ascensión era un mérito puntuable para entrar en los grupos de alta montaña y escalada. Por la ruta que describimos, su ascensión es un pequeño divertimento, pues precisa trepar unos pocos metros para encaramarse a su estrecha y vertiginosa cumbre. Desde la original atalaya, volcados sobre el vacío, es inevitable sentirse águila y por unos momentos volar lejos, muy lejos.

Itinerario

La excursión se inicia en el aparcamiento de Santa Fe del Montseny, dejando atrás Can Casades para llegar a la escuela de Naturaleza de Can Lleonart. Un recorrido circular muy bien señalizado atraviesa la vertiente occidental del Turó de Morou. Si se sigue el ramal de la derecha se desciende hacia la rivera de Santa Fe, el Estanyol y el pantano. Una vez en el pantano el camino asciende suavemente a media ladera hasta situarse al sur del Turó de Morou. En un cruce de caminos, siguiendo las indicaciones y restos de pintura roja, se gira hacia la izquierda y tras unas lazadas se alcanza una curiosa plataforma pétrea, conocida como Els Empedrats, con espléndida panorámica sobre el macizo y la ruta seguida. Poco después se alcanza un nuevo cruce de caminos. Hacia la izquierda se completaría el circuito circular de Can Lleonart, por lo que resulta ser la alternativa de ascensión más corta pero también más monótona.

La ascensión al Turó de Morou se completa por el camino que sube en dirección nortenordeste, alcanzando un pequeño balcón que se abre sobre la vertiente este y luego la cima, un gran bloque sobre el redondeado montículo, que debe ascenderse aunque no tenga vistas por culpa de las hayas que lo sobrepasan. Descendiendo por la hojarasca, hacia el norte, se llega en un minuto a la base del Esquei de Morou que se asciende por los bloques de la vertiente sur. Su cima, coronada por un libro registro, no admite multitudes. Se prosigue el descenso hacia la pequeña hondonada del norte, para remontar unos pocos metros hacia el collado, junto a la inapreciable cima de la Cornera. Después, hacia la izquierda, trazas de una senda cada vez más evidente se dirige hacia el Plà de Mulladius y, finalmente, al marcado camino de Can Lleonart que permite cerrar esta vuelta.

Guía práctica

Situación: vertiente oriental del Montseny, en la provincia de Barcelona.

Partida y llegada: aparcamiento en Santa Fe del Montseny.

Cómo llegar: autopista AP-7 (Barcelona-Gerona) y continuación por la carretera de Sant Celoni a Santa Fe del Montseny.

Dificultad: baja.

Desnivel: 187 m.

Tiempo: de 2 a 3 horas.

Cartografía: Montseny Parc Natural, 1:25.000. Diputación de Barcelona y Diputación de Gerona.

Información: el Centro de Interpretación del Parque Natural del Montseny, situado en Can Casades, cercano al aparcamiento, junto a las inmensas secuoyas, merece una vista tranquila. Tel: 938 475 113.

Completa tu fin de semana

1. Sierra de Picancel (GE_192). Distancia: 99 km.

2. Humedales de Llobregat (GE_159). Distancia: 83 km.

3. Calas de la Costa Brava (GE_192). Distancia: 90 km

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.