Granada

Aceral de Vaquerizas

Las condiciones del sur ibérico no son nada adecuadas para la existencia de bosques caducifolios. Es complicado encontrar pluviometrías elevadas y suelos frescos y húmedos. Por ello, las arboledas caducas se refugian a menudo en vestigios de tiempos pretéritos más húmedos, como es el caso de la especie que nos ocupa: el arce.

Autor: Roberto Travesí | No hay comentarios | Compartir:
Paisaje perteneciente a Aceral de Vaquerizas
Paisaje perteneciente a Aceral de Vaquerizas

El arce es un arbol más propio del centro de Europa, y es relativamente abundante en el noreste peninsular y bastante escaso en la mitad sur-oriental. Sin embargo, es en este sector, junto con algunos rincones en Mallorca y en el Rif africano, aparece el raro arce de Granada (Acer opalus subsp. granatense), una raza endémica descrita en 1934.

El arce de Granada debió de formar bosques en el pasado, pero en la actualidad solo se encuentran ejemplares aislados o formando grupos reducidos en convivencia con otras especies caducifolias. Sin embargo, rompiendo todos los moldes y por supuesto ausente de la literatura científica como divulgativa, podemos hallar en un apartado rincón de la Subbética, aún en la provincia de Granada, un aceral que constituye una verdadera joya botánica y paisajística.

Este excepcional bosque, que alcanza la «notable» extensión de tres hectáreas, se encuentra en una umbría del barranco formado por el arroyo de Santiago de la Espada, a 1.500 metros de altitud y rodeado de farallones calizos. Inexplicablemente, esta joya bella y delicada no está protegida, y aunque la zona en la que se encuentra está sometida a una fuerte presión ganadera, se observan signos de regeneración espontánea.

Ahora bien: cualquier ataque que pudiera sufrir (talas o incendios) e incluso un uso turístico abusivo e irresponsable (y quiero hacer hincapié en ello), sería rápidamente aprovechada por los pinos que lo rodean para arrebatar la excepcional pureza de este privilegiado aceral.

Recorrido

La ruta hasta el aceral no es una cinco estrellas del excursionismo, pues es corta. Pero esta circunstancia la convierte en un agradable paseo ideal para llevarlo a cabo con niños. La pista asfaltada que nos facilitará el acercamiento al bosque comienza en el kilómetro 91 de la carretera A-317 (Puebla de Don Fadrique-Santiago de la Espada). Por ella podremos bajar motorizados (o no, si deseamos alargar la excursión) hacia el arroyo de Santiago de la Espada, que sirve de límite entre las provincias de Granada y Albacete.

Al otro lado del arroyo, podemos aparcar el coche, y descender por un pequeño carril que parte a la izquierda de la pista y que nos conducirá de nuevo al arroyo, ahora aguas más abajo. Apenas recorreremos 200 metros paralelos al regato antes de descubrir el alegre aceral, que destaca en medio del pinar que cubre la umbría del barranco.

Guía práctica

Localización: en Puebla de Don Fadrique, en el nordeste de Granada.

Cómo llegar: desde Granada por la A-92 hasta Cúllar y después la A-330 hasta La Puebla de don Fadrique. Seguir por la A-317 en dirección a Santiago de la Espada hasta el km 91, donde empieza la pista que baja hasta el arroyo de Santiago de la Espada (rambla de los Vaquerizos).

Dificultad: Fácil

Desnivel: inapreciable

Tiempo: 2 h

Distancia: 6 km (ida y vuelta). Cartografía: Hoja 909-III. IGN, 1:25.000. Información: Oficina de turismo de la Puebla de Don Fadrique, tel: 958 721 571, www.puebladedonfadrique.com

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.