Autor: No hay comentarios
Revista Grandes Espacios nº 297. Serranía de Cuenca

Publicada

Grandes Espacios nº 297

Serranía de Cuenca

Fuente inagotable de sorpresas En la Serranía de Cuenca la Naturaleza ha derrochado imaginación y recursos. Es probable que no haya en ningún otro lugar en la península ibérica una concentración de hoces, barrancos y caprichos geológicos. La Serranía reserva muchas sorpresas al caminante que se echa al monte por cualquiera de sus caminos. HOZ […]

Fuente inagotable de sorpresas
En la Serranía de Cuenca la Naturaleza ha derrochado imaginación y recursos. Es probable que no haya en ningún otro lugar en la península ibérica una concentración de hoces, barrancos y caprichos geológicos. La Serranía reserva muchas sorpresas al caminante que se echa al monte por cualquiera de sus caminos.

HOZ DE BETETA

HOZ DE BETETA
HOZ DE BETETA

La hoz de Beteta es uno de los cañones más espectaculares de la Serranía de Cuenca. Seis kilómetros de desfiladero con paredes de más de 80 metros de altura. Una senda que transita por la ribera izquierda del río Guadiela da la oportunidad de zambullirse en un maravilloso universo vegetal y mineral con más de una sorpresa.

CERRO MOGORRITA

CERRO MOGORRITA
CERRO MOGORRITA

El punto de mayor altitud, no sólo de la Serranía de Cuenca sino también de la provincia conquense, se encuentra en la Sierra de Valdeminguete, en el Cerro Mogorrita —o La Mogorrita a secas, como la llaman los vecinos de Tragacete—, cuyo vértice geodésico se alza a 1864 metros de altitud. La excursión que proponemos nos llevará hasta el techo conquense atravesando frondosos bosques de robles y pinos, y venciendo empinadas laderas con cinturones calcáreos. En el regreso acompañaremos al río Júcar en sus primeros pasos.

LOS CALLEJONES DE LAS MAJADAS

LOS CALLEJONES DE LAS MAJADAS
LOS CALLEJONES DE LAS MAJADAS

A los Callejones de las Majadas se les ha dado el sobrenombre de Pequeña Ciudad Encantada por su parecido al famoso paraje conquense. Como aquél, los Callejones son un laberinto de canales y rocas de caprichosas formas que forman un paisaje casi mágico al que contribuye las pocas visitas que recibe.

EL ESCALERÓN Y LA RAYA

EL ESCALERÓN Y LA RAYA
EL ESCALERÓN Y LA RAYA

El entorno del pueblo de Uña es un compendio de todos los elementos paisajísticos que uno puede encontrar en la Serranía de Cuenca: mesetas aisladas, acantilados desplomados, peñas de fantásticas formas, precipicios de vértigo, frondosos pinares, barrancos laberínticos, vegetación con vocación atlántica… y algo más, una laguna que es una excepción en un territorio modelado por la erosión kárstica.

HOCES DE PALOMERA

HOCES DE PALOMERA
HOCES DE PALOMERA

El río Huécar nace en un amplio valle de la Sierra de Pila a unos tres kilómetros al este del pueblo de Palomera. Después de atravesar la localidad, el río se encajona en una profunda hoz que lo conduce hasta la capital conquense donde tributa al Júcar. La excursión a sus fuentes es poco más que un paseo que sugerimos ampliar visitando otras dos hoces que rodean a Palomera.

HOZ DE VALDECABRAS

HOZ DE VALDECABRAS
HOZ DE VALDECABRAS

Valdecabras es un pueblo tranquilo ideal para desintoxicarse del ruido y el alboroto urbano situado en el interior mismo de la serranía conquense, al final de la hoz del río del mismo nombre. Su origen es medieval y conserva algunos retazos de arquitectura rural de entre la que sobresale su austera y hermosa iglesia.

RUTA URBANA POR LAS HOCES DE CUENCA

RUTA URBANA POR LAS HOCES DE CUENCA
RUTA URBANA POR LAS HOCES DE CUENCA

Se lee en los folletos turísticos y todo el que visita la ciudad lo corrobora: Cuenca es la capital de provincia más integrada en el paisaje que la rodea, o dicho con algo más de poesía, la naturaleza abraza a Cuenca y se funde con ella. No es estrictamente necesario internarse en las profundidades de la serranía para encontrar lugares fantásticos; toparemos con ellos caminando sin perder de vista la ciudad.

TORCAS DE PALANCARES

TORCAS DE PALANCARES
TORCAS DE PALANCARES

Es fácil imaginar la cara de asombro que se les quedaría a los primeros aviadores que sobrevolaron las Torcas de Palancares al ver ese apelotonamiento de agujeros enormes en el terreno que parecen haber sido provocados por una concentrada lluvia de meteoritos. A pie de tierra, las Torcas no producen un impacto visual tan potente pero siguen siendo espectaculares y conservan un punto de misterio.

EL CASTILLO Y LOS CORBETEROS

EL CASTILLO Y LOS CORBETEROS
EL CASTILLO Y LOS CORBETEROS

El agua, la roca y el tiempo se pusieron de acuerdo para esculpir en la Serranía de Cuenca algunos de los paisajes más oníricos de la península ibérica. La Ciudad Encantada es el ejemplo más famoso y el más visitado. Si te atraen los lugares con aspectos surrealistas pero sientes rechazo por las multitudes, apunta estos nombres: El Castillo de Saladar y Los Corbeteros.

HOZ DEL RÍO GRITOS

HOZ DEL RÍO GRITOS
HOZ DEL RÍO GRITOS

El río Gritos se abre paso entre los áridos páramos de Las Valeras, en la Serranía Media conquense, originando una espectacular hoz a lo largo de seis kilómetros que tiene en uno de sus extremos una joya arqueológica de extraordinario interés: la ciudad romana de Valeria. Naturaleza e Historia se dan la mano es esta sencilla excursión que deja un estupendo sabor de boca.

CHORRERAS DEL CABRIEL

CHORRERAS DEL CABRIEL
CHORRERAS DEL CABRIEL

Entre el embalse de Víllora y el pueblo de Enguídanos, las aguas del río Cabriel, en complicidad con la roca, ha modelado un paisaje único que se conoce como Las Chorreras. En un corto espacio, se concentran varias cascadas, rápidos, pozas y meandros encajados entre acantilados. El valor natural y geológico de este paraje condujo a declararlo Monumento Natural, y, más recientemente, a limitar las visitas.

HOCES DEL RÍO MIRA

HOCES DEL RÍO MIRA
HOCES DEL RÍO MIRA

El río Mira nace llamándose Ojos de Moya y al cruzar la población de Mira toma su nombre para seguir su viaje hasta desembocar en el embalse de Contreras. Poco después de dejar atrás el pueblo, el río se retuerce formando unas bonitas hoces que se pueden visitar combinando varios senderos marcados.

Números anteriores

Novedades editorial