Autor: No hay comentarios Compartir:
Revista Grandes Espacios espeical Picos de Europa

Publicada

Grandes Espacios nº 274

Picos de Europa. 14 Excursiones y ascensiones

14 excursiones y ascensiones en el macizo central de los Picos de Europa.

El macizo Central, o de Los Urrieles, es es más mineral de los grupos que forman Picos de Europa. Salvo unas pocas vegas, y los valles que lo rodean, el resto es pura roca caliza que forman centenares de agujas, torres y peñascales. Es, pues, un mundo salvaje, áspero y árido al que se puede atribuir el calificativo de lunar si exagerar; pero también es un mundo de una belleza extraña que impacta y atrapa.

PEÑA MAÍN

Desde Pandébano
PEÑA MAÍN (1609 m) Peña Maín es un macizo montañoso algo separado del macizo Central con una meseta somital muy extensa y con numerosas hoyas, cimas y majadas donde se había numerosas rutas de pastores casi perdidas. Su punto culminante es Cabeza la Mesa, de 1609 metros de altitud. Desde el vértice geodésico que delata su máxima cota, nuestra mirada planeará sin obstáculos 360 grados entre la cuenca del Cares y los pueblos de Bulnes y Sotres. El premio gordo es tener frente a nuestros ojos la poderosa silueta del Picu, el Naranjo de Bulnes, y la cohorte de montañas que lo rodean.
//Redacción GE

PEÑA CASTIL (2441 m)

Desde invernales del Texu
Peña Castil
es la cumbre mas elevada del núcleo situado más al noreste del macizo Central de a Picos de Europa, donde estas montañas pierden de forma brusca su identidad. Desde su punto culminante, la visión de todo el flanco occidental del macizo de Ándara, así como una buena parte de los Urrieles, no defraudará a nadie. La contemplación del Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes, que parece poder tocarse con las manos, es la guinda del pastel.
//Isidoro Rodríguez/GE

LA VEGA DE URRIELLU

Por el collado de Pandébano
Todo el mundo llega a Picos de Europa queriendo ver el Pico Urriellu, conocido mundialmente como Naranjo de Bulnes. De esos muchos, la mayoría se conforma con atisbarlo desde alguno de los miradores preparados para tal efecto, pero algunos deciden verlo más cerca e incluso ponerse bajo él. Si este es vuestro caso, el camino que describimos a continuación es la mejor opción.
//Texto: Isidoro Rodríguez. Fotos: Jesús Nicolás Sánchez

TORRECERREDO (2648 m)

Desde la Vega de Urriello
El Torrecerredo, o Torre de Cerredo, es el techo del macizo Central y punto culminante de Picos de Europa y de todo el noroeste de la península Ibérica. La primera ascensión conocida tuvo lugar el día 30 de julio de 1892 y su protagonista fue el prolífico conde de Saint Saud. Se cree que el grupo alcanzó la cumbre por la arista este, que tiene algunos tramos de moderada dificultad. La ruta normal, más sencilla pero no exenta de riesgo, sube por la cara sureste a la que se llega desde el Jou de Cerredo.
//Redacción GE

PICO VALDECORO (1816 m)

Desde Espinama
En el borde meridional de los Urrieles, por encima de los tejados de Pido y Espinama, la muralla formada por el Joracao y el Valdecoro exhibe las fotogénicas y verticales hechuras de su desafiante cara sur. En este escarpado cordal, que viene a cerrar por el este el circo de Fuente Dé, destaca, sobre todo, la magnífica pared que culmina en la antecima sureste del Valdecoro donde, en junio de 1969, se abrió una de las vías de escalada más clásicas de Picos.
//Jesús Sánchez

PEÑA VIEJA (2614 m)

Por la canal del Vidrio
Junto a Peña Olvidada, su imponente contrafuerte meridional, Peña Vieja es uno de los mayores edificios calcáreos de Picos. Su enorme mole se yergue en la esquina sureste de los Urrieles, en el centro de una escama tectónica en forma de uve que se prolonga hacia el este por el cordal de Juan de la Cuadra, separando los puertos de Áliva del valle de las Moñetas, y que se estira por el oeste hacia el corazón del macizo por medio de los picos de Santa Ana y la Torre de los Horcados Rojos.
//Jesús Sánchez

LA PADIORNA (2314 m)

Desde El Cable
La cumbre de La Padiorna, para los lebaniegos, o Padierna en boca de los paisanos del leonés Valle de Valdeón, es una de las más sencilla de ascender del macizo Central y, a cambio, regala una hermosa vista de la Vega de Liordes, un sorprendente oasis de verdor en medio de este mundo refulgente de caliza. A pesar de esta sencillez (siempre relativa, ¡estamos en Picos!) es una excursión que destila esencia montañera, con todos los ingredientes propios de las grandes clásicas.
//Jesús Nicolás Sánchez

PICO TESORERO (2564 m)

Desde El Cable
Pese a una altitud que no la sitúa entre las más altas de Picos, el Pico Tesorero es una de las montañas más reconocidas y visitadas dada su estratégica situación y su aspecto plácido. Desde su cumbre, en la que se dan cita Cantabria, Castilla y León y Asturias, se obtiene una de las mejores panorámicas de los Picos de Europa.
//Isidoro Rodríguez

TORRE DE SALINAS (2447 m)

Desde Valcabao
La Torre de Salinas es la primera de las cumbres de los Picos de Europa cuya ascensión fue recogida en los escritos, y ello gracias al autor conocido de la primera ascensión que fue el geólogo gallego Casiano de Prado, quien con un lugareño de Portilla de la Reina y dos colegas franceses ascendió a esta montaña el 28 de julio de 1853, convencido de que era la más alta de los Picos de Europa.
//Texto: Isidoro Rodríguez/GE. Fotos: Darío Rodríguez

SENDA DEL MERCADILLO

De valdeón a fuente dé
Se llegue por donde se llegue, no se puede entrar en Valdeón sino bajando, o por el puerto de Pandretave, o por el de Panderrueda, ambos con altitudes que superan los 1400 metros, lo que garantiza que estén cubiertos de nieve muchos meses al año. Y es que más que un valle, Valdeón en una gran depresión cercada por la cordillera Cantábrica y los macizos Occidental y Central de Picos de Europa.
//Texto: redacción GE Fotos: Jesús Nicolás Sánchez

TORRE FRIERO (2443 m)

Desde Santa Marina de Valdeón
La Torre del Friero, o Torre Friero, como la llaman en Valdeón, es la primera y más conocida de las Peñas de Cifuentes. No es la más alta, pero es la que inmediatamente llama la atención del viajero que recorre la sinuosa carretera que baja del puerto de Pandetrave hacia el valle de Valdeón, pues lo que ve es una espectacular torre desgajada del resto, surcada por multitud de corredores, y coronada por pequeñas agujas y bastiones afilados.
//Isidoro Rodríguez/GE

COLLADO JERMOSO

Desde Cordiñanes
El nombre lo dice todo: collado Jermoso. Situado a más de dos mil metros de altitud en el borde occidental del macizo Central, bajo la imponente mole del Llambrión por un lado, y con la afilada Torre del Fiero de cara, collado Jermoso figura en muchas publicaciones como uno de los lugares más idílicos de Picos de Europa, en especial, por ofrecer los mejores atardeceres que uno pueda imaginar.
//Redacción GE

LA MAJADA DE MUEÑO

Desde Caín
Recorrer la canal de Mueño es adentrase en un mundo que destila nostalgia. Antaño fue una de las majadas importantes de Caín, pero en la actualidad, sin los numerosos rebaños de cabras y ovejas de tiempos no demasiado lejanos, permanece solitaria y silenciosa, así como las sendas que llegan hasta ella, lo que permite recorrerlas con tranquilidad y sosiego, eso sí, siempre bajo el abrumador peso de las montañas que la rodean.
// Isidoro Rodríguez

JOU DE LOS CABRONES

Desde Bulnes
El Jou de los Cabrones es una gigantesca depresión por encima de la cota de los dos mil metros rodeada de verticales montañas y agujas. Es un lugar remoto y de una belleza salvaje que puede llegar a «aplastar» a los más sensibles. En su ayuda, y en la de todos, se construyó el refugio José Ramón Lueje, que está considerado como el de más difícil acceso de todo el territorio español. Llegar hasta él es ya, en sí mismo, un objetivo de cierta categoría.
//Isidoro Rodríguez/ GE

Naturaleza y turismo activo cerca de Barcelona

Pedalear, remar, caminar, volar en globo, montar a caballo, bucear… Es tiempo de vivir el mejor verano disfrutando de la naturaleza y practicando deporte.

Todo lo que deseas en Andalucía

El verano ya está aquí y pese al periodo tan extraordinario que vivimos, Andalucía está preparada para continuar siendo el destino nacional preferido por los españoles. Y es que Andalucía posee con generosidad todo aquello que demandan los viajeros en la actualidad: naturaleza, cultura, ocio, servicios… y todo avalado por la experiencia de un destino turístico pionero que ha sabido reinventarse constantemente.

Lleida un destino con caracter natural

Desde los majestuosos parajes del Pirineo a las pintorescas tierras de la llanura, Lleida sobresale por una naturaleza que invita tanto a una estancia relajada como a emocionantes experiencias al aire libre. Su patrimonio natural, la tradicional hospitalidad de sus gentes, la rica oferta cultural, una sabrosa gastronomía y una excelentes servicios turísticos garantizan al visitante una estancia inolvidable.

Números anteriores

Novedades editorial