Autor: No hay comentarios Compartir:
Portada Grandes Espacios nº 187. Especial Posets. Abril [WEB]  ()

Publicada

Grandes Espacios nº187

Número 187 de la revista Grandes Espacios del mes de abril de 2013. Especial Posets, gigante a la sombra del Aneto, con reportajes sobre toas las vías «normales» a la cumbre, el circuito de los Tres Refugios, la historia oculta, la conauista del virrey, babel del Pirineo, tres años en Estós y los barrancos del Posets. En escapadas: Tarragona

Editorial

Primavera en el Posets, por Dioni Serrano

Busco en el baúl de las fotos la caja que contiene las diapositivas de mi primer viaje al Posets. La encuentro fácilmente gracias a una etiqueta que lleva la fecha de marzo de 1995. No hace falta mirar al trasluz ninguna de ellas para recordar que aquél viaje lo hice en moto. Éramos seis y sólo disponíamos de un coche. Dejar a uno en tierra no entraba dentro de nuestros planes; yo acababa de comprar una moto de segunda mano y la fanática juventud estaba allí para compensar la falta de cilindrada y darle una patada en el culo al sentido común. Así que cargamos mis esquís en el coche y tiramos millas.

En la caja no hay muchas diapositivas. La película era cara y había que tirar con muchos miramientos, casi con tacañería. Al azar saco una del carro. En la pequeña “pantalla” de 35×25 aparecen mis amigos en cuclillas observando el vientre del viejo Chrysler de Perico aupado sobre un tronco. ¡Claro! Subiendo hacia Viadós nos confundimos de camino y nos metimos en una pista terrible donde el coche quedó atascado. En un extremo de la diapositiva, asoma el extremo del puño de mi moto. Si no fuera por esta imagen podría pensar que me lo he inventado.

Saco otra diapo. Juanjo y Carlos están sentados en un banco de madera adosado a la fachada del refugio de Viadós. Atardece y seguro que están mirando hacia el copete nevado de Los Espadas y el Posets. Imagino que a esa hora las dos cimas están enrojeciendo. Tengo que fiarme de la imaginación. Ahora, con la cámara digital grabaría un vídeo que uniera las dos escenas y hasta podría colgarlo en yutu. Ventajas del progreso.

Una más, la última. Estoy con Juanjo que se apoya en el vértice geodésico que corona la cima del Posets. En el celuloide no está grabado, pero sé que la foto está  tomada a las doce y veinte o por ahí. Y lo sé porque me había puesto las doce y media como hora límite  para llegar a la cumbre. Había hecho mis cálculos y tenía que llegar a esa hora o darme la vuelta para no hacer el viaje de vuelta a Madrid de noche.

No tengo fotos de es momento, pero lo recuerdo como si hubiera sucedido esta mañana. La tarde empezó a caer más o menos a la altura de Zaragoza. Era primavera y el calor ya apuntaba maneras; estaba muy contento por haber subido y bajado del Posets sin contratiempos, y por delante tenía trescientos kilómetros de carretera para disfrutar de mi moto nueva. Había sido… estaba siendo un fin de semana memorable.

POSETS. VIRREY DEL PIRINEO

El macizo del Posets es el segundo en altura de la cordillera pirenaica. Su techo, el pico Posets o Llardana, alcanza los 3.375 metros de altura, sólo treinta metros menos que el Aneto, del que le separa poco más de dieciocho kilómetros en línea recta. Por este motivo, la majestuosa presencia del Virrey del Pirineo siempre ha permanecido a la sombra del «Monarca» .

 

POSETS. POR DELANTE Y POR DETRÁS

A diferencia de sus “congéneres”, Aneto, Monte Perdido, Vignemale… el Posets no tiene vías de escalada en el sentido estricto de la palabra. Un montañero bien entrenado y habituado a medirse con las alturas, es capaz de llegar a la cumbre sin necesidad de utilizar la cuerda y los otros elementos del equipo del escalador, al menos durante la época seca. Esto es así porque sus vertientes más escarpadas nunca son verticales y, además, la roca está muy fragmentada. Un motivo para utilizar el casco incluso en las rutas más sencillas.

CIRCUITO DE LOS TRES REFUGIOS

A vista de satélite, el macizo del Posets aparece como una isla circular rodeada por los valles de Benasque, Chistau, Eriste y Estós. En puntos estratégicos de estos tres últimos valles se levantan otros tantos refugios guardados que dan la oportunidad de rodear al gigante ligeros de equipaje.

DE MINAS Y CONTRABANDO. LA HISTORIA SECRETA DE CHISTAU

Pocas cosas quedan hoy en el valle de Chistau que recuerden la industria minera que floreció fugazmente en el siglo XVIII y que dio lugar a varios acontecimientos que pueden ser calificados, como mínimo, de curiosos. Más fácil es hacerse una idea de lo que supuso el negocio del contrabando en el valle en los tiempos de la autarquía, porque los puertos por los que se “colaban” los contrabandistas siguen ahí, guardando historias entre pícaras y dramáticas.

LA CONQUISTA DEL VIRREY. UNA HISTORIA DESLUCIDA

Al contrario que el Aneto y el Monte Perdido, la conquista del Posets, a pesar de ser la segunda altura de la cordillera, no dio lugar a historias truculentas, enfrentamientos dramáticos ni asaltos épicos. Su exploración y su primera ascensión pasaron sin pena ni gloria. Es como si la historia también se hubiera confabulado para relegar al virrey del Pirineo a un injusto segundo plano.

BORDAS. LAS HUELLAS DEL PASADO

En el valle de Chistau hay un gran número de cabañas de pequeño tamaño que se utilizan (o utilizaban) para guardar el heno y los animales.?Todas responden a la misma tipología constructiva: muros de piedra y tejados de lajas irregulares de pizarra. Son las bordas, reliquias de un pasado que ponen una nota humana en el entorno salvaje del Posets.

¿POSETS O LLARDANA?. LA BABEL PIRENAICA

Que un mismo pico o collado se llame de distinta manera es algo bastante habitual en toda la cordillera pirenaica, lo que provoca quebraderos de cabeza entre los aficionados y verdaderas disputas entre defensores de uno u otro nombre. El “problema” toponímico alcanza en el macizo del Posets un cariz extraordinario.

VIVIR EN ESTÓS. UN VALLE DÍA A DÍA

El valle de Estós es un largo corredor que desciende desde el puerto de Chistau hasta el valle de Benasque. A mitad de camino se levanta el refugio de Estós, paso obligado para muchas ascensiones y campamento base para explorar el valle y sus alrededores. Un antiguo guarda cuenta cómo transcurría el tiempo en este apartado rincón del mundo.

BARRANCOS DEPORTIVOS. LAS VENAS DEL POSETS

El agua que desciende del Posets ha formado numerosos barrancos en todas sus vertientes. Algunos de ellos pueden ser bajados con las técnicas deportivas propias del descenso de barrancos. Entre todos ellos, nuestra habitual colaboradora en estos temas, Laura Samsó, ha seleccionado tres, y ha añadido uno, el de Literola, que aunque no está dentro del macizo que tratamos, está muy cerca y merece mucho la pena por su calidad.

ESCAPADA. HISTORIAS DE MONTAÑA ADENTRO. TARRAGONA

Los caminos y los relatos son vías extraordinarias para conocer la historia de los pueblos y para pasar un rato agradable descubriéndolos. Esa es la idea de fondo que yace en el proyecto Històries de muntanya endins (Historias de montaña adentro), impulsado por Vandellós y Pratdip, ambos municipios de Costa Daurada, y el vecino de Tivissa.

Números anteriores

Novedades editorial