EXPLORANDO

Mikel Zabalza: ‘Es agradable concluir un sueño con éxito’

Acaba de regresar del Broad Peak. Allí, Mikel Zabalza, junto con Alberto Iñurrategi y Juan Vallejo, ha conseguido la primera apertura vasca a un ochomil. Entrevistamos al alpinista navarro en su casa de Pamplona.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
El alpinista vasco Mikel Zabalza  ()
El alpinista vasco Mikel Zabalza

Tras varios ataques, en la madrugada del 18 de julio, Alberto Iñurrategi decide en condiciones extremas (lleva dos días sin comer, sin apenas beber y con mucho cansancio acumulado) lanzarse en solitario hacia la cumbre Principal (8.047 metros) del Broad Peak. Seis horas después está en la cima; es la culminación del proyecto Naturgas Broad Peak 2010. La expedición formada por Juan Vallejo, Alberto Iñurrategi y Mikel Zabalza acaba de firmar una apertura que se traduce en el encadenamiento de las cumbres Norte y Central (por parte de los tres alpinistas), y Principal (en solitario por Alberto). A continuación, Mikel desgrana algunos aspectos clave de la expedición y la escalada.    

¿Cómo ha sido la expedición?

Buena. Cuando las cosas salen con el plan previsto pues es agradable concluir un sueño con éxito. No creo que en España se hayan abierto muchas vías así en estilo alpino y eso pues nos llena de orgullo. Estoy satisfecho y creo que nos hemos exprimido mucho. Al G4 fuimos cuatro personas y creo que hemos sufrido más en esta. Técnicamente fue más compleja la del G4 pero no encontramos unas condiciones de nieve como las de ahora. Invertimos casi nueve horas para salvar un desnivel de 300 metros. En una pendiente de 60 grados al final le fuimos arañando metros a la montaña y pudimos llegar a la cumbre central. Alberto anduvo muy fuerte, arriesgó mucho en pendientes donde tuvo que purgar nieve.  

¿Cómo resumirías la ascensión al G4?

Peliaguda y dura, es un monte que cuanto más arriba estás más duro se te hace. Fijamos cuerda hasta los 6.500, lo hicimos en estilo ligero y nos costó bastante.  

¿Cómo es la vía del Broad?

No era especialmente difícil. Es vertiginosa y comprometida. Hay un corredor de mil metros donde la pendiente nunca baja de 45º y en muchos momentos es comprometida. Ya tuvimos que destreparla una vez y no queríamos volver a hacerlo.  

¿Fue todo en estilo alpino? ¿Cómo hicisteis el ataque?

Sí. Aclimatamos en otro lado y no tocamos la vía hasta que la intentamos. Conseguimos meter todo en la mochila que pesó trece kilos cada una y para arriba. Pensábamos llegar a la primera cumbre en tres jornadas y conseguimos llegar en dos, también porque no había sitios donde vivaquear, entre 6.400 y 7.300 es difícil encontrar un sitio para emplazar la tienda porque todo es un trampolín de hielo. Estábamos obligados a llegar a ese punto en la segunda jornada. En el primer intento, en la cumbre norte el viento nos empujaba hacia atrás y en el segundo intento la cumbre central nos exprimió lo suficiente como para acabar muy cansados.  

Ibais con muy poco equipaje.

En cada viaje intentas meter lo justo, pero con la experiencia aprendes qué es lo que te va a hacer falta.  

Alberto se lanzó…

Nuestra idea era hacer la cumbre principal en una sola jornada, lo veíamos factible y después en la vía normal el camino sería más fácil. Pero llegamos a la cumbre central a las 5 de la tarde y seguir de noche era una temeridad, así que nos bajamos al campo tres. Descansamos y, a las dos de la mañana, sin comer y sin beber, él quería probar y en poco más de seis horas llegó a la cumbre principal. En cotas altas tiene una capacidad increíble.  

¿Qué es lo que diferencia a Alberto?

Pues algún factor genético que hace que tenga una mejor capacidad de aclimatación. En altura es increíble. Pocas personas han hecho los Catorce ochomiles de manera tan intensa. Éste siempre está a la altura.  


 

¿Cómo es Juan Vallejo?

Es un tío superfuerte con el que te ríes cantidad.  

¿Qué te enseña cada uno?

De Alberto me gustaría ser la mitad de metódico, minimalista y efectivo que él. De Juan pues resalto que tenemos un carácter muy parecido.  

¿Tres es un buen número para una expedición de este tipo?

Tres es el número idóneo para repartir el material y el peso. Tienes que salir con toda la ropa, equipo y comida y hay que intentar llevar solo lo necesario. Somos de lo más minimalista. Cada gramo que arañes eso menos que hay que llevar.  

¿Ser padre te hace ser más reflexivo?

Nadie quiere matarse en el monte. Vas midiendo el compromiso que se te viene encima pero el instinto de supervivencia lo tenemos todos, seamos padres o no.  

¿La escalada en roca es un buen complemento para el alpinismo?

Ser escalador es fundamental y un entrenamiento ideal para el alpinismo. Pero para ascender a una cumbre no basta sólo con escalada deportiva, hay saber cuándo no te puedes caer.  

¿Cuál es tu visión del alpinismo? Ha ido evolucionando. Ahora no lo entendería sin una relación de compañerismo. Alpinismo y amistad van unidos de la mano.  

¿Y del himalayismo?

Quitando el tema de los Catorce, las vías normales… se hacen buenas actividades. Hay otros himalayistas, como Jordi Corominas, y un buen nivel.  

Equipos pequeños y poca gente en el campo base. ¿Cómo se lleva eso?

Pues en las tres ultimas expediciones estuvimos solos y se te hace más difícil convivir con poca gente.   

¿Cómo ves los rescates en helicóptero en el Himalaya?

Como un arma de doble filo. Si pasa algo la gente piensa que los van a poder a sacar. Está bien pero en expediciones comerciales habrá mucha gente poco preparada técnicamente que se anime más a ir.

¿Y la conexión a Internet en la montaña?

Ayuda mucho para hablar con la familia. A mí me parece algo cojonudo. Somos hijos de nuestra era y no podemos prescindir de ella. Aunque en la última expedición [durante la ascensión] no nos llevamos ni el móvil, queríamos quitarnos un poco de peso.  

Haces escalada deportiva, hielo, clásica… ¿Qué te aporta cada una?

A mí lo que me gusta es escalar y si el escenario puede ser la alta montaña, mucho mejor. Todas las modalidades están relacionadas con la montaña, por eso me gusta escalar.  

¿Para ser buen alpinista hay que ser muy metódico?

No tiene por qué. Ser metódico te ayuda a que las cosas salgan mejor pero eso va en función de los caracteres.  

Acabas de volver del Himalaya, ¿cuánto tiempo has tardado en irte a Etxauri a escalar?

Tres días.  

¿Algún escalador que admires?

Bonatti es Dios.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.