Un estudio de QC Lab de Black Diamond

Interferencias electromagnéticas en dispositivos DVA o ARVA 

Con el inicio de la temporada de esquí, el equipo de QC Lab está profundizando el mundo de las interferencias electromagnéticas y su posible impacto en la seguridad del esquí de travesía.

Black Diamond
QC Lab Black Diamond
QLab Black Diamond | No hay comentarios |

La temporada de esquí ya está aquí. Es un momento emocionante del año, y muchos han empezado a encerar sus esquís, ajustarse sus botas nuevas, revisar sus pieles, practicar sus búsquedas con dispositivos electrónicos de búsqueda de víctimas de avalancha (DVA) y perfeccionar sus habilidades en el esquí de travesía. Pero espera, no nos olvidemos de cambiar las pilas y actualizar el software de todos nuestros dispositivos electrónicos para la seguridad en la nieve.

¿Por qué?

Debido a las interferencias electromagnéticas (también conocidas como EMI). Las interferencias electromagnéticas son una realidad y pueden afectar significativamente al rendimiento de los transceptores de aludes, hasta el punto de poner en peligro la seguridad en la montaña durante cualquier jornada de esquí de travesía. De hecho, muchos de los dispositivos electrónicos que llevamos con nosotros cuando hacemos esquí de travesía pueden interferir potencialmente con el modo de búsqueda de un dispositivo de búsqueda.

En este laboratorio de control de calidad, analizamos las interferencias electromagnéticas (EMI), cómo afectan a la seguridad y por qué la actualización del software debería formar parte de la lista de comprobación previa a la temporada de todos los usuarios.

Interferencia electromagnética (EMI): ruido o interferencia no deseados en una ruta o circuito eléctrico causados por una fuente externa que interrumpe, obstruye, degrada o limita el rendimiento efectivo de los equipos electrónicos/eléctricos.  

Dentro de la comunidad de profesionales y practicantes preocupados por la seguridad en la nieve, el debate sobre las interferencias electromagnéticas y sus efectos negativos en el funcionamiento de los dispositivos de búsqueda está a la orden del día. Aunque no se trata de un tema nuevo, su importancia y sensibilización crecen a medida que aumenta el número de esquiadores que llevan dispositivos electrónicos como smartphones, smartwatches, dispositivos GPS, ropa calefactada y airbags electrónicos.  

Los principios básicos

Los transmisores localizadores de emergencia son esencialmente radios que funcionan comunicándose en una banda de frecuencia aceptada internacionalmente, 457 kHz. Un transceptor de avalancha en modo de transmisión emite un pulso de señal cada segundo, tal y como define la norma ETSI-EN-300 718-1. Cuando se ajusta al modo de búsqueda, el transceptor de avalancha escucha los pulsos de señal cercanos y muestra información de distancia y dirección para ayudar a localizar los transceptores de avalancha. Cuanto más lejos esté de un transceptor de avalanchas que esté transmitiendo, más débil será la señal. Cuando se activa su alcance máximo útil, un transceptor de avalanchas en modo de búsqueda «escucha un susurro». Es entonces cuando los dispositivos de búsqueda son más sensibles a las interferencias electromagnéticas.  

Existen tres fuentes principales de interferencias que pueden comprometer las funciones de un transceptor de avalancha.  

1.   Fuente pasiva 

  • Objetos metálicos como cubos de pala, papel de aluminio, ropa forrada de aluminio e imanes.
  • Las fuentes pasivas afectan a los transceptores de avalancha tanto en el modo de transmisión como en el de búsqueda.

2.   Fuente activa 

  • Dispositivos electrónicos personales: teléfonos inteligentes, relojes/anillos/pulseras inteligentes, radios bidireccionales, transmisores vía satélite, guantes calefactados, etc.  
  • Motos de nieve o cualquier vehículo motorizado
  • Las fuentes activas tienen un mayor impacto en los DVA en modo de búsqueda 

3.   Fuente del medio ambiente

  • Líneas eléctricas, rocas ferrosas, etc.  
  • Las fuentes ambientales influyen más en los VAD en modo de búsqueda 

En este artículo de QC Lab, nos centraremos en las fuentes activas de IEM, ya que suelen ser las más preocupantes y, por lo general, pueden mitigarse con algunos conocimientos básicos y acciones por parte del usuario. La mayoría de los dispositivos electrónicos generan interferencias electromagnéticas a diferentes frecuencias e intensidades.

Cuando la IEM se encuentra en las proximidades de la banda de frecuencias de 457 kHz, puede afectar negativamente al rendimiento de los transceptores de avalancha. La mayoría de los aparatos electrónicos de consumo no están diseñados específicamente para su uso en esquí de travesía y no tienen ninguna utilidad para la banda de frecuencias de 457KHz.

La presencia de interferencias puede reducir el alcance y la fiabilidad de los radiogoniómetros y crear señales fantasma. Las señales fantasma se producen cuando los picos de ruido se asemejan a una señal de baliza de avalancha real. Esta degradación del rendimiento se intensifica cuando se opera en el extremo del alcance del transceptor de avalancha.

Sí, pero ¿qué significa esto para el usuario?  

Puede ralentizar la búsqueda. En un escenario de rescate en avalancha, cuando se busca la primera señal, la relación señal/ruido puede ser muy baja y cualquier interferencia puede ser perjudicial. El tiempo se acaba, ¡el reloj corre! Las señales fantasma y las falsas flechas direccionales pueden enviarle en la dirección equivocada y perder tiempo. Un alcance reducido significa que tiene que reducir la anchura de la banda de búsqueda y acercarse a la víctima enterrada antes de obtener una señal fiable. Es entonces cuando es más importante reducir el número de fuentes de IEM.  

¿Cuáles la causa de las interferencias?

La principal causa de interferencia electromagnética se debe a otros dispositivos electrónicos en las inmediaciones del transceptor de avalanchas en modo de búsqueda. En este caso, la distancia es tu aliada, porque la interferencia electromagnética de un dispositivo electrónico disminuye exponencialmente a medida que lo alejas de tu transceptor de avalanchas en modo de búsqueda.

Basándose en este principio, nació la «regla 20/50». Podemos reducir el ruido manteniendo las fuentes de interferencias electromagnéticas a una distancia suficiente del DVA. La regla 20/50 ha sido adoptada por toda la industria. Su propósito es ayudar a los usuarios a recordar lo siguiente: mantener los dispositivos electrónicos y otras fuentes de interferencia a una distancia mínima de 20 cm de un transceptor de avalancha que esté transmitiendo y a 50 cm de un transceptor de avalancha en modo de búsqueda. Si hay que recordar algo (y tus compañeros de aventura también), ¡es la regla 20/50!  

Es importante entender que se trata de una directriz y no garantiza que se reduzcan todas las interferencias electromagnéticas. Existen muchos tipos de dispositivos electrónicos en el mercado, y algunos pueden causar interferencias a distancias superiores a 50 cm. Es imposible probar todas las combinaciones, así que nos concentraremos en los dispositivos electrónicos personales más comunes que se suelen llevar cuando se practica senderismo.  

Está bien saberlo, pero ¿cuántas interferencias crean realmente los dispositivos electrónicos y otros objetos que se suelen llevar cuando se practica el esquí de travesía? Para responder mejor a esta pregunta, el equipo de QC Lab decidió investigar. El objetivo de estas pruebas era conocer mejor la reducción de la señal estable (una combinación del alcance y la fiabilidad de las flechas direccionales).

Las pruebas :

El equipo de QC Lab viajó a Bonneville Salt Flats, un desierto de sal al oeste de Salt Lake City, para encontrar grandes espacios áridos alejados del mayor número posible de fuentes de interferencias electromagnéticas en la ciudad.

Se colocó un transceptor en modo de transmisión en el extremo de una cinta métrica de 100 m. A continuación, nos acercamos lentamente a un transceptor de aludes en modo de búsqueda hasta que apareció una señal estable, con indicadores de distancia y dirección. A continuación, registramos la distancia hasta este punto.

En nuestra prueba se utilizaron diversos dispositivos electrónicos que se suelen llevar cuando se practica esquí de travesía, como smartwatches, relojes con GPS, smartphones, radios bidireccionales, cámaras, transmisores por satélite, airbags electrónicos e incluso una moto de nieve. El transceptor de avalanchas en modo de búsqueda se sujetó a 50 cm del pecho mediante un cordón estático para ayudar a mantener la distancia adecuada. A continuación, se colocó cada objeto en posición de funcionamiento normal.

El objetivo era determinar hasta qué punto el incumplimiento de la regla 20/50 podía ser perjudicial. Para ello, se colocaron varios objetos a menos de 50 cm unos de otros (por ejemplo, guantes térmicos, relojes inteligentes). Cada objeto se probó tres veces y luego se hizo la media de las tres. A continuación se calculó la reducción del alcance en comparación con un marco de referencia sin objetos presentes.

Los resultados:

Prueba% de reducción con respecto al control
Repositorio (sin dispositivos electrónicos presentes)N/A
Guantes calefactados (ajuste máximo)-90 %
Guantes calefactados (apagados)0 %
Reloj de pulsera inteligente con transceptor de aludes-24 %
Reloj GPS en la muñeca que sujeta el transceptor de avalanchas-50 %
Reloj GPS de pulsera que no sujeta el transceptor de avalanchas-13 %
Anillo inteligente en la mano que sujeta el transceptor de avalanchas-90 %
Smartphone en el bolsillo del pantalón-15 %
Smartphone en el bolsillo del pecho-13 %
Faro potente (varios modelos)0 % à -30 %
Airbags electrónicos (varios modelos y software)-2 % à -29 %
Radio bidireccional (micrófono activado a la altura de la boca)-7 %
GoPro (montada en el casco)-4 %
Transmisor satélite (de hombro)-6 %
Moto de nieve a 0 m-89 %
Moto de nieve a 3 m-27 %
Moto de nieve a 10 m0 %

Como se puede ver, el resultado es una amplia gama de reducciones de rendimiento en función de la potencia de los dispositivos y su proximidad al transceptor de avalancha en modo de búsqueda.  

Hay que tener en cuenta que :

1.) Estos elementos se han probado uno por uno, y es probable que varios dispositivos funcionando simultáneamente tengan un efecto acumulativo.  

2.) Las pruebas se realizaron con un solo par de transceptores de avalancha y una selección aleatoria de dispositivos electrónicos. No representan todos los dispositivos potencialmente presentes durante una carrera de esquí de travesía. La potencia de los dispositivos electrónicos personales seguirá aumentando en los próximos años.

No hay que olvidar que las interferencias electromagnéticas son una realidad y pueden tener un impacto significativo en el rendimiento de los transceptores de aludes. Y no nos cansaremos de insistir en la importancia de actualizar el software de los transceptores electrónicos de avalanchas y los airbags.  

Acerca del software

Los fabricantes de los dispositivos de búsqueda y airbags actualizan constantemente su software para mejorar el rendimiento (del mismo modo que se actualizan continuamente las aplicaciones del mobil). Las actualizaciones de software pueden mejorar la funcionalidad, prolongar la duración de la batería, reducir las interferencias perjudiciales y mejorar la forma en que se gestionan las señales de interferencia.

Es de suma importancia mantener actualizado el software de estos productos. Sin embargo, sabemos que muchos usuarios ignoran estas actualizaciones. No sigas su ejemplo. No esperes a actualizar tu software. Es fácil y a menudo puede hacerse mediante una aplicación en el teléfono. Consulta el sitio web del fabricante para obtener información sobre las actualizaciones de software.

Conclusiones – Puntos clave y consejos generales

1.    Ten cuidado con las interferencias electromagnéticas.

  • Existen y pueden tener un efecto negativo considerable en los AVD.
  • El DVA se ve más afectado cuando se recibe la señal inicial, cuando cada minuto cuenta.
  • A medida que te acercas al transceptor de avalancha emisor y su señal se hace más fuerte, las interferencias tienen menos impacto.
  • Es probable que no te des cuenta ni notes que las interferencias electromagnéticas están afectando a tu transceptor de avalanchas, sobre todo en condiciones de avalancha y bajo altos niveles de estrés.
  • Cuanto más potentes sean los dispositivos electrónicos y más cerca estén de la DVA, más probabilidades tendrán de causar interferencias significativas.

2.    ¿Son las interferencias electromagnéticas el factor más importante para la seguridad al esquiar?

  • No. La prioridad es evitar las zonas propensas a las avalanchas, recibir la formación adecuada y llevar un transceptor, una pala y una sonda. La gestión de las interferencias electromagnéticas forma parte de la seguridad en cualquier viaje de esquí de travesía. Y en algunos casos, si no se gestiona la IEM, puede suponer una gran diferencia y ralentizar considerablemente las búsquedas con el transceptor de aludes.

3.    Un cierto nivel de IEM es inevitable, pero puede reducirse al mínimo sabiendo qué dispositivos electrónicos se utilizan y dónde están colocados. Una buena práctica es charlar con el grupo de excursionistas al principio de la carrera, antes de empezar a subir.

4.    Actualiza el software de tu transceptor de avalancha y airbag.

5.    Algunos transceptores de avalancha de última generación pueden detectar la presencia de interferencias y proporcionar una indicación visual en la pantalla de que es necesario reducir el ancho de banda de búsqueda.

6.    Al igual que muchas decisiones sobre seguridad y asunción de riesgos en la montaña, es tu responsabilidad entender cómo funciona tu equipo y cómo gestionar el riesgo en grupo.

  • Si deseas minimizar las interferencias, apague todos los equipos electrónicosn que no sean esenciales y/o aléjate de ellos.
  • Sigue la regla 20/50 comentada anteriormente.

¡Ten cuidado en la montaña y disfruta de la aventura!

El equipo del laboratorio de control de calidad de Black Diamond.

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.