Estudio

El arte de los anclajes en la nieve con Black Diamond

El equipo de QC LAB se une al Guía de Montaña de la IFMGA, Mark Smiley, para hablar sobre el sutil arte de construir, probar y usar anclajes para la nieve.

Anclajes en la nieve con Black Diamond
Anclajes en la nieve con Black Diamond
Mark Smiley y Matt Berry | No hay comentarios |

En esta edición de QC Lab, invitamos al Guía de Montaña de la IFMGA, Mark Smiley, para que nos ayude a examinar y debatir el arte de los anclajes de nieve. Mark ha guiado a cientos de clientes en viajes de escalada y esquí por todo el mundo y es el fundador de Mountain Sense, una plataforma educativa online dedicada a la escalada, el esquí y el montañismo.

A lo largo de los años, en diversas expediciones de escalada alpina, desde la Ruta Kautz en el Monte Rainier hasta los primeros ascensos en China y Perú, me he encontrado con la necesidad de hacer rappel sin tener roca o hielo disponible. En estas situaciones, la única opción era usar un anclaje de nieve. Los anclajes de nieve requieren algo de creatividad, ya que dependes de lo que puedas encontrar en la naturaleza o del equipo que llevas, como piquetas de aluminio, bosas llenas de nieve, piolets, bastones de esquí, esquís, mochilas…

Mark Smiley

Construir anclajes de nieve es una habilidad crucial para afrontar rutas alpinas técnicas en cualquier lugar del mundo. Siempre da un poco de miedo confiar en una cuerda anclada a algo que no es tan seguro como un anclaje en roca o hielo típico, y crear un anclaje de nieve seguro requiere más que simplemente engancharse a un objeto enterrado y esperar lo mejor.

Matt Berry, Gerente del Laboratorio de QA en Black Diamond Equipment, y yo nos unimos para darte algunos principios guía para tener éxito la próxima vez que necesites confiar tu vida en un anclaje de nieve, así como para examinar los tipos de fuerzas que se generan en estas situaciones.

Quizás lo más importante a tener en cuenta antes de comenzar es que la nieve es un medio muy variable, y su calidad afecta directamente a la resistencia de tu anclaje. Hay innumerables descripciones para la nieve: polvo, escarcha, nieve de verano, y más. Este es un tema complejo en el que no profundizaremos, pero es importante destacar que al hacer anclajes de nieve, el escenario ideal es usar nieve compacta, dura, densa y húmeda.

Dicho esto, me gusta dividir el proceso de usar anclajes de nieve en tres fases:

  1. Construir un anclaje robusto
  2. Prueba de rebote del anclaje
  3. Desciende lo más suavemente posible

Paso 1: Construye un anclaje robusto

En el clásico no oficial tipo de tesis, nos dirigimos a las montañas Wasatch para probar una variedad de configuraciones de anclaje de nieve utilizando un sistema de polea, célula de carga portátil, y un montón de músculo. Estos datos deben ser tomados con un grano de sal porque estamos hablando de n = 1 aquí. Es decir, UN punto de datos por configuración de anclaje en una ubicación, en un aspecto, en un ángulo de pendiente, con una calidad de nieve constante. Es básicamente irrelevante desde el punto de vista estadístico, pero siempre mola romper cosas en nombre de la ciencia.

La configuración de la prueba fue bastante básica: enterrar el objeto de anclaje de prueba, conectar la célula de carga directamente a la eslinga de anclaje, conectar una línea estática a la célula de carga y montar el sistema de poleas en un árbol. El ancla de prueba se cargó hasta que falló o hasta que el equipo no pudo tirar más fuerte.

Hemos probado diversas configuraciones de anclajes, incluyendo algunas opciones creativas, y hemos identificado las más comunes.

Anclajes en la nieve con Black Diamond 02

Los anclajes más fuertes son aquellos que maximizan el contacto con la pared de carga del pozo de nieve. Un objeto con mayor superficie de contacto distribuirá mejor la carga sobre la nieve. Además, un objeto rígido que resista la flexión es ideal para un reparto uniforme del peso. Es crucial que el objeto sea robusto; por ejemplo, dos esquís juntos son mejores que uno solo, y una tabla de 60 cm es adecuada, mientras que una barrita de chocolate no lo es. Se entiende fácil.

El objeto debe enterrarse en nieve densa y compacta. Recomiendo excavar al menos de 30 a 50 cm en nieve compacta, colocar el objeto de forma horizontal, hacer una ranura para la eslinga del anclaje, rellenar el agujero y compactar la nieve. Evaluar la calidad de la nieve y la resistencia del objeto puede ser un desafío incluso para los alpinistas más experimentados, por lo que el siguiente paso es crucial: la prueba de rebote.

Para los interesados en saber cómo realizar anclajes robustos, os dejo un capítulo de MTN Sense Mountaineering Course que podéis previsualizar gratis aquí: https://courses.mtnsense.com/courses/alpinism/lectures/32395056

Paso 2: Prueba de Rebote del Anclaje

Antes de confiar en tu anclaje recién construido, debes realizar una Buena prueba de rebote. Esta prueba debe generar más fuerza de la que el anclaje necesitará soportar durante el descenso del escalador más pesado. La clave es hacer la prueba de rebote con el anclaje secundario en su lugar para mayor seguridad. Si el anclaje falla durante la prueba, el anclaje secundario asegura al equipo. En terreno empinado, se recomienda construir un segundo anclaje; en terreno suave, un aseguramiento con cadera puede ser suficiente.

Usar una eslinga muy estática, como una de UHMWPE, y al escalador más pesado para las pruebas de rebote generará las cargas más altas. Lanza tu peso agresivamente contra el anclaje 3 o 4 veces y observa si la nieve o el objeto se desplaza. Si es así, reconstruye el anclaje con un objeto más grande o nieve más compacta. Monitorea el anclaje mientras los primeros escaladores descienden y, cuando sea el turno del último escalador, se puede retirar el anclaje secundario si el primario ha sido considerado suficientemente fuerte.

Después de probar los anclajes de nieve en el campo, nos intrigaba saber cuánta carga se genera realmente durante una prueba de rebote, así que realizamos mediciones en el laboratorio. Construimos un anclaje usando una eslinga de UHMWPE alrededor de una viga de acero, y conectamos una celda de carga al anclaje para medir las fuerzas aplicadas.

Anclajes en la nieve con Black Diamond 03

Los datos recogidos desafiaron la suposición de que las pruebas de rebote con eslingas de UHMWPE aplican fuerzas masivas al anclaje. De hecho, uno debe realmente golpear el anclaje con fuerza para generar más carga que durante un rápel prolongado y brusco. Sin embargo, usar una eslinga de UHMWPE genera cargas mucho más altas que las pruebas de rebote con cuerda y ATC.

Paso 3: Rapea lo Más Suave Posible

Ahora que has terminado la prueba de rebote y estás satisfecho con los resultados, es hora de confiar en el anclaje. Al rapelar, lento es suave y suave es seguro. En este caso, un rápel suave reduce las posibilidades de cargar el anclaje de manera abrupta. Si dejas que la cuerda pase rápidamente a través del dispositivo y luego frenas bruscamente, esto puede generar más de tres veces tu peso corporal en el anclaje. Esto es extremadamente preocupante cuando consideras la dificultad de generar cargas equivalentes durante la prueba de rebote. Queremos aplicar la menor cantidad de fuerza posible sobre los anclajes de nieve.

Se realizaron una serie de rápeles colgantes de 30 pies de longitud para medir cuánta fuerza se genera en el anclaje. Durante las pruebas se usó una combinación de cuerdas estáticas y dinámicas y, para nuestra sorpresa, no hubo una gran diferencia. Es posible que la diferencia entre estos dos tipos de cuerda se haga más significativa en rápeles más largos.

Anclajes en la nieve con Black Diamond 04jpg

Antes de estas pruebas, pensaba que incluso en una pendiente pronunciada, si rapelaba muy suavemente, el anclaje solo necesitaría soportar mi peso corporal. Después de analizar los datos, los resultados indican que el anclaje necesita soportar al menos 1.2 veces mi peso corporal durante un rápel extremadamente suave o 3.5 veces mi peso corporal en un rápel brusco colgante a esta altura.

Conclusiones

Si consideramos que un escalador de 80 kg (176 lbs.) es capaz de generar tres veces su peso corporal en un rápel brusco, necesitamos un anclaje que sea al menos capaz de soportar aproximadamente 2.5 kN (562 lbs.). Y eso es sin ningún margen de seguridad. Al revisar la resistencia de los anclajes de nieve probados en el campo, solo 10 de las 16 configuraciones de prueba cumplirían con este requisito, dos de las cuales estarían extremadamente al límite. Una prueba de rebote adecuada habría sido capaz de identificar la mayoría de estos anclajes inseguros.

Una buena regla general es que puedes generar de tres a cuatro veces tu peso corporal al hacer una prueba de rebote utilizando una eslinga de UHMWPE. Un rápel brusco y agresivo puede generar más de tres veces tu peso corporal, mientras que un rápel colgante suave podría ser tan bajo como 1.2 veces tu peso corporal.

La lección aquí es que debes ser agresivo al hacer la prueba de rebote y usar una eslinga muy estática para generar cargas lo suficientemente altas como para asegurar adecuadamente la robustez de tu anclaje. De lo contrario, un rápel brusco puede resultar en cargas mayores a las que puedes generar con la prueba de rebote.

Conclusiones Principales

  • Si vas a tomarte el tiempo de hacer un anclaje de nieve, haz que valga la pena. Usa un objeto fuerte que maximice el contacto con la nieve (frente del pozo), rellena el agujero y compacta la nieve alrededor del anclaje.
  • Evalúa las condiciones de la nieve y compacta la nieve. Encuentra otra ubicación para el anclaje con mejor calidad de nieve si es necesario.
  • Siempre usa un anclaje secundario en terrenos de alta consecuencia y no lo retires hasta que sea el turno del último escalador en descender y el anclaje principal haya sido considerado «suficientemente fuerte».
  • Al hacer la prueba de rebote de un anclaje, utiliza al escalador más pesado y una eslinga de UHMWPE para generar las cargas de prueba más altas posibles. Realiza la prueba de rebote como si tu vida dependiera de ello.
  • Siempre rapea lo más suavemente posible y evita movimientos bruscos. Lento es suave y suave es seguro.
  • Los rápeles extremadamente bruscos pueden generar cargas que superen lo que puedes producir al hacer la prueba de rebote.
  • Si la nieve es demasiado blanda para crear un anclaje robusto, considera descender escalando mientras estás asegurado.

Al final, necesitamos construir el anclaje más fuerte posible, hacer vigorosamente la prueba de rebote con un anclaje secundario en su lugar y luego rapelar con delicadeza.

Para más información, consulta el documento técnico y el video sobre pruebas de anclajes de nieve realizados por ENSA.

Documento técnico sobre pruebas de anclajes de nieve de ENSA

Video sobre pruebas de anclajes de nieve de ENSA

¡Mantente seguro allá afuera!

Mark Smiley y Matt Berry

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.