Black Diamond y el uso del casco

Gear Myths, aborda la temática de los cascos para averiguar, más concretamente, cuándo y cómo deciden los escaladores si llevar casco o no.

Black Diamond y el uso del casco
Black Diamond y el uso del casco
| No hay comentarios |

Ah, la gloria de asegurar que inevitablemente acompaña a cualquier éxito después del ascenso. Hace apenas 10 minutos, estabas pasando brillantemente una fisura de 7 dedos, y ahora te toca relajarte y ver a tu compañero. Te quitas los pies de gato Aspects Pros, te quitas el casco y te pones cómodo.

Pero espera… ¿por qué te has quitado el casco? ¡Tu compañero está literalmente a punto de subir POR ENCIMA de tu cabeza!

Sin embargo, es una práctica habitual. Los escaladores se ponen el casco mientras escalan, y luego se lo quitan para asegurar.

Vale, puede que este no sea tu caso. Tal vez seas de los que se lo dejan puesto todo el tiempo (sabemos que estás ahí fuera y te queremos). Pero dinos, ¿cuándo fue la última vez que hiciste boulder? ¿Por casualidad no llevabas casco? ¿Hemos acertado? Y eso a pesar de que tienes garantizado al 100% que te caerás al suelo varias veces en cada sesión, porque en el boulder TODAS las caídas son caídas al suelo. Pero los escaladores casi nunca llevan casco para esta disciplina.

Entonces, ¿qué ocurre? ¿Cómo decidimos cuándo y dónde ponernos el casco? ¿Se hará el casco más omnipresente en todos los estilos de escalada con el paso del tiempo o a medida que mejore la tecnología? ¿Y recordaremos estos días como un ciclista moderno, mirando boquiabierto a los corredores del Tour de Francia de hace apenas 15 años bombardeando descensos en los Alpes con una gorra de algodón?

En este artículo de Gear Myths, nos hemos metido de lleno en el tema de los cascos tras ponernos en contacto con los mejores escaladores y diseñadores de productos que conocemos para conocer su postura sobre los cascos y el futuro de este viejo accesorio.

Tradicionalmente, el casco de escalada se llevaba cuando el objetivo era peligroso. Así que, quién mejor para escucharnos que la reina de la escalada tradicional, Hazel Findlay. Como fundadora de Strong Mind (Mente fuerte), una plataforma de coaching/comunidad para desarrollar la fortaleza mental durante la escalada, la visión de Hazel sobre el mundo de la gestión del riesgo es fundamental. Para ella, todo consiste en evaluar la situación.

«Ahora uso casco en el 90% de las rutas clásicas», dice Hazel. «Porque en general hay más riesgo de rocas sueltas, de que se me enganche la pierna detrás de la cuerda o una cadía saltando varios puntos».

Pero empezó a hacerlo hace pocos años.

«Antes ni siquiera usaba casco en la escalada extrema… lo que ahora me parece una locura».

En cuanto al aseguramiento, lleva casco en las rutas largas, pero para las cortas de un largo, simplemente se aparta de la línea. A menos que haya riesgo de roca mala, en cuyo caso se pone el casco.

Como en su propia experiencia, Hazel ha observado un aumento del uso del casco a lo largo de los años.

«A medida que los cascos mejoran, son más fáciles de llevar, así que se convierte en una cuestión de «¿por qué no?»».

Carlo Traversi también ha notado un aumento del uso del casco durante sus más de 15 años en la élite del deporte.

«Parece que todo el mundo usa uno, sobre todo en la escalada clásica y en grandes paredes», dice Carlo. «En la escalada deportiva también ha aumentado un poco su uso».

Personalmente, Carlo lo desglosa con dos preguntas cada vez que escala.

«¿Cuáles son los riesgos de caída?», se pregunta. O más concretamente: «Si me caigo, ¿qué le va a pasar a mi cuerpo? En Magic Line (5.14), era fácil caerse y que la pierna quedara entre la cuerda y la pared, lo que me hacía volcar, así que el casco era importante.

La otra pregunta es: ¿Cuáles son los peligros objetivos? Normalmente se trata de desprendimientos de rocas o de cualquier cosa que caiga desde arriba. El tipo de roca, la calidad de la roca y el historial de desprendimientos juegan un papel importante en esta cuestión. Si alguno de los tres es cuestionable, suelo llevar casco».

Para asegurar, Carlo cree que un casco es casi «más importante».

«Esto se debe a que el escalador que está por encima de tu cabeza puede poner el pie o la mano en rocas inestables y también puede dejar caer algunas cuando tiene grandes vuelos», explica.

Muy buenos consejos. Pero como creador de multitud de líneas de boulder hasta V15/8c, ¿qué recomendarías para boulder? ¿Casco o nada?

«He visto a más gente que nunca usando el casco en boulder, y creo que es una buena idea en algunas situaciones, pero no siempre», dice Carlo. «Los highballs con aterrizajes desiguales y los salientes en los que puedes caer de espaldas son grandes ejemplos de lugares en los que un casco podría ser realmente útil».

Pero añade un punto sobre el peligro potencial de los cascos cuando se lucha en la pared.

«Utilizar un casco todo el tiempo para el boulder parece potencialmente peligroso si el borde del casco se engancha en un saliente de la roca… Esto podría provocar una torsión peligrosa del cuello.

Buena observación.

Para Timmy Kang, especialista en highball, miembro del equipo nacional estadounidense y una auténtica máquina de escalar, el uso del casco para practicar boulder sólo se plantea después de evaluar el riesgo de caída.

«Lo tendría más en cuenta en bloques específicos, y supongo que sólo miro el riesgo potencial y el tipo de caída», dice Timmy.

Para la generación más joven de escaladores como Timmy, el casco es más frecuente en las rutas tradicionales o en las salidas de varios largos.

Black Diamond y el uso del casco
Black Diamond y el uso del casco

Veamos un vídeo de Sonnie Trotter o Didier Berthod cuando liberaron Cobra Crack (5,14 u 8b+/c+), considerada en 2016 una de las vías de fisura más difíciles del mundo. Tienes a Didier escalando en vaqueros y sin camiseta… E incluso hizo la aproximación empinada de 40 minutos descalzo. Luego está Sonnie, un chico guapo escalando sin camiseta y con la gorra al revés.

Veinte años después llega Connor Herson, otro escalador muy fuerte de la nueva generación con predilección por las vías de escalada tradicionales, que supera Cobra en pocos intentos… con casco.

Charlamos con Connor cuando aún atravesaba su fase Squamish (Columbia Británica) y nos contó que cada vez que utilizaba cuñas, se ponía un casco Vapor.

«Llevo casco en casi todas las rutas de varios largos o rutas tradicionales», explica Connor. «En resumen, no reservo el uso del casco para las rutas de un solo largo».

En cuanto al boulder, dice que no está descartado.

«Si practicara más el boulder, probablemente me plantearía llevar casco en los highballs o en los boulderes con aterrizajes complicados. Pero como en realidad no hago mucho boulder, de momento evito ese tipo de bloques», ríe.

Según Kolin (KP) Powick, que lleva más de 20 años participando en el desarrollo de productos, la fabricación y las pruebas en Black Diamond, en el futuro deberíamos ver a más escaladores como Connor llevando casco.

«Igual que cuando era niño era raro ver a alguien con casco de esquí en la estación, ahora casi todo el mundo lo lleva para esquiar… con la escalada pasa lo mismo», explica. «Una cosa es segura: cada vez veo a más escaladores con casco en los acantilados en vías de un largo, ya sea escalada tradicional o deportiva, ¡e incluso lo he visto algunas veces en interior!».

KP señala que las principales razones de la creciente popularidad del casco son los avances tecnológicos (los cascos son ahora más ligeros, transpirables y compactos), así como factores culturales, sociales y educativos.

«Como acabo de decir, hoy en día es más habitual llevar casco en las pistas de esquí por razones de seguridad, protección, mayor conocimiento de los traumatismos craneales, etc. Los tiempos cambian y la escalada también», analiza KP.

Y haciéndose eco de Hazel, KP añade:

«Ha llegado un punto en el que no hay razón para NO llevar casco al escalar».

Hablamos con Erica Dombro, ingeniera de diseño y desarrollo de productos, sobre el proceso de creación de cascos en BD. Según ella, el factor más crucial en el desarrollo de cascos es sencillo: asegurarse de que el casco pueda cumplir las normas sobre impactos.

«Ninguna de las demás características importa si el casco no supera las pruebas de impacto o la eficacia del sistema de retención», explica.

Black Diamond y el uso del casco
Black Diamond y el uso del casco

Pero una vez resuelto esto, la atención se desplaza a cuestiones más divertidas, que tienen que ver con el punto de vista del escalador.

«Nos fijamos en la durabilidad, el peso, la facilidad de uso y la protección», explica Erica. Es más, el equipo está estudiando incluso cómo se comporta el casco cuando no está en la cabeza.

«Tenemos una prueba para imitar el aplastamiento que podría sufrir el casco durante el transporte, por ejemplo, en el equipaje de bodega».

En cuanto al estilo de escalada para el que se utiliza un casco, Erica afirma que la escalada deportiva y la escalada tradicional tienen requisitos similares, por lo que un casco puede utilizarse para ambas. Pero el equipo ha adaptado nuestro casco Vision para el alpinismo invernal.

Explicación:

«Si utilizas tu casco para carreras glaciares, puedes quitar las espumas del casco para poder llevar un gorro fino debajo. Por esta razón, las espumas de nuestro casco Vision están equipadas con un cierre de velcro diseñado para que la parte del gancho permanezca con las almohadillas cuando te las quites. De este modo, puedes llevar una gorra debajo del casco sin que la parte del gancho del velcro se agarre a la gorra».

Eso está muy bien.

Pero hay otro factor determinante que BD tiene en cuenta durante el diseño y desarrollo del casco.

«Como dice KP sin rodeos: «¡NO parezcas un tejón gordo!

Erica alaba el duro trabajo de nuestro equipo de diseño industrial.

«En BD nos gustan los cascos estéticamente agradables, por eso el perfil y el estilo son tan importantes. Enhorabuena a nuestro equipo de diseño industrial… Gracias a ellos, podemos estar seguros de que no lanzaremos cascos que nos hagan parecer astronautas».

En cuanto al futuro de los cascos, Erica cree que no harán más que mejorar.

«No sé si esto animará a los escaladores a llevar casco en los rocódromos y para hacer boulder… Pero con un casco tan chulo como el Vapor, ¡es posible que la gente quiera llevarlo sólo por el estilo!».

Con un peso pluma de 155 gramos (o 180 gramos en la talla L), el nuevo Vapor es el casco más ligero del mercado. Así que no hay excusa para NO lucir tan guay como Connor en Cobra Crack.

O, al menos, no te lo quites de la cabeza en tu próxima sesión de aseguramiento.


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.