Patagonia

Alpine Suit, un mono preparado para la montaña

Matt Helliker y Eric Noll, tras tres años de conversaciones y experimentos, por fin trasladaban su idea a la montaña: el mono de alpinismo y escalada Alpine Suit.

Mono Alpine Suit ©Drew Smith
Mono Alpine Suit ©Drew Smith
| No hay comentarios |

«De los 25 años que llevo escalando en Escocia, los Alpes y las grandes cordilleras, hay una cosa que siempre he deseado que fabricáramos», dice Matt. «Un mono. Cuando escalo en invierno, siempre me estoy agarrando la chaqueta para bajármela por debajo del arnés», añade, lo que permite que el aire frío y el agua se cuelen bajo la ropa.

«Todo eso podríamos ahorrárnoslo si tuviéramos una capa externa resistente de una sola pieza que integrara las capas interiores para que el movimiento fluyera».

Las condiciones eran malas en Col du Géant, demasiado cálidas para una gran escalada alpina. Pero eso no impidió que Eric y Matt salieran y, lo que es más importante, pasaran tiempo juntos para probar el traje.

«Nos pateamos un par de «couloirs» desconocidos, escalamos una mezcla de rocas y hielo, esquiamos en el Vallée Blanche y no hicimos cumbre. Fue perfecto», dice Eric. Y a pesar de no tener que enfrentarse a condiciones meteorológicas más adversas, el traje superó las expectativas de ambos.

Como una égida, proporcionaba una protección total del cuerpo sin apenas sentirlo. Matt compartió por primera vez su idea de un mono con Eric en enero de 2020 mientras ambos hacían pruebas de campo en Ben Nevis, Escocia. Matt, guía diplomado de la Federación Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña (IFMGA por sus siglas en inglés), ha establecido muchos primeros ascensos en los Alpes y las grandes cordilleras.

También ha recibido un premio por rescate a gran altitud y lleva 25 años realizando pruebas de campo de manera fiable. En ese viaje a Ben Nevis, Eric pudo experimentar por sí mismo el clima marítimo de Escocia, y Matt y él hablaron de las versiones anticuadas de los trajes alpinos, que en su mayoría no eran más que un conjunto de parte superior e inferior unidos de forma ajustada con características restrictivas o redundantes.

Por el contrario, Matt imaginó una «prenda de primera calidad para las condiciones más extremas»: máxima protección y máxima libertad de movimiento. Aunque Eric estaba intrigado, no podía imaginar cómo encontraría tiempo para desarrollar una prenda tan especializada. Entonces llegó la pandemia de la COVID-19 y Eric encontró tiempo para ponerse a trabajar.

«Matt y yo sabíamos que podíamos volver a algo conocido, pero teníamos el tiempo, el espacio y el uno al otro para ampliar las posibilidades de lo que podía existir», dice Eric.

Mono Alpine Suit ©Drew Smith
Mono Alpine Suit ©Drew Smith

«Queríamos probar algo nuevo. En todos los aspectos». Mientras Matt y Eric intercambiaban ideas y vídeos por WhatsApp, la casualidad hizo que el proyecto que le apasionaba pasara de ser un experimento a medida a un caso en estudio. GORE había dado por fin con una nueva membrana impermeable y transpirable de alto rendimiento y sin PFC que Patagonia llevaba años probando. Había llegado el momento de lucirlo.

«El material es óptimo para esta prenda», afirma Eric.

«Es una forma muy interesante de mostrar lo que hemos hecho». Esa feliz coincidencia llevó lo que habría sido un diseño único a un proceso de producción que rara vez llega a funcionar con características tan singulares. Trasladar un diseño experimental creado por un diseñador idiosincrásico a una prenda lista para la producción iba a plantear inevitablemente algunos retos adicionales. Para adaptar el material al movimiento de la escalada, Eric evitó los bocetos en 2D y optó por colocar una tela de muselina cortada a mano sobre un maniquí que llevaba un arnés. Lillian Crowe, ingeniera de patrones de talla y ajuste, digitalizó el patrón. «Hay mucha articulación en la forma del traje», dice.

«No hay pinzas, todo son curvas… No es tan fácil como en el caso de una línea recta, que te permite mover una costura más de un centímetro sin cambiar todo el patrón». Por supuesto, el equipo tenía que asegurarse de que cualquiera pudiera llevar uno. La desarrolladora de productos Christine Tran adaptó el tallaje de los trajes isotérmicos para ajustar cada medida del traje a una variedad de cuerpos en múltiples escalas. También ayudó a asegurarse de que la cremallera del trasero fuera cómoda, funcional y superara nuestra garantía Ironclad.

«No solemos hacer los patrones en casa, así que siempre es interesante ver cómo se trasladan a la fábrica», dice Christine.

«Sus máquinas son diferentes, sus programas son diferentes y tienen conocimientos diferentes. Hacer realidad una idea a nivel de producción siempre es un reto divertido». Aunque muchos equipos se aseguraron de que cada aspecto del traje fuera funcional, uno de sus beneficios más importantes es intangible: la confianza que otorga.

«Cuando las cosas se presentan muy sombrías, si te sientes muy vulnerable en la montaña y llevas algo que te hace sentir seguro, te ayudará a sobrevivir, ¿verdad?», dice Matt.

«Creo que te hará sentir bastante indestructible».

Eric Noll diseñando los patrones de Alpine Suit
Eric Noll diseñando los patrones de Alpine Suit

Del proyecto apasionante a la prueba para la producción.

1. Capucha con cremallera en espiral. Una cremallera discreta rodea en espiral la capucha convertible. Cuando se abre la cremallera, la capucha se ajusta sobre un casco de escalada. Al cerrarse la cremallera, se ajusta perfectamente sobre un gorro de lana y la tela sobrante queda oculta. No se había creado nada parecido a la visión de Eric. «Creo que pasé 25 horas modelando la capucha», relató Lillian.

2. Bolsillos en el pecho. Los bolsillos de fuelle del pecho se expanden hacia fuera para minimizar el volumen y son lo suficientemente grandes como para que el escalador no tenga que pensar demasiado en la organización y «pueda conservar cada pizca de energía cuando esté en la montaña», dice Eric.

3. Sin cinturón. Para minimizar el volumen y asegurarse de que todas las características mejoraran el movimiento en ruta, Eric cubrió el maniquí con un prototipo de muselina y un arnés de escalada y luego desplazó cualquier costura o pliegue que pudiera clavarse o rozar. «Cada línea se utiliza para dar forma, sin excesos», afirma. El traje funciona con tirantes de montaña para adaptar el ajuste o sostener el traje al dirigirse al destino cuando no se necesita la mitad superior.

4. Refuerzo de cuatro puntos. El refuerzo de cuatro puntos se diseñó para permitir una amplitud de movimiento de 360 grados (la idea surgió de los «pantalones ninja» en los que Eric estaba trabajando con el alpinista Colin Haley), de modo que los escaladores puedan subir y bajar sin restricciones.

5. Doble refuerzo de cremallera. «Averiguar hasta dónde tenía que llegar la abertura para usar el retrete fue superemocionante», dice Christine. La cremallera con refuerzo permite hacer paradas rápidas, con fácil acceso a las capas mientras se lleva un arnés.

6. Perneras con cremallera en espiral. Cada vez más alpinistas utilizan esquís para acercarse a líneas remotas o cruzar glaciares rotos. Los puños de las perneras con cremallera en espiral se expanden para ajustarse a las botas de esquí y pueden abrocharse «para que no te enganches con las puntas de los crampones», dice Matt.


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.