Linternas frontales para montaña, senderismo, trekking y escalada

Frontales fuentes de luz autónoma en la montaña: Clases, características y funciones

Parece que todos los frontales son iguales, pero la disparidad de precio que hay entre unos modelos y otros nos indica que las apariencias engañan. Llevar más o menos LED, su alcance, su índice IP, su fuente de energía y otros detalles marcan la diferencia. Te damos las claves para valorar la amplia oferta disponible hoy día.

Autor: Toño Guerra | No hay comentarios | Compartir:
En ascensiones que comiencen de madrugada
En ascensiones que comiencen de madrugada

Con la excepción de algún urbanita poco avispado, de todos es sabido que en el monte no hay farolas y de noche no se ve ni tres en un burro. La necesidad de disponer de fuentes de luz autónoma en la montaña es ancestral y evidente, tanto para las rudas madrugadas como para la actividad cotidiana tras el ocaso.

Desde los tiempos de las velas encerradas en farolillos de cristal hasta el presente, los sistemas de iluminación han mejorado y evolucionado constantemente. El último salto cualitativo se ha dado de la bombilla halógena al LED. Tal es su éxito que ya resulta difícil encontrar linternas con bombilla. Esta tecnología ha permitido desarrollar linternas de bajo consumo, mucho más pequeñas y ligeras porque no necesitan pilas tan grandes, y con mayor autonomía para potencias similares a las antiguas. En el último lustro los fabricantes han multiplicado la oferta de frontales de diodos potentes, antes exclusivos de un par de marcas, con lo que la variedad es abrumadora.

¿Qué son los LED?

LED es un acrónimo de las iniciales en inglés de Light Emitting Diode, o sea, diodo emisor de luz. Las principales ventajas que presentan los diodos electroluminiscentes (LED) son que no se funden, por lo que no es necesario llevar bombillas de repuesto, y su bajísimo consumo de energía, lo que se traduce en una duración de las pilas muy superior a la registrada con bombillas tradicionales, alrededor de 70 horas. Éstas desperdician en forma de calor el 90% de la energía suministrada por la pila, mientras que con los leds el 90 % se transforma en luz y sólo un 10% en calor. Los actuales leds hiperbrillantes o de alta potencia igualan y superan las prestaciones de las bombillas halógenas. Algunas desventajas, como el exceso de luz azul o la dureza de las sombras proyectadas, se han ido atenuando con diseños mejorados.

¿Qué son los lúmenes?

Los lúmenes (lm) es la unidad de medida en la que se expresa la potencia del flujo luminoso o cantidad de luz visible emitida por una fuente; a mayor número de lúmenes, mayor cantidad de luz. Una bombilla incandescente de 100 vatios emite unos 1000 lúmenes.

Alcance del foco

Mientras que las frontales con bombilla estándar presentaban un alcance de 30 metros y con halógena como mucho de 100 metros, el alcance del haz de luz de los diodos ha mejorado notablemente, pasando de los 10 m de hace una docena de años a los 300 m de varios modelos actuales. Es cierto en todo caso que el alcance en metros en la práctica suele ser inferior a lo anunciado por el fabricante. Para usos corrientes como caminar, cocinar o prepararse dentro de un refugio o tienda no es necesario un alcance superior a 10-12 m, algo que se consigue con 40 lúmenes o menos. Pero no está de más que la linterna ofrezca la posibilidad de alcanzar los 70, 100 o más metros cuando, por ejemplo, es preciso buscar una instalación de rápel, un camino tortuoso o una pequeña cabaña en una noche oscura. Para actividades como las carreras de montaña tipo ultra -trails que incluyan tramos nocturnos, la potencia mínima debería ser de 150 lúmenes.

¿Qué es IPX?

Otro código que suele aparecer entre las características de las frontales son estas letras. Se trata del índice IP, que se refiere a la resistencia a la penetración del agua tras un test de estanqueidad. Va del 0 al 8 (IPX8), siendo este último sumergible hasta 5 metros. Un IPX4 indica que la frontal es resistente a la lluvia. Esta cualidad es importante porque si el agua entra en la linterna es muy probable que te quedes sin ella.

Autonomía

Tendremos luz mientras duren las pilas, y esta duración dependerá de la demanda de energía según la potencia utilizada. La mayoría de las frontales actuales incluyen modos de ahorro de energía que permiten priorizar la potencia, menor duración, o la autonomía, menos luz durante más tiempo. Todo con un par de pulsaciones al botoncito. Así, varios modelos pueden pasar por ejemplo de 5 a 40 horas de uso dependiendo de si trabajan a 200 o a 60 lúmenes. Esto supone un gran avance comparado con las antiguas frontales, en las que era necesario desmontar el foco y cambiar la bombilla normal por una halógena para conseguir mayor iluminación pero reduciendo la duración de 24 a 8 horas. Existen modelos que prometen duraciones superiores a las 300 horas a mínima potencia (en modo “económico”).

¿Mejor las pilas o la batería?

Numerosos modelos presentan la opción de utilizar pilas normales, pilas recargables o baterías recargables de ion-litio, más resistentes al frío. Esta posibilidad resulta de lo más interesante cuando se suministra con cargador o se puede cargar mediante un conector USB desde un ordenador, un panel solar portátil o la red red eléctrica. El bajo consumo de los led supone un gran ahorro en el uso y deshecho de pilas, de millones de unidades (con su consiguiente efecto contaminante). Y siempre puedes ahorrar pilas utilizando velas en las cabañas y vivacs.

Otros detalles a valorar

Antes de comprar tu fronta, has de fijarte también en aspectos como: ¿El interruptor es fácil de accionar con guantes? ¿Resultará cómoda de llevar sobre la cabeza durante horas? ¿El foco y el compartimento de las pilas son estancos? ¿Se acoplará bien a tu casco de escalada? ¿La construcción es sólida o tiene piececitas de plasticucho que se puedan romper? ¿Es fácil de abrir y cambiar las pilas con o sin guantes? Huye de las imitaciones baratas procedentes de Oriente, alumbran poco y se estropean rápido. Y no compres pilas no alcalinas, es cierto que las normales son más baratas, pero te arriesgas a quedarte sin luz cuando más lo necesites.

Funciones

Entre las prestaciones de la mayoría de las linternas frontales actuales, incluso de las pequeñas, encontramos funciones como: indicador luminoso de estado de la batería, luz intermitente, luz roja intermitente de socorro o fija para no deslumbrar, ajuste automático de haz de luz e intensidad mediante sensor, boost o chorro de luz capaz de aumentar la potencia hasta un 50 % durante un minuto para necesidades puntuales, programas y funciones de luz, bloqueo del encendido y otros.

Clases de frontales

Aunque dentro de cada clase hay muchas variedades y modelos específicos para distintas actividades, a grandes rasgos podríamos clasificar los frontales en estos tres tipos:

De uso ocasional: Son aquellos que, por su ligereza y prestaciones, nos sacan de un apuro cuando no teníamos previsto pasar la noche haciendo actividad. Se pueden llevar siempre en la mochila para emergencias debido a su escaso peso, que puede oscilar de 22 a 28 gramos, con pilas incluidas. Su coste está en torno a los 25 euros.

Tipo tradicional: Llevan el portapilas separado del foco, a veces con posibilidad de guardarlo dentro de la ropa a fin de preservarlo del frío, y disponen de una cinta triple de fijación a la cabeza o casco. Suelen ser más manejables con guantes que las compactas. Tienen un gran alcance, que llega a los 300 m o superior en algunos modelos. Ofrecen múltiples funciones de iluminación. Pueden emplear baterías recargables o bien pilas AA. Su peso es muy variable, puede oscilar entre los 125 hasta los 340 g para los más pesados, e igualmente también hay diferencias importantes en su precio (de 60 a 380 euros) en función de los lúmenes que ofrezca, los tipos de iluminación y alimentación….

Tipo compacto: Actualmente es el modelo más popular, por su comodidad de uso, sus prestaciones y sobre todo por lo poco que ocupa y que pesa (entre los 60 para los modelos más ligeros, a los 120 g). Llevan el portapilas integrado en el foco y pueden disponer desde 1 a 4 leds, combinando normales e hiperbrillantes, y tienen un alcance que no suele ser superior a los 120 m. Llevan una cinta elástica circular de fijación a la cabeza, y suelen emplear tres o cuatro pilas AAA. Su peso oscila de los 60 a los 120 gramos, y su precio entre 17 y 80 eur.

 


 

[Toño Guerra es guía de montaña afincado en el Pirineo, perteneciente a la EEAM desde hace más de veinte años. Divulgador de técnicas de alpinismo y autor de numerosos manuales prácticos (como Manejo básico de piolet y crampones o Escalada deportiva segura), es miembro del jurado del Premio Desnivel de Material desde su creación, en 2008]


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.