Para qué se usan

Cómo usar los cabos de anclaje o autoseguro

Los cabos de anclajes o cabos de autoseguro son útiles pero no imprescindibles en escalada, están certificados bajo norma pero no tienen una normativa específica, son elementos de seguridad pero no ofrecen una protección total, se les exige una resistencia mínima de 22kN pero su resistencia real es mucho menor… Estas y otras disyuntivas intentaremos resolver en este artículo.

Autor: Curro Matínez | No hay comentarios | Compartir:
La cuerda como cabo de anclaje presenta un mayor dinamismo y rango de seguridad que cualquier anillo de cinta del mercado.  (Curro Martínez)
La cuerda como cabo de anclaje presenta un mayor dinamismo y rango de seguridad que cualquier anillo de cinta del mercado.

La utilidad real de los cabos de anclaje o autoseguro en actividades de escalada y alpinismo, así como en otros deportes de montaña, es la de sujeción-retención durante la realización de diferentes maniobras en las que tengamos que colgarnos, ofreciéndonos un amplio margen de seguridad. Pero hay que tener muy en cuenta sus limitaciones, pues estos elementos no pueden garantizarnos una protección total ante una eventual caída sobre ellos. Independientemente del material con el que hayan sido fabricados (ya sea de los habituales poliéster, poliamida o Dyneema), ante una caída sobre ellos se comportarán de manera estática, trasmitiendo una fuerza de choque bastante elevada tanto al anclaje en cuestión como a nosotros mismos.

Estas fuerzas (según algunos ensayos realizados por el fabricante británico DMM), pueden llegar en anillos de cinta de 120 cm de largo y 16 mm de ancho (de nailon) en factores de caída de 1 y 2 a fuerzas comprendidas entre 12-13 kN y 17-18 kN respectivamente, conviertiéndose prácticamente en el doble si utilizamos anillos de cinta plana de Dyneema (que, aunque es más resistente, presenta una menor capacidad de absorción de energía). Si a esto le añadimos que el nudo de alondra que utilizamos para el encordamiento de este tipo de anillos le resta aproximadamente un 50% de su resistencia originaria, la probabilidad de rotura de estos anillos al exponerlos a una caída de factor 1 o 2 es muy elevada.

Recomendaciones de uso

Aunque este tipo de elementos nos trasmita cierta seguridad, tendremos que tener muy en cuenta sus limitaciones y nunca sobrepasar la reunión o el anclaje en cuestión del que estemos conectados e intentar siempre minimizar cualquier riesgo de caída sobre ellos.

Como regla general, deberemos utilizar siempre que nos sea posible nuestra propia cuerda como cabo de anclaje principal, pues aunque ésta tampoco debe ser expuesta a los factores de caída anteriormente citados, nos aportará –dentro de ciertas limitaciones– un mayor dinamismo y rango de seguridad que cualquier tipo de anillo que encontremos en el mercado.

Además, ten siempre muy presente, en el caso de querer utilizar otro tipo de cabo de anclaje que no sea nuestra propia cuerda, al menos asegúrate de que cumple la norma EN 566, pues de lo contrario puedes encontrarte con la sorpresa de estar utilizando un simple posicionador de artificial. Un gran ejemplo de esto es el caso del posicionador de escalada artificial Quickfix de la marca Petzl, que con tan solo 1,5kN (152 kilos) de resistencia ha sido todo un éxito de ventas. Aconsejado por vendedores inexpertos y muy buscado por los escaladores debido a sus cómodas prestaciones, hemos visto a escaladores usándolo como cabo de anclaje en muchas de las escuelas de escalada de este país, hasta que a finales del 2011 la casa Petzl –con muy buen criterio– decidió dejar de fabricarlo al ver que la mayoría de los escaladores estaban haciendo un uso peligroso del mismo. Desde el año estos fabricantes han lanzado al mercado los nuevos «elementos de amarre» con un cordino montado sobre el bloqueador Adjust, en sus versiones Connect Adjust (un cabo regulable), Dual Connect Adjust (un cabo fijo y otro regulable) y Evolv Adjust (dos cabos regulables). 

Normativa de los cabos de anclaje

Quizás de todas las normas que encontramos en el mercado, la más ambigua sea la referida a los cabos de anclaje o cabos de autoseguro “EN 566: Anillos de cinta”, pues la realidad es que no es específica y no hace realmente ningún tipo de distinción entre los diferentes elementos que podemos encontrar certificados bajo esta norma, así como tampoco se les exige requisitos diferenciadores de seguridad y resistencia.

Por tanto, certificados bajo esta norma nos podemos encontrar en el mercado diferentes tipos de materiales de alpinismo y escalada como pueden ser: daisy chain, cintas exprés, anillos de cinta, disipadores de energía o elementos de amarre dinámicos como el Dinaclip de Beal. Sin tener en cuenta el uso real que vayamos a hacer de ellos o sus diferentes características de dinamismo, lo único que se les exige es que tengan una resistencia mínima de 22kN en su resistencia final. Por ello es muy importante no solo fijarnos en que nuestros cabos de anclaje cumplan la norma EN 566, sino que además deberemos dejarnos asesorar por un vendedor especializado que nos recomiende el cabo de anclaje más apropiado para utilizar en la actividad en montaña que vayamos a realizar, o al menos que nos alerte de los inconvenientes o peligros ocultos que estos puedan tener, como es el caso de las Daisy chain.

Cómo encordarnos

A la hora de encordarnos con nuestro cabo de anclaje, podemos utilizar bien el anillo ventral o bien el punto de encordamiento superior e inferior del arnés. Ambos casos son válidos, pues la normativa de arneses les exige una resistencia mínima de 15 kN, sin embargo consideramos que la opción más acertada es utilizar el punto de encordamiento superior e inferior de manera solidarios, puesto que no solo suelen tener una resistencia mayor que la del anillo ventral, sino que además el nudo de alondra que utilizamos para encordarnos tendrá una menor pérdida de resistencia al trabajar sobre una superficie de mayor contacto. Además, los esfuerzos de fricción producidos por el nudo recaerán en el punto de encordamiento inferior, aportándonos un extra de seguridad y manteniendo nuestro anillo ventral en perfecto estado y libre para la realización de otro tipo de maniobras.

Ejemplos de cabos de anclaje

Numeración del listado correspondiente con la foto (a la derecha):

1.- Anillo de cinta cosida de poliéster de 16mm de ancho, con muy buenas características de resistencia al desgaste.

2.- Daisy chain de poliamida (16 mm) que incorpora un sencillo sistema de terminación que garantiza la seguridad del usuario evitando el uso peligroso de las daisy tradicionales.

3.- Múltiples anillos (13 mm) que permite diferentes ajustes con una resistencia en cada uno de ellos de 22kN, además de estar confeccionados con un 36% en dyneema y 64% en poliamida, fibras que aportan un equilibrio interesante.

4.- Anillo cosido con construcción kernmantel (alma-funda) que ya introdujera la misma casa en el mundo de las cuerdas en 1953. Alma de alta resistencia en Dyneema, que permite reducir el peso al mínimo, con funda de poliamida que protege del desgaste prematuro y de los rayos ultravioletas.

5.- Los anillos de cinta de 100% Dyneema de 6 y 8 mm, son la mínima expresión en anillos de cintas que podemos encontrar en el mercado. Su construcción tubular les aporta cierto dinamismo frente a los anillos planos de Dyneema, así como una extraordinaria ligereza sin reducir su resistencia, pero su diámetro reducido los hacen menos resistentes en el corte frente a aristas y en la confección de nudos.

[Curro Martínez es Técnico Deportivo en Escalada y responsable de Asac Formación]


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.