MATERIAL DE MONTAÑA: MOCHILAS

Acierta con tu talla de mochila

Sí, las mochilas tienen tallas, y no solo eso, también puedes encontar diferencias entre la misma talla de una marca y otra, hay modelos específicos para hombre o para mujer, disponen de diversos sistemas de regulación de espalda… Llevar una mochila que se amolde bien a tu cuerpo es empezar el camino con buen pie.

Caminando con mochila bien ajustada al cuerpo
Caminando con mochila bien ajustada al cuerpo
Eva Martos | No hay comentarios |

Aunque es cierto que no todos los modelos disponen de tallas diferentes (sobre todo las mochilas más pequeñas de ataque suelen ser talla única), lo más habitual es que sí exista esa posibilidad para las mochilas de gran litraje, orientadas tanto al trekking como al alpinismo que implique varios días de actividad, donde tienes que llevar un volumen importante de carga. La talla correcta no tiene tanto que ver con que seas alto o bajo, sino principalmente con la longitud de tu torso. Para medirlo, la referencia tradicional es contar desde la séptima vértebra (C7, justo la que sobresale en la base del cuello) hasta la cresta ilíaca, en la base de la cintura (el punto más alto de la pelvis). Esta medida te dará la pista para escoger el tamaño de la espalda de tu mochila. Evidentemente también tu altura y complexión influirán en la decisión, así como valorar el uso habitual que le vas a dar a la mochila. Como siempre, en el punto medio está el equilibrio, y piensa que si compras una mochila demasiado grande, es probable que acabes cargándola de cosas prescindibles.

El cinturón y las hombreras

El cinturón lumbar es uno de los elementos más importantes de la mochila, pues es el encargado de transmitir la mayor parte del peso a las piernas, descargando por tanto la columna. Para valorar que un cinturón te quede bien has de sentir que se adapta bien a la curvatura de la parte baja de la espalda y se apoya correctamente en la cresta ilíaca, sin que quede demasiado alto ni bajo

Hay mochilas que presentan un cinturón lumbar pivotante, un plus en comodidad pues ayuda a que la mochila nos acompañe en los movimientos, equilibrando la carga en todo momento.

Una vez ajustado el cinturón en su sitio, las hombreras han de apoyar correctamente sobre los hombros. Vigila que las hombreras no te queden demasiado juntas en la parte superior o de lo contrario te podrán causar molestias en la musculatura, así como que no te rocen en la zona de las axilas o te compriman los brazos, restringiendo los movimientos.

Sistemas regulables

Además de mirar la talla y si es un modelo masculino o femenino, existen hoy día en el mercado distintos sistemas que permiten una regulación personalizada de las mochilas. Los más sencillos y ligeros se suelen basar en un sistema de ajuste mediante velcros que, antes de ponértela, permite regular la longitud de las hombreras y la del cinturón, adaptándolo por tanto a la forma y tamaño de cada espalda. Un ejemplo de este modelo sería el sistema Opti-Fit de The North Face. Más complejo es el galardonado sistema Axiom presentado por Lowe Alpine la temporada pasada, que consta de dos tiradores, uno a cada lado de la cintura (uno para bloquear y otro para liberar el sistema), que permiten reajustar la espalda incluso en movimiento, sin quitarte la mochila. También Vaude dispone del sistema Flash NT, con una propuesta similar de ajuste por medio de tiradores. Por su parte Gregory dispone de la tecnología personalizable Auto Fit Suspension, donde las asas y las cinturas son intercambiables.

Son solo unos ejemplos de los muy diversos sistemas de ajuste existentes en el amplio mercado de las mochilas. Igual que si vamos a comprarnos unos pantalones, no queda otra que ir a la tienda y probarse la mochila para estar seguros de acertar en la compra (pide al vendedor que te preste algo de material para cargarla).

Diseño femenino

Cada vez los fabricantes tienen más en cuenta las particularidades y necesidades del cuerpo femenino, ofreciendo modelos específicos para chicas que hasta hace unos años no existían. Aunque siempre hay excepciones, por lo general la mujer tiene una longitud y anchura de espalda más reducida que la del hombre, por lo que necesitará una mochila más estrecha. También las mochilas femeninas suelen llevar un cinturón lumbar más amplio y acolchado, específicamente diseñado para que se ajuste al contorno de la cintura y a las caderas de la mujer, garantizando así la óptima distribución de la carga. Las hombreras igualmente tienden a terner forma de S, para ajustarse mejor los contornos del cuerpo femenino.

Existen muchos otros detalles a valorar a la hora de elegir tu mochila, desde el número de bolsillos, el diseño, los accesorios, las correas compresoras, el peso, la accesibilidad, si es o no compatible con sistema de hidratación, si la seta y/o el cinturón son amovibles… Son aspectos que quedan fuera del objetivo de este artículo práctico, pero ten en cuenta que, lleve los accesorios que lleve, no será una buena mochila para ti si no se adapta bien a tu cuerpo, así que recuerda la máxima de probar antes de comprar.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.