NEPAL

Un ‘everest’ de controversias

Primera entrega de la crónica de Liz Hawley de la temporada primaveral 2002 e invierno 2001 en el Everest. La semana que viene, más.

| No hay comentarios |

Un año más, la temporada primaveral del Everest no puede escaparse de la controversia. Esta vez, por el uso de oxígeno. Por un lado, la supuesta escalada sin oxígeno del asturiano Jorge Egocheaga. Más gordo ha sido la ascensión del japonés Ishikawa, transportado y oxigenado a sus 65 años hasta la cumbre según nos cuenta Elizabeth Hawley en su crónica. Para encontrar algo notable y una atmósfera diferente hay que mirar al Annapurna, a la vía Loretan en el Pumori, y, en diciembre, otra vía francesa al Kangtega.

El mayor desafío de la primavera fue la travesía del Annapurna I, a cargo de los bien conocidos Jean C. Lafaille y Alberto Iñurrategi. Su estilo habitual, sin oxígeno ni sherpas de apoyo, contrasta con el que se repite cada primavera en el Everest. Muy pocos no usan oxígeno artificial en ningún momento, mientras otros pocos no se lo quitan desde los campamentos muy inferiores gracias a un apoyo sherpa intensivo.El principal objetivo de una de las expediciones del Everest -filmar una película conmemorativa de la primera ascensión- anuncia lo que podrá ocurrir el año que viene, el del 50º aniversario. Los patrocinadores serán más fáciles de convencer en el año de las bodas de oro.

En éste, 46 equipos colocaron a 155 personas en la cima, 77 en un solo día, el 16 de mayo (de ellos 61 fueron por Nepal y 16 por Tíbet). De todas maneras el récord sigue siendo el del año pasado (50 expediciones, 182 ascensiones, 88 en un solo día). De los 155 de este año, 66 hombres y una mujer ya habían subido el Everest.El tiempo de espera para coger turno en el Escalón Hillary fue largo. En el caso del armenio Igor Khalatian, 56 minutos. Afortunadamente para ellos, el tiempo meteorológico fue bueno. Entre otras primeras, se llegó a las 12 ascensiones (con oxígeno) de Apa Sherpa, de 40 años.

Ishikawa, 65 años y O2 desde 7.500 m

Los récords de edad en el Everest se han movido. Los 64 años del americano Sherman Bull el año pasado son ya los 65 de Tomiyasu Ishikawa. Otro alpinista de 65 años, el italiano Mario Curnis (26 días más joven) ascendió el Everest. Nadie duda que Ishikawa llegara a la cumbre, pero, según Simone Moro -compañero de Curnis-, el japonés fue «porteado» durante los últimos 50 metros por sus sherpas. El austriaco Wilfried Studes señaló que vio a Ishikawa a espaldas de un sherpa durante el descenso, y conectado mediante un tubo a la botella de oxígeno que iba en la mochila de otro sherpa. Y según contó el neozelandés Russel Brice, en la escalera del Segundo Escalón le ayudaban tres sherpas: dos, detrás de él le colocaban los pies; y uno, arriba, le aseguraba «a cuerda corta». Según sus propias declaraciones, usó oxígeno desde los 7.500 metros día y noche -otro japonés, Tsutomu Miyazaki, dijo haberlo usado igual desde el C1 (7.000), cumbre y C2 (7.700)-. Además, otro grupo japonés dijo haber abortado a 8.500 su propio intento cuando fue advertido de que Ishikawa «estaba en serios apuros» a 200 m de la cima y destinaron sus sherpas a llevarle más oxígeno. [Su historial himaláyico: Cho Oyu en 1991, Everest y Dhaulagiri en 1994, Shisha Central en 1995, Manaslu en 1996, Gasherbrum 2 en 1998, y de nuevo Everest].

Ishikawa dijo en Katmandú que disfrutó en la cima, que no estaba cansado y que quería subir más alto. Pero Moro informó que no razonaba: llegó a decir a sus sherpas que le dejaran porque bajaría esquiando. ¿Se puede calificar como montañismo este uso de sherpas para transportar a un escalador? ¿Y el de estas cantidades de oxígeno? Otro ejemplo: la japonesa de 63 años y nuevo récord femenino de edad, Tamae Watanabe, lo usó sin interrupción desde, y hasta, el C3 del lado de Nepal (7.300), lo que incluye dos noches en el C4.

Annapurna

Aérea pala de nieve en la arista Loretan/Joos del Annapurna Foto: <a href="http:www.jclafaille.com">jclafaille.com</a>Aérea pala de nieve en la arista Loretan/Joos del Annapurna Foto: jclafaille.com

No hay duda que la mejor escalada de la temporada fue la travesía del Annapurna I a cargo de Jean C. Lafaille y Alberto Iñurrategi. Eran miembros de una expedición de seis codirigida por Iñurrategi y el conocido americano Ed Viesturs. No tenían sherpas con ellos así que hicieron todo el trabajo de instalar y equipar los campamentos. Montaron tres, el último a 7.100 metros 100 por debajo de la cima más oriental, el Glacier Dome (llamado oficialmente como Tarkekang). Tampoco usaron botellas de oxígeno. Viesturs escaló hasta el C3 y un poco más allá hasta 7.300 pero no más. Él juzgó como inaceptables los riesgos de avalancha; también le preocupaba el regreso de la cima por esa arista tan larga.

Alberto y Lafaille continuaron solos. El 14 de mayo superaron una sección técnicamente difícil y llegaron al Roc Noir (Khangsar Kang, 7.485). Sus últimos 250/300 m, con 55/60°, les costó unas tres horas: una banda de roca los cruzaba y la nieve era inconsistente.

Como dijo Lafaille después en Katmandú, desde allí sólo había dos posibilidades: volver por donde habían venido o seguir hacia el oeste en dirección a las cumbres del Annapurna. Perder altura por la vertiente sur o norte era imposible. Continuaron hacia el oeste cruzando por la cara norte entre 20 y 100 metros bajo la arista en función de las condiciones de la nieve. A veces iban sólo con un bastón, otras usando el piolet en 65/70 grados y a veces encordados. A las 16.00 h vivaqueraon a unos 7.450/ 7.500 m, la media de altitud de esta parte de su travesía. Habían escalado más de 4 kilómetros desde su C3.

Alberto y Jean Christophe en la cima del AnnapurnaFoto: <a href="http:www.jclafaille.com">jclafaille.com</a>Alberto y Jean Christophe en la cima del AnnapurnaFoto: jclafaille.com

El día 15 comenzaron otra vez hacia las 6.00 h. Empezaron por la misma arista y al cabo de un kilómetro tuvieron que meterse a la cara norte, donde la nieve estaba bien. En la arista sólo había roca desnuda. Pero en la vasta cara norte del Annapurna I tenían que escalar en hielo y nieve. Ese día vivaquearon a 7.950 al final del corredor bajo su cima este. Pararon a las 15.00 h porque sabían que les llevaría horas cavar una repisa para pasar la noche. Por la tarde Lafaille fijó 100 metros de cuerda por encima del vivac para ganar tiempo el día siguiente.

El 16 de mayo terminaban su travesía este-oeste. La ruta comenzó por un tramo de roca vertical técnicamente muy difícil [que Lafaille abordó en técnica de dry tooling]. Tuvieron problemas para encontrar la vía aquí. Cuarenta metros por debajo de la cima este (8.026), se metieron de nuevo a la cara norte. Cruzaron la zona de la cima central y se unieron a la vía normal en un corredor a unos 7.800 metros, escalaron el corredor y a las 10.00 h llegaron a la cima. Habían hecho la mitad de la travesía.

Después de media hora en la cima, comenzaron su travesía oeste-este. No volvieron exactamente por el mismo camino por dos razones: estaban cansados y la nieve no era buena. A la tarde llegaron a su vivac, descansaron una hora y se bajaron hasta un pequeño plató situado a 7.400, adonde llegaron hacia las 18.30. Estaban muy cansados, sin comida y con poco gas. Su cena fueron galletas con té.

El 17 arrancaron hacia las 18.30. Estaban muy cansados pero encontraron el depósito de comida y gas que dejaron a la subida. Montaron la tienda y comieron y descansaron durante dos horas. Entonces se pusieron a subir el Roc Noir y bajar al C3, que alcanzaron a las 16.00 h. Allí había una tienda y más comida y se pudieron relajar. El día siguiente descendieron hasta el campamento base, a 4.000 metros, adonde llegaron al final de la mañana.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.