ENTREVISTA

Ueli Steck regresa a la cara sur del Annapurna

El alpinista suizo vuelve este otoño por tercera vez a la montaña en la que vivió el intento de rescate a Iñaki Ochoa. Viaja de nuevo a Nepal después de su mala experiencia en el Everest la pasada primavera.

Autor: | 38 comentarios | Compartir:

Ueli Steck será el protagonista de la expedición más seguida en el Himalaya de este posmonzón. Su significación no viene sólo por la relevancia del alpinista suizo, sino que se unen muchos factores para reclamar la atención del público aficionado a las noticias montañeras. En resumen: intentará la menos habitual cara sur de la montaña (no ha decidido todavía la ruta), visitará de nuevo el lugar en el que vivió el intento de rescate de Iñaki Ochoa en 2008 y regresará por primera vez a Nepal desde los traumáticos sucesos de la pasada primavera en el Everest.

Expedición Annapurna 2013

El propio Ueli Steck explica que “el Annapurna es uno de los ochomiles bajitos. Por su lado sur, la montaña cae a pico por la vertiente oeste, una compleja cara de roca y hielo de 2.500 metros de altura. Ya intenté escalar esta cara en 2007 y 2008, desgraciadamente sin éxito; ambas expediciones tuvieron lugar en el período premonzónico de abril/mayo”.

Precisamente este cambio de fechas es uno de los elementos en los que confía Ueli Steck para darle la vuelta a su relación con el Annapurna: “El período de postmonzón acostumbra a traer –al revés que en primavera- un tiempo más estable. Los días son más cortos y hace más frío, lo que puede ser una ventaja en una cara sur. El sol es menos intenso y hace menos daño ablandando el manto nivoso. Por contra, la roca ya no está tan caliente y te congelas los dedos si escalas sin guantes”.

Él mismo tiene muy claro que el Annapurna es seguramente el ochomil más peligroso, con un alto ratio de muertos y relativamente pocas ascensiones. “Transitar por la vida por un camino confortable no es todavía mi objetivo”, explica Ueli Steck, quien recalca que “por eso quiero intentar escalar el Annapurna por tercera vez; me gustaría convertir mis sueños y visiones en realidad, y el Annapurna es uno de ellos”.

El lunes 16 de septiembre, el alpinista suizo ha dado por iniciada su expedición, volando a Katmandú. Desde allí, continuará hacia Pokhara un par de días más tarde, para seguir desde allí en autobús y a pie hasta el campo base del Annapurna. “El campo base está localizado a 4.100 metros, en una morrena del glaciar, que va a la cara sur; es un lugar confortable en la hierba”.

De todos modos, la ascensión comienza desde los 5.500 metros, donde se halla la base de la cara sur del Annapurna. Ueli Steck volverá a ir acompañado del canadiense Don Bowie, con quien ya compartió la expedición a Tibet de 2011 en la que ascendió al Shisha Pangma (subió y bajó en 20 horas) y al Cho Oyu y realizó un intento a la cara norte del Everest. No decidirán la ruta de ascensión hasta que se encuentre allí: “Las condiciones y el tiempo serán decisivos”, argumenta Ueli Steck.

Una vertiente mítica

La cara sur del Annapurna cuenta con dos rutas hacia su cumbre principal, según los datos recopilados por Eberhard Jurgalski en 8000ers.com. Sin lugar a dudas, la más popular y concurrida es la que asciende por el pilar de la izquierda y que fue abierta por los británicos Dougal Haston y Dondald Desbrow Whillans en 1970. En 1981, los japoneses Hiroshi Aota y Yukihiro Yanagisawa recorrieron otro itinerario hasta la cumbre siguiendo el pilar central, que todavía no ha sido repetida. También existe una variante coreana que data de 1994.

Otros picos secundarios del Annapurna también son accesibles desde la vertiente sur de la montaña, gracias a rutas abiertas de forma épica por varias cordadas de grandes alpinistas. Es el caso de la famosa ascensión de Nil Bohigas y Enric Lucas a la cumbre central en 1984, o de los polacos Maciej Berbeka y Boguslaw Probulski en 1981. También la cumbre este ha sido ascendida desde la cara sur por rutas como la polaca de Artur Hajzer y Jerzy Kukuczka de 1988, la del esloveno Tomaz Humar en 2007 o la del ruso Alexey Bolotov en 2008 (el año del rescate de Iñaki Ochoa).

Algunas frases que resumen filosofía de Ueli Steck:

“El futuro del alpinismo reside en lo rápido y ligero que seas capaz de ir”

“La velocidad es perfección”

“Quiero ir en estilo alpino, lo más rápido y ligero posible, a paredes realmente técnicas”

“Hacer escalada de velocidad real es muy peligroso. Arriesgas mucho, tienes que controlar toda la situación. No hay error posible”.

“Si eres un alpinista tienes que hacer la pared norte del Eiger, el Cervino y El Capitán. Son paredes que forman parte de la historia del alpinismo”.

“Alex Honold no habla mucho. Sabe lo que quiere y va a ello. Es lo que me gusta a mi”.

“En escalada rápida tienes que controlarlo todo, es la perfección absoluta. Me gustan los relojes suizos, son realmente eficientes. Y la escalada rápida es lo mismo: eficiencia, precisión”.


 

“El Eiger es la montaña. Forma parte de la historia de la escalada”.

“Entrené todo el año para batir mi propio record en la cara norte del Eiger”.

“El parapente es la forma más simple de volar”.

“El futuro del alpinismo pasa por subir con el  parapente y encadenar montañas”.

Vídeo: Ueli Steck, a new vision

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.