EXPLORANDO

Simone Moro «La montaña está inhumana. Es una ruleta rusa y eso no es alpinismo».

Tal y como está el Nanga Parbat ahora es imposible subir y dentro de unos días estará muy peligrosa. La montaña está inhumana», es una ruleta rusa, y eso no es alpinismo. No estamos aquí para matarnos. Denis y yo hemos construido una cordada muy fuerte pero somos humanos, no somos extraterrestres».

Autor: | 4 comentarios | Compartir:

Nada más conocer la decisión de Simone Moro y Denis Urubko de abandonar su intento de ascender el Nanga Parbat este invierno nos ponemos en contacto con Simone para conocer sus motivos, sus sensaciones al tomar esta difícil decisión, y también sus proyectos futuros. Como siempre la conversación con Simone Moro es fluida, pues aún desde la lejanía que nos separa, se percibe la energía –siempre positiva- que transmite. Antes de comenzar la conversación nos previene: “Es posible que se me oiga mal e incluso que se corte la llamada porque hay mucha nieve sobre la antena del teléfono satélite…”

¿Por qué la decisión de abandonar la ascensión del Nanga Parbat?

Llevamos dos semanas viendo nevar continuamente. Ha habido unas pocas horas de buen tiempo y hace un rato que empezó a nevar otra vez. Desde hace tres días nieva mucho, hay medio metro de nieve polvo. Esta noche hemos tenido un viento muy fuerte que rompió parte del techo de la tienda de la cocina.

Nuestro meteorólogo (Karl Gabl ) nos ha dicho que en las próximas dos semanas va a caer un metro y medio de nieve, quizás más. En estas condiciones la montaña está imposible y muy peligrosa. Si cae metro y medio de nieve significa que de aquí nos será difícil bajar, así que tomamos la decisión de dar por terminada la expedición, porque como está el Nanga Parbat ahora es imposible subir y dentro de unos días estará muy peligrosa. Hay una ventana de buen tiempo mañana y pasado que utilizaremos para desmontar el campo base y regresar. Tenemos tres portadores aquí y mañana suben otros quince más.

¿Cuál es la sensación que habéis tenido al tomar esta decisión?


 

No lo consideramos un fracaso, porque hemos vivido una experiencia intensa, preciosa y, sobretodo, porque ahora que miramos esta ruta que no está ascendida, pensamos que es un proyecto que afrontaremos en el futuro. Es normal, en el ochomilismo invernal, regresar una temporada o dos sin cima. Alguna cima, antes de ser conseguida ha sido intentada hasta en doce ocasiones…

Denis y yo hemos construido una cordada muy fuerte pero somos humanos, no somos extraterrestres. Es normal que nosotros nos retiremos frente a estas condiciones de dificultad y peligro.  Por eso, cuando tomé ayer la decisión junto con Denis de abandonar, ya estábamos pensando en el futuro, en la próxima expedición. Y vuelvo a repetir que ha sido una experiencia grandiosa, dos meses aquí es mucho, resistimos todo lo que hemos podido, pero ahora sería una locura seguir aquí con esta situación de avalanchas, viento, y con el pronóstico de dos semanas en estas condiciones.

Por tus palabras entiendo que os planteáis regresar el próximo invierno al Nanga Parbat…

Sí, probablemente sí que regresemos, aunque no sabemos si el próximo año… De ahora al próximo año tenemos otros dos proyectos en marcha. Yo en un mes marcho al Everest a trabajar como guía en un proyecto particular.

Si tengo tiempo a final de temporada, después de este trabajo de guía, en mayo, me gustaría dedicarme tiempo a mí mismo.

En Septiembre tenemos otro proyecto en el Caúcaso y el próximo invierno ya veremos. Para este proyecto [de regresar al Nanga Parbat en invierno] ya tenemos patrocinadores, no es un problema económico, es un problema de cabeza, necesito descansar, tengo sólo treinta días ahora por delante…. En verano, después de la expedición al Everest, voy a “cargar la batería” para hacer una ascensión con Denis en septiembre, y después ya veremos.

Parece que ha sido un invierno muy complicado el que habéis vivido en el campo base del Nanga Parbat…

Sí, si, es verdad. Si no tuviéramos otras expediciones y otras cosas que hacer, y Denis y yo no lleváramos ya dos meses aquí, podría ser que tomáramos la decisión de permanecer hasta el final del invierno, un mes más. Pero especialmente aquí, en el Nanga Parbat, va a nevar durante quince días, así que luego necesitaríamos dos o tres semanas para que la montaña se limpiara del peligro de las avalanchas y empiece nuevamente a tener unas condiciones seguras para ascenderla.

Está siendo un invierno particular, como lo es en Europa y en otros lugares del planeta, así que no es sólo un problema en el Nanga Parbat, pienso que es un problema general.

¿Qué habéis aprendido este año en el Nanga Parbat?

El Nanga Parbat es una montaña «particular», porque aquí no se puede pensar en hacer una ascensión muy rápida, porque la vía Kinshofer hay que equiparla; la otra ruta es muy larga, así que he comprendido que las palabras “rápido” y “velocidad” son palabras difíciles de utilizar en esta montaña.

La experiencia que tenemos es la de haber subido a 6.600 metros. Ahora mismo con estas condiciones, la montaña está “inhumana”, es una ruleta rusa, y eso no es alpinismo. Denis y yo no estamos aquí para matarnos.

Si en treinta años que el Nanga Parbat se lleva intentando en invierno no ha sido ascendido es por alguna razón. Este año la razón ha sido clara: el invierno ha sido particularmente difícil.

La última expedición que queda en el Baltoro es la de Alex Txikon…

Sí, exactamente. Pienso que esta expedición puede subir. Sobre todo porque tienen tiempo. Tener tiempo es el secreto para llegar a la cumbre. Hablé con Alex Txikon hace dos días y me dijo que van a esperar hasta el final del invierno, hasta el veinte de marzo, porque llegaron al campamento base hace solamente tres semanas. Están preparados para esperar dos semanas a que pase el mal tiempo, a que las condiciones mejoren. Falta algo más de un mes para que termine el invierno y por eso soy optimista respecto a que lo conseguirán.

Este es el texto enviado por The North Face, patrocinador de la expedición al Nanga Parbat de Simone Moro y Denis Urubko, anunciando el final de la expedición:

Simone Moro y Denis Urubko acaban de anunciar que renuncian esta temporada a su desafío de conseguir la primera ascensión invernal del Nanga Parbat (8.125 metros). Las noticias del meteorólogo Karl Gabl desde Innsbruck no son buenas: llegarán fuertes nevadas la próxima semana. Con esta perspectiva, Simone y Denis han tomado la difícil decisión de abandonar la expedición y volver a casa.

El equipo ha tenido que esperar durante cuatro días en el corazón de la tormenta hasta que los porteadores han podido llegar. La predicción es que habrá dos días de buen tiempo que serán aprovechados para el descenso.

La expedición comenzó hace 51 días, el 26 de diciembre. Con buenas condiciones meteorológicas, llegaron al campamento base (4.200 m) el 3 de enero. En menos de un mes, Moro y Urubko habían instalado tres campamentos hasta llegar a la cota de 6.600 m. Sin embargo, desde el 27 de enero han estado bloqueados en el base debido a la intensa y persistente nevada.

“Preparación, entrenamiento, logística y tecnología son soportes vitales para proyectos alpinisticos como este en el Nanga Parbat. Marcan la diferencia, como se pudo ver el año pasado en la exitosa expedición al Gasherbrum 2. Sin embargo, al final, el vínculo es entre el hombre y la montaña; si la naturaleza no te ofrece las mejores condiciones para alcanzar el objetivo, esto no tiene por qué ser considerado como un fracaso, sino como una experiencia para futuros proyectos,” ha declarado Simone Moro.

Denis Urubko dice: “Una bonita montaña y una intensa aventura con verdaderos amigos. Gracias a Dios estamos aún aquí, preparados para empezar nuevos retos”.

Admitiendo que el invierno y la montaña finalmente han ganado contra su paciencia y voluntad, Moro y Urubko han homenajeado a otras dos expediciones que han tenido lugar al mismo tiempo: un equipo ruso en el K2, y otro equipo polaco que también abandonó el Nanga Parbat.

Moro, Urubko y el fotógrafo de la expedición Matteo Zanga agradecen el apoyo de toda la gente que les ha seguido y animado con sus mensajes y de sus patrocinadores.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.