Resumen de la temporada de ascensiones verano 2021 en Pakistán

El máximo interés en los ochomiles estuvo en la localización de los desaparecidos en el K2 invernal. Los principales logros alpinísticos de la estación llegaron en cimas de menor altitud como el Diran o el Dansam Occidental.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Karakórum.
Karakórum.

Aunque todavía queda algún equipo por regresar y hacer públicos los resultados de su aventura de verano 2021 en Pakistán, como el de Simon Messner y Martin Sieberer, la temporada ha concluido en casi todas las montañas, con un balance agridulce. Las mayores cotas de interés se quedaron en el K2 y la operación de búsqueda de los desaparecidos el pasado inverno, mientras que las ascensiones más relevantes llegaron en cotas inferiores como las del Diran o las del Dansam Occidental.

Una temporada que comenzó con muchas dudas por la situación de la pandemia y la prohibición de entrada a los nepalíes, que llevó a la cancelación de varias expediciones. Al final, parece que el Covid-19 no ha tenido una incidencia significativa entre los alpinistas este verano, mientras que las autoridades pakistaníes terminaron relajando la regulación de entrada para los sherpas, que pudieron llevar a cabo su trabajo sin problemas, básicamente en el K2.

Sajid Ali Sadpara ha ascendido hasta 7.800 m en el K2.
Sajid Ali Sadpara ha ascendido hasta 7.800 m en el K2.

K2: tragedia y ambiente comercial

Sin lugar a dudas, las mejores noticias en el K2 (8.611 m) tienen que ver con la exitosa operación de búsqueda de Ali Sadpara, Juan Pablo Mohr y John Snorri, desaparecidos desde el 5 de febrero, cuando intentaban la ascensión invernal de la montaña. Su compañero entonces, Sajid Ali Sadpara, acompañado por el cineasta canadiense Elia Saikaly, cerraron la herida abierta seis meses antes al encontrar los cuerpos de los tres alpinistas a los que enterraron bajo la nieve tras registrar su posición para una eventual recuperación en el futuro.

Un papel importante en ello tuvieron los sherpas de las expediciones comerciales presentes en la montaña. Ellos fijaron las cuerdas este verano en la parta más alta de la montaña y fueron los primeros en hallar los cuerpos de Ali Sadpara y John Snorri. También el ucraniano Valentyn Sypavin participó en la localización de Juan Pablo Mohr.

Igualmente, Hugo Ayaviri colaboró con Sajid Sadpara en el traslado del cuerpo de su padre a través del Cuello de Botella hasta los alrededores del C4. Por cierto que el alpinista boliviano, junto con el belga Niels Jespers fueron quienes realizaron las ascensiones más relevantes en los ochomiles de este verano, al enlazar las ascensiones a Broad Peak y K2 sin oxígeno con apenas diez días de diferencia.

En otro orden de cosas, el K2 tuvo que lamentar la trágica pérdida de Rick Allen. El experimentado alpinista escocés se adentró en la virgen cara sureste de la montaña junto con los guías Jordi Tosas y Stephan Keck. El trío se vio afectado por una avalancha que acabó con la vida de Rick Allen.

Tampoco tuvieron éxito en su emocionante intento de ascensión por la arista oeste Ian Welsted y Graham Zimmerman, que se vieron rechazados de la montaña por las altas temperaturas y el consiguiente elevado riesgo de desprendimientos y aludes.

Rick Allen en el K2.
Rick Allen en el K2.

Broad Peak: un muerto y malas vibraciones

También la tragedia tiñó la temporada de verano en el Broad Peak, donde se vivió una situación que muestra lo peor del himalayismo. El alpinista coreano Hong-bin Kim (que escalaba con todos los dedos de sus manos amputados) alcanzó la última cumbre que le faltaba para completar los 14×8000 pero, durante el descenso, se desorientó y acabó en el lado chino de la montaña. Allí, sin que nadie lo socorriera durante horas, terminó sufriendo una caída que le costaría la vida.

Quien sí recibió ayuda ese mismo día fue la rusa Anastasia Runova, con problemas durante el descenso. Eso sí, existen dudas sobre si buena parte de quienes han anunciado su cima en el Broad Peak esta temporada llegaron realmente a la cima o se quedaron en la antecima.

Hong-bin Kim en su expedición al Broad Peak 2021.
Hong-bin Kim en su expedición al Broad Peak 2021.

Gasherbrum II con esquís

Otro proyecto exitoso fue el que protagonizaron los franceses Guillaume Pierrel, Aurélia Lanoe, Boris Langenstein y Tiphaine Duperier en el G2. El cuarteto logró la primera cumbre de un ochomil de la temporada en Pakistán, que completó con un descenso con esquís. A ello, hay que sumar los dos descensos inéditos que habían llevado a cabo durante la fase de aclimatación en sendos seismiles del Hindu Kush.

Varias expediciones más coronaron el Gasherbrum II posteriormente, entre ellas una española con Lluís Cortadellas y Gonzalo Fernández.

El cuarteto francés en el G2.
El cuarteto francés en el G2.

Gasherbrum I para alpinistas

El Gasherbrum I estuvo menos concurrido que otros años y, por lo tanto, exigió más de sus pretendientes. El puñado de alpinistas que alcanzó la cumbre lo hizo sin usar oxígeno embotellado ni cuerdas fijas en la parte alta de la montaña. Entre ellos, el italiano Mario Vielmo sumó su duodécimo ochomil.

Nanga Parbat: sin opciones

Donde no hubo ninguna opción de acercarse a la cima este verano fue en el Nanga Parbat. Una expedición andaluza liderada por Lolo González quería abrir una nueva variante a través del glaciar Diama, pero las condiciones no les permitieron ni tan siquiera alcanzar el C2.

Expedición andaluza al Nanga Parbat 2021.
Expedición andaluza al Nanga Parbat 2021.

Mucho alpinismo en seismiles y sietemiles

El alpinismo más comprometido y alineado con los valores tradicionales de exploración y dificultad técnica se ha dado cita este verano en las montañas de menor altitud, donde se han podido ver ejemplos de enorme interés, tanto en cimas como en intentos.

Diran y Rakaposhi

La expedición más exitosa del verano en Pakistán fue la de los franceses Yannick Graziani, Hélias Millerioux y Patrick Wagnon a la zona del Batura Muztagh. Primero, los tres coronaron el Diran (7.266 m) a través de su impresionante arista norte de 2.200 metros de desnivel y cinco kilómetros de longitud en puro estilo alpino.

Todavía con días libres antes de regresar a casa, se enfrentaron a la otra de las históricas grandes aristas del Karakórum, la arista suroeste del Rakaposhi (7.788 m). Yannick Graziani se dio la vuelta a 6.900 m, mientras Hélias Millerioux y Patrick Wagnon alcanzaban su segunda cima del verano.

Hélias Millerioux y Patrick Wagnon en el Rakaposhi.
Hélias Millerioux y Patrick Wagnon en el Rakaposhi.

Dansam (K13)

El Dansam (6.666 m), también conocido como K13, fue el objetivo de dos expediciones este verano, que pretendían realizar la que sería su primera ascensión documentada. Los primeros en intentarlo fueron los guías de Chamonix Martín Elías, Jérome Sullivan, Victor Saucède y Jérémy Stagnetto, quienes coronaron el Dansam Occidental (6.600 m), donde sorprendentemente encontraron un cordino.

A continuación, un grupo liderado por Juho Knuuttila no tuvo la ocasión de llegar tan arriba. Las condiciones les obligaron a darse la vuelta.

Martín Elías, Jérome Sullivan, Victor Saucède y Jérémy Stagnetto, primera ascensión del Dansam Occidental
Martín Elías, Jérome Sullivan, Victor Saucède y Jérémy Stagnetto, primera ascensión en el Dansam Occidental

Pumari Chhish Este

La primera ascensión de este pico de 6.850 metros se les escapó por muy poco a Mathieu Maynadier y Tom Livingstone. El francés y el británico abrieron la arista sureste pero el mal tiempo forzó su retirada cuando solo les quedaba el hongo somital para alcanzar una cumbre situada a apenas cien metros de desnivel.

Mathieu Maynadier y Tom Livingstone en el Pumari Chhish Este.
Mathieu Maynadier y Tom Livingstone en el Pumari Chhish Este.

Muchu Chhish

El segundo pico virgen más alto del mundo, con sus 7.453 m, recibió este verano una nueva tentativa checa, que esta vez alcanzó los 6.600 metros antes de que la nieve y el viento les obligaran a darse la vuelta. Pavel Korinek y Tomas Petrecek fueron su punta de lanza.

Campamento de altura en el Muchu Chhish.
Campamento de altura en el Muchu Chhish.

Biarchedi I

También vale la pena reseñar el intento fallido de primera ascensión al Biarchedi I (6.810 m) que Ralf Dujmovits y Nancy Hansen llevaron a cabo durante las primeras semanas de temporada.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº 416 Especial Material de montaña. Guía de material 2021/22

Desnivel nº 416

Número especial sobre material de montaña, con test a 27 productos. Má…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.