Carlos Soria: “Antes de venir ninguno sabíamos que el Lhotse iba a estar así”

Con cuerda fija hasta la cima. «Y si no las tuviera también habríamos venido» respondía Carlos Soria debatiendo con Juan Oiarzabal, Carlos Pauner, Juanjo Garra en su tienda del campamento base.

Autor: | 11 comentarios | Compartir:

Carlos Soria está preocupado por la enfermedad de su sherpa Muktu. Por un lado Muktu lleva varios días con un fuerte malestar que se muestra de forma evidente en su rostro (es indudable que no está fingiendo), por otro tiene dolores en una rodilla. Tras darle muchas vueltas, y aunque su economía no se lo permite, Carlos se despertó ayer con la firme decisión de contratar a otro sherpa, además de Muktu. Ayer nos reunimos con Muktu (mi función es de intérprete), pero éste insiste en que se pondrá bien y que no habrá problema… necesita uno o dos días. “Slowly, slowly….” Dice una y otra vez en una frase muy repetida aquí… aunque escéptico Carlos pospone la decisión un par de días a ver la evolución de Muktu. Hoy parece que está mejor y le ha dicho a Carlos que mañana hará un porteo al campo 2. Carlos está más tranquilo pues la situación era preocupante, sobre todo porque a estas alturas de la temporada encontrar un sherpa era casi imposible. A sus 72 años Carlos Soria es una referencia para el resto de los alpinistas que se encuentran en el campo base. En primer lugar por su envidiable situación física impropia de su edad. También por cómo plantea su ascensión, de manera absolutamente independiente, marcando él sus tiempos, su logística y su estrategia. Además su proyecto, a pesar de ser uno de los más interesantes a nivel mundial, cuenta con muy escaso patrocinio. Algo que se hace evidente en los pocos medios con los que cuenta.

En el campo base del Everest está haciendo mucho frío. Por la noche la temperatura se sitúa cerca de los veinte bajo cero. Es posible (o no) que sea debido a ello, pero casi todos (sherpas y alpinistas) estamos poseídos de una tos crónica. Vivir a 5.300 metros en un ambiente tan frío exige pagar un precio. Tarde o temprano parece que todos estamos condenados a enfermar en algún momento: la altura, el frío, el hacinamiento, las malas condiciones higiénicas…

Hoy a nuestro campamento ha llegado la última componente de nuestro grupo. Se trata de una nepalí (Susmita Maskey) de 31 años, vegetariana, que tampoco toma infusiones, ni siquiera café, cuyo objetivo es subir ¡dos veces! esta misma temporada a la cima del Everest. Ya ha ascendido en otras dos ocasiones la cima más alta del mundo. He incluso dirigió una expedición femenina nepalí de 10 mujeres, todas las cuales alcanzaron la cima del Everest. Nos cuenta que son 18 las mujeres nepalís que han ascendido esta cumbre pero que ninguna mujer en el mundo ha alcanzado la cima dos veces la misma temporada. Es su objetivo… Su récord mundial en esta montaña en la que todos intentan llevar a cabo un proyecto único a pesar de esa cuerda fija que la recorrerá desde su base a la misma cima.

La cifra de alpinistas que este año pretenden la cima del Lhotse parece ser que es de 60. Un auténtico récord. Durante la comida de ayer, en nuestro grupo, en el que se encuentran caracteres con personalidades tan fuertes como Juanito Oiarzabal, Carlos Soria o Carlos Pauner, tenemos un interesante debate sobre lo que significa deportivamente el Everest o Lhotse con cuerdas fijas hasta la cima y uso intensivo por parte de casi todos del oxígeno artificial y sherpas. Comparte campamento con nosotros el bilbaíno, Unai Llantada (39 años), cuyo objetivo es el Everest con oxígeno y un sherpa. Es sincero y reconoce que lo empleará desde el campo 3. Juanito, siempre vehemente, arremete contra este planteamiento y pronto se entabla un encendido y muy interesante debate. Es evidente que el concepto deportivo pierde interés (todos lo reconocen) ante una montaña equipada por los sherpas con cuerdas fijas hasta la misma cima. Pero como bien dice Carlos Soria, antes de venir ninguno de ellos sabía que el Lhotse iba a estar así, y ninguno hubiera dejado de venir de haber sabido que no había cuerdas fijas. El Everest es la montaña más alta del mundo, el mito, la montaña en la que todos/as quieren llevar a cabo sus récords, la montaña más comercial y resulta imposible planteársela por sus rutas normales de otra forma. Es lo que hay. El Lhotse se está mimetizando de este fenómeno. Por un lado porque comparte ruta hasta el campo 2, por otro porque muchos clientes de expediciones comerciales que han ascendido el Everest contratan el Lhotse.

Visito el campamento de Edurne Pasaban y encuentro al médico de la expedición,  Pablo Díaz Munio, haciendo el reconocimiento que realiza cada pocos días a todos los componentes –alpinistas y miembros del equipo de filmación-. Pablo tiene un gran carisma, conoce muy bien de lo que habla, y cuida al detalle el estado físico de los miembros de su expedición. Ha erradicado la vieja costumbre de las palomitas mientras, por la tarde, se disfruta de una película de vídeo. Y tiene ideas muy interesantes de las que ya hablaremos.

Veo algunas de las filmaciones que está realizando el equipo de filmación de Edurne y me entusiasmo. Por un lado filmar con cámaras réflex de fotos (cómo están haciendo) abre un nuevo mundo. Por otro el equipo maneja el enfoque, el detalle y el lenguaje del documental moderno de forma excepcional. Como fotógrafo que ahora se enfrenta al reto de la filmación me siento motivado. El listón está alto….

Otro récord en el Everest: en unos días llegará al campo base un nepalí de 82 años (que ya ascendió el Everest hace pocos años) para volver a intentar alcanzar su cima.

Algunos os preguntaréis cuánto cuesta el Everest dentro de una expedición comercial. La cifra está entre los 30.000 euros de la más barata (billete de avión desde Europa, un sherpa y 5 botellas de oxígeno) a los más de 100.000 euros que puede costar un intento al Everest con un guía “privado” con mucha experiencia y preparación.  La opción más lógica (expedición comercial muy bien organizada y con muy buenos servicios) ronda los 45.000 euros.

Una curiosidad para quien le preocupa la ecología. Aquí los WC están sobre bidones que una vez repletos de heces son transportados por porteadores a lugares adecuados (suponemos) lejos del campo base. Tiene su precio: 150 rupias nepalís (casi dos euros) el kilo. Al menos cagar  genera puestos de trabajo.

Hoy nieva en el campo base, pero la previsión para mañana es de buen tiempo (parece que al menos por tres días) así que casi todos los grupos prevén ascender al campo 1 ó al campo 2 (y pasar en este campamento varias noches).  El objetivo de Carlos Soria es levantarse muy temprano para ir al campo 1 y regresar. Le acompañaré. (Olvidaba decir que he pagado el permiso para el Nuptse, la opción más barata de ir hasta el campo 2 y así poder moverme por la parte inferior de la montaña.)

Por ahora la temporada está aún en sus comienzos. Lo habitual los últimos años es alcanzar la cima del Everest y Lhotse a partir del día 18 de mayo. De hecho hay alpinistas que intentarán estas cimas que aún no han llegado al campo base…. Por eso todos estos movimientos de las distintas expediciones por alcanzar el campo 1 o 2 tienen como misión, más que aclimatar –todavía hay tiempo por delante-, salir de la situación de “amodorramiento” que produce tantos días de estancia en el campo base.

 


 

11 comentarios

  1. Jajajaj, pues nada que vayan por la norte, que por china no hay cuerdas… Lo del juanito es de flipar, más cuando lo han bajado de montañas y se las apuntando como si hubiera diferencia en que te ayuden en subir o que te ayuden en bajar…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.