EXPLORANDO

Òscar Cadiach: “Ha llegado la hora de completar los catorce ochomiles”

El veterano alpinista tiene la intención de terminar sus 14×8000 en un plazo de tres años. En 2012 irá al Annapurna, Dhaulagiri, Gasherbrum I y K2; en 2013 intentará el Kangchenjunga y el Broad Peak. En 2014 pretende una travesía inédita y completar lo que le haya fallado. Hará equipo con la francesa Sophie Denis.

Oscar Cadiach  (Darío Rodríguez / Desnivel)
Oscar Cadiach
| 12 comentarios |

Òscar Cadiach se plantea, a sus 59 años de edad, reorientar su carrera alpinística para intentar completar la lista de los catorce ochomiles. Hasta ahora ha alcanzado la cumbre de ocho de ellos, con lo que es el mejor posicionado para convertirse en el primer catalán en conseguirlo (Ferran Latorre y Xavi Arias le siguen con 6). Su plan consiste en hacer equipo con la joven francesa Sophie Denis, que subió a su primer ochomil, el Everest, en 2008, y que el año pasado alcanzó las cumbres del Cho Oyu, Lhotse, Broad Peak y Manaslu.

Juntos han planeado ir esta primavera al Annapurna y al Dhaulagiri, y en verano al Gasherbrum-I y K2. Además, la planificación de Denis para 2012 incluye todavía más ochomiles: el G-II entre el G-I y el K2; y el Shisha Pangma en otoño. Partirán la última semana de marzo con destino al Himalaya.

¿Cuáles son tus planes con respecto a los ochomiles?
Empiezo esta primavera con el Annapurna, el único de los ochomiles al que no he ido nunca. Es el que más me preocupa. La idea es, también en primavera, poder ir al Dhaulagiri; y en verano, hacer el Gasherbrum I y el K2. En 2013 continuaríamos con el Kangchenjunga y el Broad Peak. Y para 2014, haríamos una nueva ruta, una primera travesía mundial a uno de los gigantes del Himalaya, que no la anuncio porque deportivamente igual me lo pican. A todo este proyecto lo hemos denominado Himalayan Challenge, un reto innovador diseñado e inspirado por los dos, por mí y por Sophie.

¿Cómo conociste a Sophie Denis? ¿Quién es?
Ella aparece en el mundillo del alpinismo hacia 2006 o 2007, cuando empieza a hacer algo de montaña. Sophie trabajaba como broker de banca. Empieza a abrir rutas y hace unas diez cumbres en Andes. En 2008 hace el Everest y empieza a plantearse este reto de probar los ochomiles. En 2011 empieza con el Cho Oyu y el Lhotse en primavera, en verano sube al Broad Peak e intenta el K2, y en otoño viene al Manaslu, haciendo cuatro ochomiles seguidos.

Y coincides con ella en el Manaslu.
Sí. Y hablando en el campo base, yo decía que ahora lo que tampoco podía hacer era ir un año a uno y otro año a otro. Ahora que me quedan pocos y quiero intentarlo, lo haré ahora; no esperaré a tener no sé cuantos años para hacerlo.

¿Porque tú ahora estás decidido a hacer los Catorce?
Sí, pero lo hago para mí mismo. La gente me pregunta: “¿Por qué tienes que hacerlo? Si tú siempre has hecho cosas diferentes…” Pues porque subir a los ochomiles es algo que a mí siempre se me ha dado bien (entre comillas), y ahora me apetece hacerlo por mi cuenta, sin ir a acompañar a gente como he hecho otras veces. Intentarlo y, si me sale bien en este plazo de dos o tres años, perfecto; y después ya dejaré este tema de los ochomiles. Entonces ya haré otro tipo de ascensión que no he hecho porque me he dedicado a los ochomiles, pero antes quiero terminar con ellos.

Dices que se te dan bien, ¿por qué dirías que se te da bien subir a estas montañas?
Bueno, los he hecho todos sin oxígeno. Ahora me sentí muy bien en el Manaslu, no sé si por el tiempo o por le que sea. A la mayoría de los que he ido, si no los he subido ha sido porque me han faltado pocos metros, ha habido algún cambio de tiempo o alguna cosa así. El penúltimo, el Kangchenjunga la primavera pasada, sin oxígeno no me sentí suficientemente bien, quizás fallé, pero preferí bajar y me di la vuelta a 300 metros de la cima. En el G1 hubo un cambio de tiempo: íbamos hacia la cumbre, hubo un cambio de tiempo, nos tuvimos que dar la vuelta y ya no hubo otra oportunidad, aunque lo volvimos a intentar. En el K2, subí por la Magic Line hasta los 8.300 m. Cuando fuimos al Dhaulagiri, hace muchos años, estaba en muy malas condiciones; fuimos en otoño y creo que nos equivocamos con la época; subimos hasta 6.500 m y vimos que es una montaña que se puede hacer, pero hay que encontrar buenas condiciones.

O sea que realmente has ido prácticamente a todos, excepto al Annapurna… Empezáis con esta montaña y la idea es ir juntos…
Sí, vamos juntos y la idea también es coincidir con más gente allí. Con el Annapurna aclimataremos y nos plantearemos una fecha para dejarlo, que sería alrededor de finales de abril o principios de mayo. Hacia el 5 o 10 de mayo nos tendríamos que haber trasladado ya al Dhaulagiri, que está al lado. Y nos plantearíamos hacer esta montaña en mayo. El objetivo es que salga bien el Annapurna para poder hacer después el Dhaulagiri. Y, si no, hay que fijar una fecha para dejar el Annapurna e ir al Dhaulagiri.

Entonces, yo en principio volvería a casa; ella es de la opinión de quedarse allí… Estaría entre 15 y 25 días aquí y en junio iría hacia el Gasherbrum. Y allí empezaría con el Gasherbrum I para aclimatar para el K2.

Que el K2 es una montaña que te ha marcado, a la que has ido varias veces, pero a cuya cima todavía no has llegado, ¿no?
Sí, de hecho monté un negocio en 1977 que se llama K2. Luego, fui a la montaña en 1988, 1990 (ese año teníamos el permiso pero no fui), 2002 (que tampoco llegué a ir porque estábamos en el Gasherbrum y vimos malas condiciones) y 2004, el año de la Magic Line. En realidad, esta será la tercera vez que vaya físicamente.

¿Es quizás la montaña más especial para ti?
Sí. Lo que pasa que a veces coincides con más gente. Sé que este año coincidermos con más gente. De hecho, en las montañas no estás solo. Y el Kangchenjunga ya lo dejaríamos para el año siguiente.

Al Kangchenjunga en primavera y al Broad Peak en verano…
Exactamente. Considero que el Kangchenjunga es una montaña de primavera, igual que el Dhaulagiri y el Annapurna. Y el Broad Peak es de verano y lo dejo para el final. Y si me ha quedado alguno, intentar rematarlo en 2014.

El hecho de que esté todo tan pautado y programado a nivel de fechas, no significa que haya cierta flexibilidad, ¿no?
Claro, pero tenemos que poner unas fechas. Si queremos ir al Annapurna y al Dhaulagiri, tenemos que poner una fecha tope para salir del Annapurna, tanto si lo hemos hecho como si no.

Porque estas decisiones, ¿quién las toma? ¿Quién ejerce de jefe de expedición?
Las tendremo que tomar entre los dos. Nosotros dos somos los jefes de expedición y lo tendremos que ir valorando. Por ejemplo, cuando fui al G-I y al K2, desde el G-I vimos que el mal tiempo era general también en el K2 y decidimos no ir.

¿Qué te aporta a ti el hecho de ir con ella y qué le aporta a ella el hecho de ir contigo?
A ella le puedo aportar la experiencia; el hecho de ir acompañada de alguien que está rodado en muchas expediciones y con un carácter tranquilo. Y ella me aporta a mí juventud, potencia, explosión, fuerza física y mental, además de toda la difusión que hace ella con su red en internet. El Manaslu fue la prueba y nos fue bien.

¿Supongo que la idea es subir todas las montañas por las rutas normales?
Sí, en principio es por las rutas normales.

¿Con qué estilo?
El estilo puede ser bastante alpino, porque no pretendemos hacer ni muchas subidas ni muchas bajadas. Simplemente, cuando hayamos aclimatado, que puede ser en un campo en el que principalmente buscamos cierta altura y seguridad, a partir de allí si te encuentras bien subir en estilo alpino y volver a bajar.

¿Sin oxígeno?
Sin oxígeno. Siempre lo he hecho así. En el Kangchenjunga renuncié a subir sin oxígeno cuando el resto de gente iba con oxígeno. Para ir sin oxígeno tienes que ir al 100%; un poco de tos te puede cerrar la puerta, en cambio para el que va con oxígeno eso es un detalle como sonarse la nariz o no.

Las invernales han vuelto a coger empuje, ¿cómo lo ves?
Sí, puede que sea una aportación importante, pero aquí volvemos a topar con que necesitas una inversión importante, porque en las invernales te tienes que ayudar de helicópteros o los porteadores tienen que ir muy equipados con raquetas para hacer todo el Baltoro… Pero los tiros pueden ir por aquí, y a mí uno de los que me gustaría hacer en invernal es el Broad Peak.

Así que no lo descartas…
No. A menos que se me avancen Simone Moro y Denis Urubko, claro. Ya tengo incluso mi propia estrategia para el caso en que fuera.

El hecho de tener opciones de ser el primer catalán en conseguir los catorce ochomiles, ¿qué importancia le das?
Es un aliciente más, sobre todo para intentar vender el proyecto. Además, considero que soy quien tiene más posibilidades, porque soy quien tiene más ochomiles. Pero bueno, tampoco son fáciles; hay que estar allí y hay que hacerlos.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.