EXPLORANDO

Nueva ruta rusa a la Muztagh Tower (7.284 m)

Dmitry Golovchenko, Alexander Lange y Sergey Nilov inauguran la primera línea en la cara noreste de la Muztagh Tower en la quinta ascensión absoluta a esta inaccesible montaña. Invirtieron 17 días en la pared, utilizando un estilo ligero.

| No hay comentarios |

La expedición rusa formada por Dmitry Golovchenko, Alexander Lange y Sergey Nilov ha conseguido abrir este verano una nueva ruta en la cara sureste de la Muztagh Tower (7.284 m), en Pakistán. Se trata de la primera línea trazada sobre dicha vertiente y la tercera de esta inaccesible montaña, que ha recibido sólo cinco ascensiones en toda la historia. También es la primera ruta nueva abierta allí desde 1956. Todo ello, en una aventura en estilo ligero, con 17 días en la pared y sin dejar nada de material tras de sí.

Dmitry Golovchenko, Alexander Lange y Sergey Nilov llegaron a los pies de la Muztagh Tower para llevar a cabo su primera escalada a más de 7.000 metros de altura, bajo la dirección de Sergey Kotachkov, que permaneció en el campo base durante el tiempo que sus camaradas se enfrentaron a la pared. El mal tiempo fue una de las constantes de la expedición, que experimentó 12 días de malas condiciones y menos de una semana de meteorología favorable.

En principio, tenían previsto empezar su escalada el día 8 de agosto, aunque la aplazaron hasta el día siguiente por el citado mal tiempo. El día 9 amaneció bueno y iniciaron la ascensión desde la cota 5.300 m, aunque unas horas más tarde, el cielo se volvía a cubrir y los tres escaladores comenzaban a sufrir los rigores de su aventura. Golovchenko, Lange y Nilov llevaban un petate de 30 kilos, una sola tienda para vivaquear y cuatro cuerdas en total, dos estáticas y dos dinámicas. Ante ellos, 2.000 metros de pared, con una verticalidad de impresión.

Los primeros tramos de la nueva ruta recorren una pendiente de nieve y hielo de 60-65º, para reseguir después una afilada y vertical arista en el pilar de la cara noreste de la Muztagh Tower. Per las mayorers dificultades se hallan a partir de los 6.500 metros, cuando empieza la torre propiamente dicha, vertical y a tramos desplomada roca cubierta de hielo y nieve.

Los alpinistas rusos apuntan que el tramo clave de la ruta se encuentra entre los 6.700 m y los 6.900 m. Una zona en la que no tuvieron más remedio que seguir subiendo directamente al no encontrar otra salida por ninguna parte. El día 24 de agosto consiguieron alcanzar la arista cimera, que se les hizo más larga de lo que pensaban. Esa noche ya se habían quedado sin comida. El 25 de agosto agotaron también las reservas de gas, aunque conseguían llegar a la cima.

El agónico descenso, sin víveres ni combustible y chupando nieve para intentar mitigar la sed, duró 24 horas y se desarrolló a través de un itinerario paralelo a la arista de la ascensión por su derecha, rapelando cascadas de hielo.

Una montaña con mucha historia

La historia de la atracción alpinística por la Muztagh Tower empieza tan pronto como en 1909, cuando una fotografía del fotógrafo y montañero italiano Vittorio Sella desde el Baltoro durante una expedición al K2 (publicada en un libro de 1941) fascinó a la comunidad de alpinistas. La primera y segunda ascensiones llegaron en 1956, cuando sendas expediciones británica y francesa se disputaron el honor de ser los pioneros en su cumbre. Los británicos John Hartog, Joe Brown, Tom Patey e Ian McNaught-Davis se llevaron el gato al agua a través de la ruta de la arista noroeste, con sólo cinco días de ventaja sobre los franceses Guido Magnone, Robert Paragot, André Contamine y Paul Keller, quienes hollaron la cima a través de la cara este.

La primera repetición de la ruta británica –la francesa sigue sin repeticiones- no llegó hasta 1984, a cargo de sus compatriotas Sandy Allan, Tony Brindle, Mal Duff y Jon Tinker; mientras que los suecos Goran Kropp y Rafael Jensen harían la tercera ascensión también por esa ruta en 1990. A lo largo de los últimos 22 años, varias expediciones han intentado la Muztagh Tower sin éxito, entre las que destaca la de los eslovenos Pavle Kozjek, Gregor Kresal y Dejan Miskovic que terminó con la muerte de Kozjek al romperse una cornisa bajo sus pies y con el rescate de Miskovic tras un peligroso descenso en solitario y pasar dos noches a la intemperie.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.