‘PEINE PLANCHER’ (1.200 M, ED, WI6, M6)

Mathieu Détrie, Pierre Labbre y Benjamin Védrines abren una gran línea al Pandra (6.700 m)

Segunda ascensión absoluta de este pico de la zona del Kangchenjunga (Nepal) para los tres guías franceses, que trazan Peine plancher (1.200 m, ED, WI6, M6). Necesitaron tres días en estilo alpino.

Autor: Desnivel.com | No hay comentarios | Compartir:
Un tramo de la ascensión a la cara noreste del Pandra  (Foto: Pandra 2017)
Un tramo de la ascensión a la cara noreste del Pandra

El alpinismo francés está de enhorabuena. Después del éxito de la Banda de los Bigotes en la cara sur del Nuptse, ahora le ha tocado el turno a la Banda de los Calvos en un remoto y aislado pico llamado Pandra (6.700 m). Mathieu Détrie, Pierre Labbre y Benjamin Védrines han abierto en su cara noreste Peine plancher (1.200 m, ED, WI6, M6), una ruta técnica que combina tramos de corredores con secciones de hielo.

Situada en la zona del Kangchenjunga, esta montaña sólo había sido escalada una vez anteriormente, a cargo de una expedición danesa en 2002 que ascendió la vertiente sur. El año pasado, una cordada japonés trató de estrenar la atractiva cara noreste, pero se tuvieron que retirar a unos 300 metros de la cima.

Mathieu Détrie, Pierre Labbre y Benjamin Védrines eligieron esa misma pared, aunque su línea es original y totalmente diferente de la que siguieron los japoneses en su intento de 2016.

CB bajo y lejano

La primera dificultad para enfrentarse al Pandra es la ubicación de su campo base, situado a una altura de 5.140 metros y bastante lejos de la pared propiamente dicha. De hecho, la montaña no es visible desde ese CB, con lo que los tres guías franceses tuvieron que instalar un menos confortable campo base avanzado a la orilla de un lago a 5.500 metros desde el que lanzarían su intento.

Llegaron al CB el 6 de octubre y tuvieron el CBA montado el 7 de octubre. Invirtieron las dos siguientes jornadas en aclimatar y pasaron una noche a 6.100 metros. Tras un descanso de cuatro días en el campo base, el 15 de octubre se desplazaron al CBA y el 16 de octubre se levantaron a las 6:00 horas para partir a por su objetivo a media mañana.


 

Se encontraron con unas condiciones bastante secas, aunque no tanto como se esperaban por las fotografías de los japoneses. Descartaron una línea de hielo bien formado y de dificultad extrema a unos 200 metros para concentrarse en los corredores que ya habían analizado previamente.

Tres días en la montaña

Ese primer día de ascensión subieron hasta los 6.000 m, donde montaron su primer vivac. A continuación, superaron otros 400 metros, para vivaquear de nuevo a 6.400 m. En su tercer día, alcanzaron la cumbre (6.700 m)  hacia las 14:00 horas, para descender inmediatamente hasta el glaciar de la base de la pared, donde llegaron a las 3:00 horas de la madrugada. El 19 de octubre regresaron sanos y salvos al campo base.

“Gracias a una méteo favorable y a condiciones de hielo ideales, la ascensión se desarrolló verdaderamente bien. Durante tres días buenos, pudimos escalar bonitos largos técnicos y exigentes sin sufrir demasiados riesgos objetivos. La incertidumbre de nuestro itinerario en el último largo, permitiendo alcanzar la pendiente somital, nos permitió mantener el suspense y la concentración hasta el final”, explicaban ellos mismos.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.