EXPLORANDO

Los rusos abren en la norte del Siguniang

Fastidiados porque Fowler y Ramsden se les adelantaran con la primera a la norte en 2002 con su “orgásmico” corredor (Piolet d’Or), un equipo ruso eligió el camino de la roca, aunque terminaron por la línea de sus antecesores.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
“ Bloody sunset“ Bloody sunset», la nueva ruta abierta por los rusos en la cara norte del Siguniang

Se trató de una amplia expedición procedente de tres localidades rusas: Moscú, San Petersbrugo, e Irkutsk. En total nueve escaladores divididos en tres cordadas con diferentes objetivos. Sólo una lo logró. Se trata de Valery Shamalo, Valdimir Molodzhen (de San Petersburgo) Denis Sushko y Andrey Mursyshev (de Moscú).

La ruta se llama “ Bloody sunset» y presenta 1.650 m de longitud para resolver 1.250 m de desnivel. Las dificultades máximas son A4, en un tramo de ganchos, y WI5/M5. Las medias de dificultad, A3 y WI4/M4, junto con una inclinación media de 70° y máxima de 80° definen lo que en su “idioma” es 6B, la mayor dificultad de la escala rusa.

Andrey Mursyshev relata la expedición:

“Estaba un poco fastidiado porque la pared se había escalado antes, pero Fowler y Ramsden habían evitado el muro de roca a través de su corredor de hielo, con repisas. Nuestro objetivo era escalar el muro de roca directamente por su parte más larga. Y lograrmos resolver aproximadamente la mitad del proyecto. Después de 14 tiradas, nos pasamos al hielo en el corredor que abrieron los británicos y desde aquí seguimos por su ruta”. La actividad comenzó el 5 de octubre, para llegar en dos días (dos cordadas) a la cumbre el 21 y 22 y descender el 23.

“En general, fue un expedición rusa grande, procedente de 3 localidades, Moscú, San Petersburgo, y de Irkutsk. Éramos 9 escaladores divididos en 3 equipos, dos formados por dos personas, y otro de cinco. A los tres días de estar en nuestro campamento base, Evgeny Korol, cogió un resfriado que se convirtió en un edema pulmonar el mismo día. Le evacuamos rápidamente y ahora éramos dos equipos de dos personas, y uno de cuatro. Dos de San Petersburgo, Svetlana Gutsalo y Alexey Gorbatenkov, querían escalar la cara sur en estilo alpino e intentaron casi la misma ruta que en el mes de noviembre logró el equipo chino formado por Yan Dongdong y Zhou Peng. Llegaron a aproximadamente 5.800 metros, pero tuvieron que volver porque hubo una fuerte tormenta de nieve”.


 

“Otra cordada, Evgeny Bashkirtseff y Denis Veretenin de Irkutsk, y la nuestra (Valery Shamalo, Vladimir Molodozhen (de San Petersburgo), Denis Sushko, y yo (de Moscú), comenzamos a escalar la cara norte el 5 de octubre. Nosotros elegimos la única línea fisurada obvia que va desde la parte inferior de la pared a la cornisa de Fowler. La gente de Irkutsk comenzó 100 metros a nuestra izquierda”.

Expedición rusa a la cara norte del SiguniangExpedición rusa a la cara norte del Siguniang

“En dos días ambas cordadas habíamos escalado cuatro largos. Después se desató una tormenta (la misma que frenó al equipo de la cara sur). Bastantes avalanchas fuertes sacudieron nuestras hamacas. Tuvimos que quitar la nieve de la tienda durante toda la noche para mantenernos a salvo. A la mañana siguiente vimos que el equipo de Irkutsk se retiraba. Nos dijeron por radio que un alud había cargado contra sus posición con fuerza y había roto dos anclajes. Les pilló por sorpresa y Bashkirtseff, que no estaba asegurado, tuvo suerte al conseguir agarrarse a la hamaca. En general, desde entonces, tuvimos nieve casi todas las noches y dormimos a medias”.

“En la pared, la temperatura estuvo bajo cero todo el tiempo. Debido a la orientación noroeste era más frecuente el mal tiempo, ya que la pared tiene poca exposición al sol. La variación de temperatura a lo largo de la escalada fue drástica, se sentía cada 100 metros. Nunca había experimentado esto antes. Tal vez, esto se deba a la diferencia de altitud de 500 metros entre el Siguniang y las cumbres vecinas”.

Por debajo de la cumbre, el frío era feroz, puede que hasta -30°C, incluso durante el día (aunque no puedo decirlo exactamente ya que no teníamos termómetro). Todos sufrimos congelaciones en los dedos de los pies, afortunadamente de grado 1 o 2, no más”.

“Sólo pudimos escalar en libre al llegar al hielo. En roca, conseguimos resolver en artificial un largo al día. Era un ritmo mucho más lento de lo previsto y cada vez estábamos más desesperados por llegar a la cumbre. Por último, tuvimos que sacrificar nuestros billetes de avión de regreso”.
“La roca tiene posibilidades suficientes para permitir largos pasajes en libre si el tiempo fuera bueno. Pero en esas condiciones climáticas, incluso en grietas fáciles colocar friends era difícil porque estaban taponadas de hielo. La elección era o limpiar la grieta de hielo o dejar los friends y usar clavos. Cualquier solución era lenta. En el centro de la pared teníamos una sección de 100 metros de roca lisa donde necesitamos perforar para usar los ganchos”.

“Debido a la falta de tiempo, seguimos la vía de Fowler. Cuando llegamos a ella, nuestra vida mejoró ya que escalamos cuatro largos el primer día. Al día siguiente hicimos un intento de ascenso a la cumbre, pero subestimamos la sección de hielo aún no escalada. Era una fina capa de hielo delicado sobre la roca. Denis Sushko tardó 3 horas en ascender. Sufrió dos caídas, una de unos 15 metros. Después de eso ya era tarde para para llegar a la cumbre, pero dejamos una cuerda fija”.
“Al día siguiente, Denis se sentía demasiado cansado para escalar y nos dividimos en dos cordadas. Valery y Vladimir llegaron a la cumbre ese día a las 5 de la tarde del 21 de octubre. Denis y yo lo hicimos al día siguiente. Bajamos por la línea de ascenso y tardamos un día”.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.