Los polacos del K2 invernal 2020, ni con Urubko ni sin Urubko

El coautor de la primera invernal al Everest y miembro del Comité de Alpinismo de la Federación Polaca de Montañismo, Leszek Cichy, no descarta la participación de Denis Urubko en la expedición polaca que intentará la primera al K2 invernal en 2019-20.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Leszek Cichy en el Everest (invierno 1980)
Leszek Cichy muestra a su regreso cima del Everest (invierno 1980), la nota que dejó en la cima el año anterior el suizo Ray Genet que moriría en el descenso de la cima (2 octubre 1979)   © Bogdan Jankowski

Todavía no hace ni una semana que el invierno 2019 ha terminado y las expediciones que pretenden la primera al K2 invernal en 2020 ya empiezan a calentar motores. Álex Txikon se despidió del campo base con un “hasta luego”, Vassili Pivtsov y Artem Braun no descartan regresar si encuentran los fondos, los polacos llevan un año planeando otro intento bajo el liderazgo de Piotr Tomala y Denis Urubko ya ha incluido en su calendario un intento al K2 para febrero de 2020 tras bajarse del Broad Peak (programado entre el 15 de diciembre y el 5 de febrero).

Así las cosas, las especulaciones ya circulan sobre si Denis Urubko volverá al K2 invernal con la expedición polaca o bien si lo hará con algún otro equipo o por cuenta propia. Todas las opciones están abiertas, incluso la polaca, a pesar del mal final que tuvo Denis Urubko con los polacos liderados por Krzysztof Wielicki el año pasado, cuando lanzó un intento en solitario sin permiso (hasta los 7.600 m) antes de abandonar.

Leszek Cichy no descarta a Urubko

Así lo ha manifestado Leszek Cichy. El autor junto con Wielicki de la primera invernal del Everest en 1980, es miembro del Comité Alpinismo de la PZA (Federación Polaca de Montañismo) y ha adelantado a Przeglad Sportowy algunos detalles de la expedición que liderará Piotr Tomala a nueve meses vista.

Aunque no habrá nombres oficialmente hasta mediados de mayo, Leszek Cichy confirma que están abiertos a incluir alpinistas punteros de otras nacionalidades en su equipo. De hecho, considera que es más beneficioso para sus patrocinadores integrar en su expedición a esos alpinistas –a riesgo de que la primera al K2 invernal no sea exclusivamente polaca–, debido a la mayor repercusión mediática que tendría, sobre todo si esos mismos alpinistas llevan a cabo una expedición por su cuenta.

En cuanto al caso de Denis Urubko específicamente, Leszek Cichy reconoce que “es un secreto a voces” que se está considerando la posibilidad de que vuelva a formar parte del equipo. “El problema es que algunos miembros de la expedición del año pasado no quieren ir al K2 invernal si va Denis Urubko, mientras que otros no quieren ir si no va Denis Urubko”.

En cualquier caso, la solución a su modo de ver sería acordar de forma muy precisa y con una buena antelación las condiciones de su participación, para evitar malentendidos y salidas de tono. Además, asegura que controlarán más estrictamente las comunicaciones desde el campo base y que toda la información acerca de la expedición se centralizará desde un servicio de prensa.

Ir muy pronto y hacer dos equipos

En cuanto a los detalles básicos de la expedición, Leszek Cichy asegura que la experiencia dicta que un intento al K2 invernal debe empezar a trabajar la montaña necesariamente el primer día de invierno para tener posibilidades. De este modo, apuesta por instalar el campo base incluso antes de que empiece el invierno y ponerse a trabajar en la ruta el 21 de diciembre, para aprovechar de este modo cualquier ventana de buen tiempo, incluso en enero. El año pasado, los polacos llegaron al K2 a finales de diciembre, mientras que las expediciones de este invierno lo hicieron a mediados de enero.

Sin embargo, es consciente de que una larga estancia en el campo base mina las fuerzas de los alpinistas, que no tienen opciones de recuperación ante las rigurosas condiciones meteorológicas que se viven allí. A pesar de que Piotr Tomala ha dejado caer que quizás utilicen el sistema de los iglús como hizo este invierno Álex Txikon, Leszek Cichy añade que la expedición se podría dividir en dos equipos.

Un primer equipo se encargaría de equipar la primera parte de la ruta y montar los campamentos de altura. Mientras tanto, el segundo equipo, formado por los alpinistas más fuertes, llevaría a cabo la aclimatación en el clima estival de los Andes, ascendiendo el Aconcagua o el Ojos del Salado, para llegar al K2 durante la segunda quincena de enero para ir directamente a por la parte alta de la montaña. En este sentido, vale la pena recordar que nadie en invierno ha pasado de los 7.650 m, es decir, nadie se ha acercado a menos de unos 1.000 metros verticales de la cima (8.611 m).

Esta organización podría dar pie también a que Denis Urubko se integrara en la expedición tras su intento al Broad Peak, aprovechando esa ascensión como aclimatación.


 
Lecturas relacionadas
Revista Desnivel nº 369

Desnivel nº 393

En este número: primera invernal al Mt. Macdonald. Los Pou en Patagoni…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

Novedades editorial

Últimas noticias