BUENAS CONDICIONES

Los nepalíes completan la primera ascensión invernal al K2

Nirmal Purja, Gelje Sherpa, Mingma David Sherpa, Mingma Tenzi Sherpa, Pem Chhiri Sherpa, Dawa Temba Sherpa, Mingma Gyalje Sherpa, Dawa Tenzin Sherpa, Kili Pemba Sherpa y Sona Sherpa han hecho cumbre este sábado a las 17:00 horas.

Autor: | 16 comentarios | Compartir:

Hoy sábado 16 de enero de 2021, un grupo íntegramente nepalí formado por diez miembros de tres expediciones diferentes ha logrado la primera ascensión invernal al K2, el último gran desafío en el ochomilismo. Cuatro décadas después de la primera invernal del Everest (primer ochomil que se escaló en invierno), se cierra un ciclo y las catorce cimas principales más altas del mundo ya han sido ascendidas en la estación más fría del año.

El grupo de cima que ha llegado hoy a los 8.611 metros del K2 estaba formado por diez alpinistas, todos ellos nepalíes, procedentes de tres expediciones diferentes: Nirmal ‘Nims’ Purja, Gelje Sherpa, Mingma David Sherpa, Mingma Tenzi Sherpa, Pem Chhiri Sherpa, Dawa Temba Sherpa (los seis de la expedición liderada por Nims), Mingma Gyalje Sherpa, Dawa Tenzin Sherpa, Kili Pemba Sherpa (los tres de la expedición de Mingma G) y Sona Sherpa (de Seven Summit Treks).

Partían alrededor de la una de la madrugada desde el C3 (7.350 metros), superaban el Cuello de Botella (8.200 m) sobre las seis de la mañana y se han plantado en la cima a las cinco de la tarde, con la puesta de sol. Habían planeado detenerse diez metros por debajo de la cima para reagruparse allí y coronar todos juntos. Algunos detalles importantes están todavía pendientes de confirmación, sobre todo el hecho de si alguno de los diez nepalíes ha ascendido sin usar oxígeno suplementario.

Todavía están en la zona más alta de la montaña y les espera un complicado descenso que deberán hacer de noche.

Nirmal Purja ascendió al K2 invernal sin oxígeno suplementario
Quiénes son los diez nepalíes de la cumbre del K2 invernal


 
18/01/2021

El día a día de la expedición

La cima invernal del K2 ha sido el resultado del trabajo conjunto de varias expediciones desde principios de diciembre. Cuando Mingma Gyalje Sherpa llegó al CB junto con Dawa Tenzin Sherpa y Kili Pemba Sherpa, el 18 de diciembre, la ruta ya había sido equipada hasta el C1 (6.050 m) por John Snorri y Ali Sadpara padre e hijo.

Mingma G y sus compañeros se calzaron los crampones por primera vez el 21 de diciembre, primer día del invierno, y al día siguiente ya conseguían alcanzar el C2 (6.700 m), por encima de la Chimenea House.

El 21 de diciembre llegaron al CB los primeros sherpas de la expedición de Seven Summit Treks, mientras que el día de Navidad lo hacía el equipo de Nirmal Purja. Tanto él como sus cinco sherpas (Mingma ‘David’ Sherpa, Mingma Tenzi Sherpa, Dawa Temba Sherpa, Pem Chhiri Sherpa y Gelje Sherpa) se sumaron a Mingma G, Dawa Tenzin Sherpa y Kili Pemba Sherpa en la salida a la montaña del 27 de diciembre. El día 30, y bajo unas condiciones de frío extremo, Mingma G, Dawa Tenzin Sherpa, Kili Pemba Sherpa, Nirmal Purja y Mingma Tenzi Sherpa marcaban una punta de altura de 7.000 metros antes de descender todos al campo base.

Un equipo de Seven Summit Treks tomó entonces el relevo. Pasang Nurbu Sherpa, Lakpa Temba Sherpa y Sona Sherpa ganaban unos pocos metros el 2 de enero, para llevar las cuerdas fijas hasta 7.050 m. Pasaron allí una noche, esperando que el viento les permitiera llegar al C3, pero no fue posible.

El viento sopló con demasiada fuerza durante una semana. El 10 de enero, Nirmal Purja comprobó los destrozos que había provocado en el C1 y el C2.

El 12 de enero, el equipo de Nirmal Purja al completo, reforzado con Pasang Nurbu Sherpa y Sona Sherpa, volvían a la montaña con una excelente ventana de buen tiempo. Su intención era equipar hasta C4. El 13 de enero, el equipo de Mingma G también se puso en marcha, tras saber que su depósito de material a 7.000 m se había salvado del viento. Los diez nepalíes consiguieron llegar al Hombro (7.600 m) el 14 de enero.

Ayer 15 de enero, Mingma G, Mingma ‘David’ Sherpa, Mingma Tenzi Sherpa y Sona Sherpa todavía fueron más allá. Entre los cuatro llegaron a instalar C4 y marcar una punta de altura de 7.800 metros antes de regresar al C3 (7.350 m) desde donde han lanzado hoy el ataque de cima.

La historia del K2 invernal

Esta ascensión pone fin a 33 años de intentos, en los que siete expediciones habían sido rechazadas por la montaña. De hecho, hoy ha sido la primera vez que se alcanzaban los 8.000 metros en el K2 invernal, puesto que la máxima altitud hasta ahora la había marcado Denis Urubko, con sus 7.800 metros de 2003.

Repasamos a continuación el histórico de las expediciones al K2 invernal:

1987-88: Polacos, canadienses y británicos

La primera expedición en intentarlo estuvo dirigida por el polaco Andrzej Zawada en invierno de 1987-1988. Aquel equipo estuvo formado por 23 alpinistas de nacionalidad polaca (trece), canadiense (seis) y británica (cuatro). Llegaron en diciembre al campo base, donde tuvieron que llegar a cavar túneles para acceder a sus tiendas enterradas bajo la nieve. Permanecieron 80 días en el campo base, de los cuales sólo registraron diez jornadas de buen tiempo. Sufrieron congelaciones, algunas de sus tiendas fueron barridas por el viento y sus cuerdas desaparecieron bajo la nieve… La mayor altitud que alcanzaron antes de retirarse fueron los 7.300 metros de su C3, en dos incursiones: la primera el 2 de marzo a cargo de los polacos Leszek Cichy y Krzysztof Wielicki, y la segunda el 6 de marzo protagonizada por el británico Roger Mear y el canadiense Jean-François Gagnon.

2002-03: Polacos y ex soviéticos

Quince años pasaron hasta que Krzysztof Wielicki se puso al frente de una expedición para regresar al K2 en invierno de 2002-2003. En aquella ocasión, el equipo estaba compuesto por 19 alpinistas de nacionalidad polaca (quince), kazaja (dos), georgiana (uno) y uzbeka (uno), aunque hubo varias deserciones a media expedición. En esta ocasión, la vanguardia consiguió llegar hasta el campo 4, que instalaron a 7.650 m, y estuvo formada por los polacos Marcin Kaczkan y Piotr Morawski y el kazajo Denis Urubko, quien marcó una punta de altura de unos 7.800 m. Los vientos huracanados no dieron tregua a la expedición, que se retiró tras un ataque a cumbre a finales de febrero, abortado cuando Denis Urubko y Marcin Kaczkan descubrieron que ese C4 había volado. Después de pasar una mala noche en la tienda de emergencia que llevaban, Kaczkan empezó a mostrar síntomas de edema cerebral, lo que llevó a los dos alpinistas a dar marcha atrás. En su camino, se encontraron a Wielicki, que subía con bebida caliente y medicinas desde el C3, donde había pasado la noche. Los tres descendieron juntos y no hubo más intentos.

2011-12: Rusos y ex soviéticos

La tercera tentativa, en invierno de 2011-2012, tuvo la firma rusa de su líder Viktor Kozlov y 16 miembros. El fortísimo equipo progresó muy bien durante el primer mes y medio de expedición. El 31 de enero, Iljas Tukhvatullin, Andrew Mariev y Vadim Popovich consiguieron fijar cuerda hasta los 7.200 metros. Sin embargo, aquel mismo día, su compañero Vitaly Gorelik se vio afectado por congelaciones en los dedos de ambas manos, coincidiendo con la llegada de mal tiempo. Las condiciones meteorológicas no permitieron su evacuación en los siguientes días, hasta que finalmente falleció y la expedición fue cancelada.

2014-15: Permiso cancelado

En 2014, se disparó la expectación cuando Denis Urubko anunció que iba a volver al K2 invernal con dos compañeros tan expertos como Adam Bielecki y Álex Txikon. El alpinista (para entonces nacionalizado ruso), no quería regresar a Pakistán en aquel momento, por temor a la inseguridad, y escogió la vertiente norte. Sin embargo, a pocos días de partir, las autoridades chinas denegaron los permisos de ascensión y la expedición se tuvo que cancelar.

2017-18: Polacos

Después de la ascensión invernal al Nanga Parbat protagonizada en febrero de 2016 por Álex Txikon, Ali Sadpara y Simone Moro, todas las miradas se posaron de nuevo sobre el K2. Tardaron dos años los polacos en organizar una nueva expedición invernal al último ochomil pendiente, de nuevo liderada por Krzysztof Wielicki e integrada por un gran equipo en el que no faltaban estrellas como Adam Bielecki o Denis Urubko (ahora nacionalizado polaco) además de otros ocho alpinistas polacos y cinco porteadores de altura pakistaníes. El desarrollo de la expedición fue muy accidentado, con rescate exprés en el Nanga Parbat, varios accidentes por caídas de piedras, cambio de ruta y motín de Denis Urubko, que lanzó un ataque en solitario sin permiso con el que marcó el punto más alto de la expedición, alrededor de los 7.600 m, donde tuvo que darse la vuelta ante la llegada anticipada de una tormenta. Después de aquello, Urubko abandonó el campo base, y a los pocos días Krzysztof Wielicki anunciaba el fin de la expedición.

2018-19: Doble expedición ruso-kazajo-kirguís e hispano-polaco-nepalí

La temporada invernal 2018-2019 fue excepcional en todos los sentidos. Era la primera vez que dos expediciones coincidían con el K2 invernal como objetivo y comenzó más tarde que nunca. Nadie llegó al campo base antes del 14 de enero: aquel día lo hicieron Vassili Pivtsov, Artem Braun junto con otros cinco alpinistas procedentes de Rusia (Roman Abildaev y Konstantin Shepelin, además de Braun), Kazajistán (Dmitry Muraviov y Tursunali Aubakirov, además de Pivtsov) y Kirguistán (Mikhail Danichkin); dos días más tarde, se instalaban Álex Txikon y sus compañeros Félix Criado (España), Pawel Dunaj, Marek Klonowski (Polonia) y los sherpas Nuri, Chhepal, Geljen, Wallung y Pasang. Con la expedición comenzada, se unirían a los grupos los kazajos Ildar Gabbasov, Akhat Smailov y Amaner Temirbayev, por un lado, y el polaco Waldemar Kowalewski, por el otro.

Pronto se observó que las dos expediciones no iban a colaborar, a pesar de compartir ruta por el espolón de los Abruzzos: instalaron líneas paralelas de cuerdas fijas. En el fondo, dos estrategias diametralmente opuestas. Por un lado, la expedición ruso-kazajo-kirguís aplicaría el típico estilo expedición de avances lentos y muchas salidas en altura incluso en condiciones meteorológicas poco recomendables. Por el otro, Txikon y los suyos esperarían buenas ventanas para realizar salidas más rápidas.

Al final, quien se llevó el gato al agua fue el K2 y la meteorología, que se combinaron para no dar ninguna opción a ninguno de los dos equipos. Los rusos lanzaron un último intento a principios del mes de marzo que llevó a Vassili Pivtsov, Artem Braun, Tursunali Aubakirov y Mikhail Danichkin hasta unos 7.500 metros. Álex Txikon todavía esperó unos días más, y a mediados de marzo lanzó su propio intento con el que llegó algo más arriba de 6.900 metros junto a los sherpas Pasang y Chhepal.

Por el camino, además de varios abandonos por problemas con la altura y alguna herida leve por desprendimientos de piedras y hielo, se repitió una circunstancia parecida a la del año anterior y un contingente del K2 salió de urgencia hacia el Nanga Parbat para intentar la localización y rescate de Daniele Nardi y Tom Ballard, que finalmente fallecieron en la montaña.

2019-20: Expedición internacional

El año en que más alpinistas se esparaban en el campo base del K2 fue finalmente el que tuvo el campo base más desocupado. Y es que la única expedición que finalmente concretó su actividad permaneció apenas quince días a los pies del coloso del Karakórum y se retiró en medio de una nube de controversia.

El nepalí Mingma Gyalje Sherpa fue el líder de un grupo multinacional, formado también por el islandés John Snorri, el chino Gao Li, el esloveno Tomaz Rotar, el pakistaní Sirbaz Khan y los sherpas Tamting, Pasang Mangel y Kili Pemba. Los problemas financieros retrasaron el inicio previsto de la expedición y el mal tiempo retrasó todavía más al grupo durante la aproximación. Así pues, no llegaron al campo base hasta el 22 de enero.

Con menos de dos meses de invierno por delante, realizaron un par de salidas a la montaña y John Snorri y Tomaz Rotar alcanzaron los 6.600 m antes de que Mingma Gyalje Sherpa decidiera cancelar la expedición y solicitar la evacuación en helicóptero. La falta de colaboración de sus compañeros (excepto Snorri), las dudas sobre los problemas físicos que adujeron para retirarse y los retrasos sufridos llevaron a Tomaz Rotar a calificar la expedición de “estafa”.


 
Lecturas relacionadas
Comentarios
16 comentarios
  1. Me encanta este video, no me canso de verlo. Para mí subir el K2 en invierno es casi como llegar a la Luna, con o sin oxígeno, y me alegro mucho que hayan sido los nepalíes. Y no uno ni dos, sino 10. El detalle de subirlo todos a la vez es impresionante. Y demuestran que son los mejores, como dice Nirmal Purja. Ya veremos cuándo alguien que no sea nepalí vuelve a hacer cima en invierno.
    Cuando escribo ésto, ya no hay posibilidades de encontrar con vida a Alí, John, Juan Pablo. Lo siento mucho. Cinco muertos intentando alcanzar la cima este invierno, para que luego le quiten valor a esta hazaña.

  2. https://www.youtube.com/watch?v=KkszaawGCi0&feature=emb_logo
    💪🏻💪🏻💪🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
    NO COMMENT..

  3. Entonces, de acuerdo con los puristas, Hillary y Tenzing no lograron nada porque subieron el Everest con oxígeno y llegaron solo hasta 6848 metros. Las montañas no son privilegio exclusivo de nadie, dejen que las asciendan como quieran, pues solo cada persona sabe cuáles son sus Annapurnas en su vida…

  4. Me alegro de la azaña (podian haher muerto todos si hay mal tiempo)……pero han subido DOPADOS CON OXIGENO EMBOTELLADO.
    MIS CONDOLENCIAS HACIA EL FALLECIDO SERGI MINGOTE.
    LA VERDAD ES QUE HAY QUE ESTAR MUY MAL DE LA CABEZA PARA SUBIR UNA MONTAÑA COMO EL K2

  5. Una ascensión legendaria que les deja a los protagonistas un merecido lugar en la historia de las montañas. Enhorabuena! y coincidiendo con la opinión de Simone Moro… los que le quiten valor ahí tienen el K2 para subirlo sin oxígeno y en estilo alpino este invierno o los siguientes. Bravo Nepal.

  6. Subir el Chogori en invierno es un hito. Subirlo con oxigeno sigue siendo un hito. Y continuara siendo un hito durante mucho tiempo. Recuerdo que los dias en invierno son muy cortos.

    Le recomiendo a Desnivel que censure cualquier comentario con un atisbo de falta de respeto. Tal y como ha hecho Twitter con 70,000 cuentas relacionadas con grupos politicos exaltados. La violencia verbal suele desencadenar la violencia fisica.

    A cualquier persona que tenga algo desagradable que decir, que se lo diga a si mismo. Yo no tengo ningun interes en leer comentarios que solo tienen el objetivo de herir la sensibilidad ajena.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.