EXPLORANDO

Los españoles, en los campos base de los ochomiles

Soria, Oiarzabal, Pauner, Edurne y sus compañeros ya están instalados en el campo base de la cara Sur del Everest-Lhotse. Ramos y Egocheaga han llegado también al punto de partida de las ascensiones al Makalu.

Autor: | 8 comentarios | Compartir:

Las expediciones españolas de esta primavera a los picos de más de 8.000 metros del Himalaya ya se encuentran en el campo base, terminando de instalarse y a punto para iniciar el trabajo en la montaña. El campo base más concurrido, en general y también entre los expedicionarios de nuestro país es el que comparten todas las expediciones que intentan el Lhotse y el Everest por su vertiente nepalí (cara Sur). Allí ya se ha formado la especie de pueblo que se organiza cada año, con la llegada de multitud de expediciones comerciales y de gente variopinta en busca de su sueño de subir (casi todos con la utilización de grandes cantidades de oxígeno artificial) al techo del mundo.

Casi confundidos entre todos ellos, se halla también el equipo de Edurne Pasaban, con sus compañeros Nacho Orviz, Asier Izaguirre y Ferran Latorre. Llegaron al campo base el sábado, tras el preceptivo trekking de aproximación y ya lo tienen todo listo para celebrar hoy la ceremonia de la puga. Según comenta la propia Edurne en su blog, inmediatamente después empezarán a tirar hacia C1, para iniciar el proceso de aclimatación. Unos primeros trabajos en la montaña que quizás deberá perderse Asier Izaguirre, que se tuvo que quedar en el saco por un proceso febril.

La alpinista guipuzcoana ha empezado a sufrir las incomodidades de la masificación, en la reunión de líderes de las expediciones del Everest, donde se encontró un ambiente tenso entre las 30 personas allí concentradas: “Han empezado a hablar de cuerdas, de sherpas, de cómo equipar la ruita, como si lo fueran a hacer ellos… cuando quienes van a hacer ese trabajo son los sherpas y apenas había alguno, y ninguno ha abierto la boca. En ese momento no podía más, me quería ir, menos mal que a mi lado estaba Willi Benegas que me ha dicho que tenga paciencia, que esto aquí es así. ‘¿Así?’ –le he dicho-, ‘pero que estamos tontos’. Todos discutían que si ellos ponían más sherpas para trabajar, que los otros ponían menos y nadie cedía”, narra Edurne.

Su conclusión es que “creo que no voy a salir mucho de nuestro campo base… lo más lejos que iré será hasta la cascada de hielo para subir. Voy a centrarme en el Everest y a disfrutar de la compañía del equipo, que creo que es lo que realmente merece la pena”.

Lhotse

Mientras tanto, en el mismo gran campo base pero con la mirada puesta en el Lhotse, el viernes llegaron los miembros de las varias expediciones españolas que comparten permisos de ascensión y logística de campo base. Carlos Soria, Juanito Oiarzabal, Carlos Pauner y sus compañeros Javier Pérez, Juanjo Garra y Manuel González ‘Lolo’ se encuentran plenamente instalados y preven empezar el camino hacia los campos bajos del Lhotse en pocos días.

Everest, cara Norte

En la vertiente tibetana del Everest, la expedición levantina de Juan Agulló, José Luis Trasobares Trasobares, Vicente García y José Antonio Alejo se encuentra en el campo base chino de Rombuk (5.150 m), a la espera de trasladarse al campo base avanzado, que es desde donde se empieza efectivamente a escalar la montaña por su cara Norte. “La previsión que teníamos para partir hacia el Campo Base Avanzado e  instalarnos allí para el 17 de abril se va a tener que retrasar unos días. Esto se debe a que el conjunto de sherpas de las distintas expediciones que se encuentran en la zona con las mismas intenciones que nosotros, han acordado trabajar en grupo con el fin de que el C.B.A sea instalado no antes del 20 de abril. Al menos esto nos permite mejorar día a día nuestra aclimatación”, comentan en su blog.

Makalu

Martín Ramos y Jorge Egocheaga, por su parte, llegaron el domingo al campo base del Makalu, junto al pamplonés Óscar Fernández y otros conocidos alpinistas como el rumano Horia Colibasanu o el esloveno Peter Hámor. Necesitaron un total de nueve jornadas para completar el trekking de aproximación y en estos momentos se encuentran instalándose en el campo base avanzado, después de una dura serie de porteos.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.