DE PUNTILLAS POR LA HISTORIA

Las primeras ascensiones femeninas a los ochomiles

Junko Tabei, Wanda Rutkiewicz, Liliane Barrard o Vera Komarkova son algunos de los nombres más relevantes de un capítulo de la historia del alpinismo poco reconocido. ¿Quiénes fueron las mujeres que realizaron las primeras femeninas a los ochomiles?

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Junko Tabei
Junko Tabei

Las primeras ascensiones absolutas de las montañas de más de 8.000 metros fueron realizadas por expediciones nacionales en el ámbito del “alpinismo de conquista”, según lo define Reinhold Messner. Todo ocurrió entre 1950 (Annapurna, primer ochomil) y 1964 (Shisha Pangma, el último).

Unos años más tarde, pasó casi de puntillas por la historia de este deporte un alpinismo que llevó la reivindicación femenina o feminista a los picos más altos del mundo. Entre 1974 y 1999, las cimas de los catorce ochomiles fueron holladas por mujeres, muchas de las cuales permanecen en un injusto anonimato histórico.

Repasamos todos sus nombres a continuación:

1. Manaslu (1974) – Naoko Nakaseko, Masako Uchida y Meiko Mori

Japón lideró la primera oleada de ascensiones femeninas a los ochomiles. Ya en 1974, las niponas Naoko Nakaseko, Masako Uchida y Meiko Mori se adjudicaron la primera cima femenina de un ochomil en el Manaslu.

De hecho, ese era el objetivo de una expedición exclusivamente femenina (12 mujeres) a excepción de los tres sherpas que las acompañaron en altura. Jangbu Sherpa alcanzó la cumbre con las tres japonesas, en un ataque a cumbre en el que falleció Teiko Suzuki y se dieron la vuelta Tomako Ito y Dawa Wangdu Sherpa.

La primera ascensión femenina sin oxígeno del Manaslu llegó en 1988, a cargo de la suiza Ursula Huber.


2. Everest (1975) – Junko Tabei

1975 fue declarado Año Internacional de la Mujer por la ONU y el único permiso que en aquella época Nepal otorgaba para el Everest correspondió a una expedición japonesa integramente por 15 alpinistas femeninas y acompañada por un nutrido equipo de filmación y comunicaciones.

Junko Tabei terminó coronando el 16 de mayo, en compañía de Ang Tshering Sherpa. La alpinista logró un enorme reconocimiento en Japón.

La primera ascensión femenina sin oxígeno del Everest se llevó a cabo en 1988, a cargo de la neozelandesa Lydya Bradey. A nivel histórico, también vale la pena destacar la ascensión de la británica Alison Hargreaves en 1995, en solitario y sin oxígeno.


3. Gasherbrum II (1975) – Halina Krüger Syrokomska y Anna Okopinska

Apoyándose también en el Año Internacional de la Mujer, el alpinismo polaco organizó una expedición íntegramente femenina a los Gasherbrums, apoyada por otra expedición masculina con objetivos diferentes por seguridad.

Bajo el liderazgo de Wanda Rutkiewicz, consiguieron la primera ascensión absoluta del Gasherbrum III (7.952 m) y la primera femenina del Gasherbrum II a cargo de Halina Krüger Syrokomska y Anna Okopinska.

Ellas fueron las primeras mujeres a quienes no acompañó ningún hombre en una cima de más de 8.000 m.


4. Annapurna (1978) – Irene Miller y Vera Komarkova

Bajo el liderazgo de Arlene Blum, se organizó la American Women’s Himalayan Expedition al Annapurna en 1978. Un total de 13 alpinistas (estadounidenses, con tres británicas y una checoslovaca) y tres sherpas formaron parte del equipo que finalmente alcanzó la cumbre el 15 de octubre.

Hollaron la cima Irene Miller y Vera Komarkova, así como Chowang Rinzi Sherpa y Mingma Tshering Sherpa. La expedición acabó en tragedia, con el fallecimiento dos días más tarde de las británicas Alison Chadwick-Onyszkiewicz y Vera Watson.

La primera ascensión femenina sin oxígeno del Annapurna no llegó hasta 1991, a cargo de Wanda Rutkiewicz.


5. Shisha Pangma (1981) – Junko Tabei

La famosa alpinista japonesa volvió a protagonizar una primera femenina a un ochomil años después de su éxito en el Everest. Lo hizo en el Shisha Pangma, cuya cima Junko Tabei alcanzó en compañía de los tibetanos Gyalbu y Ringqing Pingcuo.


 

6. Dhaulagiri (1982) – Lutgarde Vivijs

La expedición belga al Dhaulagiri de 1982 colocó a la primera mujer en la cima de este ochomil. Lutgarde Vivijs formó parte de la segunda cordada en el ataque a cumbre.

El 5 de mayo de 1982, coronaban Philip Cornelissen, Jan Van Hees, Rudy Van Snick y Ang Rita Sherpa. Al día siguiente, 6 de mayo, legó el turno de cumbre para Lutgarde Vivijs, junto a Marnix Lefever y Ang Jangbu Sherpa.


7. Gasherbrum I (1982) – Marie José Valençot

La primera femenina al Hidden Peak es probablemente una de las primeras ascensiones femeninas menos documentadas. La francesa Marie-José Valençot alcanzó la cumbre junto a su marido, el suizo Sylvain Saudan, que llevó a cabo el primer descenso integral en esquís de un ochomil desde la cumbre hasta el campo base.


8. Broad Peak (1983) – Krystyna Palmowska

Las alpinistas polacas Krystyna Palmowska y Anna Czerwinska lanzaron un ambicioso ataque a la cumbre del Broad Peak en estilo semi-alpino y con solo dos campamentos de altura. Czerwinska se dio la vuelta en el famoso Collado del Broad Peak, situado casi a 8.000 metros.

Por su parte, Krystyna Palmowska continuó hasta la cumbre, que compartió con los suizos Erhard Loretan, Fredi Graf, Marcel Ruedi y Stefan Wörner.


9. Cho Oyu (1984) – Vera Komarkova y Dina Sterbova

Después de su éxito en el Annapurna seis años antes, la checoslovaca Vera Komarkova reclutó a su compatriota Dina Sterbova para intentar la primera femenina del Cho Oyu. Lograron su objetivo el 13 de mayo, acompañadas por Ang Rita Sherpa y Nuru Sherpa.

La primera femenina sin oxígeno del Cho Oyu correspondió a la francesa Véronique Périllat, en 1988.


10. Nanga Parbat (1984) – Liliane Barrard

Liliane Barrard y su marido Maurice Barrard tuvieron su momento mediático en los años ochenta, cuando fueron conocidos como “la pareja más alta del mundo”.

Juntos ascendieron el Gasherbrum II en 1982 y dos años después alcanzaron juntos la cumbre del Nanga Parbat, realizando Liliane la primera femenina de este pico.


11. K2 (1986) – Wanda Rutkiewicz y Liliane Barrard

La primera ascensión femenina del K2 en 1986 fue uno de los momentos culminantes de la trayectoria de Wanda Rutkiewicz. La alpinista polaca ya había organizado una expedición femenina a la segunda montaña más alta del mundo en 1982, que se quedó sin cumbre.

En esta ocasión, fue al K2 con los franceses Maurice Barrard, Liliane Barrard y Michel Parmentier. La ascensión progresó con lentitud, pero al final los cuatro miembros del equipo alcanzaron la cima el 23 de junio, sin ayuda de oxígeno suplementario.

Wanda Rutkiewicz se llevó el mérito de la primera femenina, al avanzarse a Liliane Barrard por treinta minutos. En el descenso, los Barrard se quedaron atrás y, con la entrada del mal tiempo, desaparecieron en la montaña.

Fueron vistos por última vez en su vivac cerca del Cuello de Botella (8.300 m). El cuerpo de Liliane Barrard fue localizado por una expedición coreana en un nevero a 5.330 metros un mes más tarde. El de Maurice Barrard apareció en 1998 en el glaciar sobre el campo base. Ambos descansan en el Memorial Gilkey a los pies del K2.


12. Makalu (1990) – Kitty Calhoun

La estadounidense Catherine Howell ‘Kitty’ Calhoun protagonizó en 1990 uno de los mayores logros del ochomilismo femenino en toda la historia. Ella organizó y lideró una ambiciosa expedición al Pilar Oeste del Makalu, una ruta muy técnica.

Finalmente, alcanzó la cima junto a John Schutt el 18 de mayo y se convirtió en la primera mujer en ascender una montaña que Liliane Barrard había estado a punto de coronar años antes.


13. Lhotse (1996) – Chantal Mauduit

La francesa Chantal Mauduit, integrada en una expedición internacional coliderada por el estadounidense Dan Mazur y el británico Jonathan Pratt, participó en el primer ataque a la cima del Lhotse junto con Tim Horvath y Mike Pearson.

El 9 de mayo alcanzaron C4 (7.800 m), pero al día siguiente Horvath y Pearson rehusaron continuar por el excesivo frío. Chantal Mauduit ascendió en solitario desde ese momento y alcanzó la cima el día 10 de mayo alrededor de las 14:00 horas.

La ascensión –llevada a cabo sin oxígeno suplementario ni la ayuda de sherpas– fue discutida por Ed Viesturs, testigo desde el campo base del Everest, pero confirmada por los compañeros de Mauduit, que sacó fotografías de la cima, justo por debajo de la cornisa somital (unos 5 o 10 metros por debajo de la cumbre).


14. Kangchenjunga (1998) – Ginette Harrison

El Kangchenjunga fue el último ochomil en recibir su primera ascensión femenina, que se demoró hasta 1998. Corrió a cargo de la estadounidense Ginette Harrison, integrada en una expedición internacional liderada por su marido Gary Pfisterer.

Cinco alpinistas participaron en el ataque a cima final desde el C4 (7.900 m) el 18 de mayo. A las 4:30 horas dejaron el C4 y fueron alcanzando la cumbre escalonadamente a partir de las 11:30 horas: Jonathan Pratt, Christopher Shaw, Tim Horvath y finalmente Ginette Harrison, después de que Pfisterer se diera la vuelta a 8.400 m.


 
Lecturas relacionadas
Comentarios
1 comentario
  1. ¿Ni un pequeño comentario de la primer mujer en conseguir los 14 ochomiles?
    Aunque fuera de pasada. Ya se que no fue la primera en ninguno.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias