DENIS URUBKO LLEGÓ A LOS 7.650 M EN 2003

La segunda mayor altura en la historia invernal del K2

Adam Bielecki y Denis Urubko han registrado una altura de 7.400 m en el Espolón de los Abruzzos. Solo el propio Urubko, con Marcin Kaczkan y Piotr Morawski llegaron más alto, hasta los 7.650 m en 2003.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Tiempo nuboso en el CB del K2 invernal (febrero 2018)
Tiempo nuboso en el CB del K2 invernal (febrero 2018)   Rafa Fronia

Adam Bielecki y Denis Urubko pasarán una segunda noche por encima de los 7.000 metros en el Espolón de los Abruzzos del K2 (8.611 m). Según las últimas informaciones difundidas por el líder de la expedición, Krzysztof Wielicki, la cordada formada por sus dos alpinistas más fuertes había alcanzado hoy la cota 7.400 m realizando tareas de reconocimiento de la ruta por encima del C3 antes de regresar a los 7.200 metros del día anterior para descansar de nuevo allí.

A continuación, el plan previsto es que ambos regresen mañana al campo base, con la fase de aclimatación completada y listos para realizar un intento a cumbre en la siguiente ventana de buen tiempo… A pesar de que algunas fuentes hablaban de un posible ataque a cima del dúo Urubko-Bielecki, en contra de las instrucciones de Wielicki, con poco margen meteorológico y una aclimatación escasa.

La segunda máxima altura

En cualquier caso, esta ascensión hasta los 7.400 metros de Adam Bielecki y Denis Urubko tiene cierta relevancia por sí misma, especialmente teniendo en cuenta los problemas y el desarrollo de la expedición, que se ha visto obligada a cambiar de ruta a medio camino. Y es que solamente una vez se había superado esa altura en el K2 invernal.

Precisamente, Denis Urubko también formó parte de aquella punta de lanza que en 2003 y también bajo las órdenes de Krzysztof Wielicki llegó un poco más alto, hasta los 7.650 m. En realidad, lo hizo en dos ocasiones aquel mes de febrero, integrado en la expedición polaca que intentaba el K2 invernal por la cara norte.

El día 12, Denis Urubko ascendió con Piotr Morawski hasta los 7.650 m, donde montaron un C4 provisional. Era una tienda en una pequeña arista rocosa cerca de la parte inferior del glaciar colgante que lleva hasta la cima por esa vertiente. La idea era que el siguiente equipo, formado por Maciej Berbeka y Darek Zaluski, lo reforzaran y equiparan… pero el mal tiempo no lo permitió.

El día 25 de febrero, en pleno ataque a cumbre, Denis Urubko volvió a pisar ese mismo emplazamiento, esta vez con Marcin Kaczkan. La sorpresa para ellos fue encontrarse con la tienda destruida. Se vieron obligados a dormir en la pequeña tienda de vivac que llevaban para intentar la cima, con un saco para los dos y sin aislante. La noche fue terrible y, por la mañana, Marcin Kaczkan mostró síntomas de edema cerebral, con lo que el teórico intento de cima se convirtió en una operación de rescate. Denis Urubko consiguió ayudar a descender a Kaczkan hasta unos 7.400 m, donde encontraron a Krzysztof Wielicki, que se sumó en el esfuerzo para continuar bajando. Esa tarde llegaron al C2 y pudieron usar el oxígeno de emergencia que habían llevado hasta allí otros dos compañeros, y todos descendieron al C1 esa misma noche. El 27 de febrero, la expedición fue cancelada definitivamente.

Los otros intentos no llegaron

La historia del K2 invernal solo cuenta con otros dos intentos, que no llegaron a los 7.400 m. En el primero de ellos, Andrzej Zawada lideró a un equipo de 23 alpinistas polacos, canadienses y británicos en invierno de 1987-1988. La mayor altitud que alcanzaron antes de retirarse fueron los 7.300 metros de su C3, en dos incursiones: la primera el 2 de marzo a cargo de los polacos Leszek Cichy y Krzysztof Wielicki, y la segunda el 6 de marzo protagonizada por el británico Roger Mear y el canadiense Jean-François Gagnon.

El segundo de ellos, fue el de la expedición rusa de 2011-2012. El 31 de enero, Iljas Tukhvatullin, Andrew Mariev y Vadim Popovich consiguieron fijar cuerda hasta los 7.200 metros. Sin embargo, aquel mismo día, su compañero Vitaly Gorelik se vio afectado por congelaciones en los dedos de ambas manos, coincidiendo con la llegada de mal tiempo. Las condiciones meteorológicas no permitieron su evacuación en los siguientes días, hasta que finalmente falleció y la expedición fue cancelada.


 
Comentarios
3 comentarios
  1. ¿Y subir al Cervino utilizando las maromas y los refugios no se considera alpinismo? Ellos, hasta donde subieron, lo hicieron con sus propios medios y sin preinstalar nada, parece. Sus compañeros venían equipando la ruta por detrás, que claro está, utilizarían o no a la bajada, que es donde tengo la duda, y por supuesto que es una gran ayuda psicológica, como Chicón, que sube sin pero rodeado de botellas de O2 para por si acaso.

  2. Si no me equivoco el estilo no es estrictamente alpino si se emplean cuerdas fijas y campamentos de altura ya preparados. Que alguien lo confirme por favor.

  3. Muy inteligentes estos dos. Cumplen con la misión de trabajar en la ruta, revisan la cuerda, aclimatan, exploran la ruta y cuando llega la oportunidad están a la altura justa y en el momento adecuado. Si inician el ataque a cumbre, en el c3 tiene que haber gente aclimatada para poder hacer un rescate por arriba de 7000m, si fuera necesario, y les deseo que el desgaste haya sido mínimo y la aclimatación máxima. Ahora bien, si consiguen subir a cumbre, creo que sería en estilo alpino,no? cargando con todo lo necesario, y al primer ataque. Ojo.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.