LA MUJER EN LAS EXPEDICIONES

¿La punta del iceberg? Emergen otros testimonios tras el artículo sobre Nirmal Purja

Las muchísimas reacciones al reportaje del New York Times que acusa a Nims Dai de conductas inapropiadas y abuso sexual incluyen alpinistas, agencias internacionales, patrocinadores y los testimonios de otras mujeres que apuntan a una situación preocupante.

Nirmal Purja en el K2 en 2019.
Nirmal Purja en el K2 en 2019.
| No hay comentarios |

La publicación del reportaje del New York Times que incluía el testimonio de dos mujeres que acusaban a Nirmal Purja de conductas inapropiadas y abuso sexual ha sido como abrir la caja de Pandora en el mundo de las expediciones. Las redes sociales han registrado un sinfín de reacciones. Algunas de ellas, las más preocupantes, provienen de otras mujeres que dejan entrever que este no sería un caso aislado, sino la punta del iceberg de un problema más generalizado.

Así lo apuntaba la misma Lotta Hintsa, protagonista del artículo, cuando indicaba en sus redes que “a partir de las veces que se ha compartido el artículo, han contactado conmigo varias mujeres que han experimentado algo similar. Quizás realmente vaya a haber un cambio si tan solo una fracción de esas historias ve la luz”.

También aparecía la figura de Alex Chovanak, una de las muchas mujeres entrevistadas bajo anonimato por las periodistas del New York Times para el citado artículo, que respaldaba las acusaciones y aseguraba que tenía pruebas documentales en forma de mensajes de texto y de sonido.

Yendo más allá del caso particular, la guía Melissa Arnot, que ha subido seis veces al Everest, una de ellas sin oxígeno en 2016, compartía una reflexión ilustrativa acerca del papel de las mujeres en las expediciones:

Como joven trabajando de guía de montaña, a menudo se esperaba de mí que contara el chiste o que yo misma fuera el chiste. Coquetear o ser excluida. Seguir la corriente y no causar problemas. Un supervisor me llamó «el paquete completo» mientras explicaba a los clientes por qué estaba bien encordarse con una chica joven y pequeña. Y yo sonreía y hacía mi papel.

Ahora me arrepiento de muchas cosas, pero en aquel momento me parecía la única forma de sobrevivir en un lugar en el que realmente quería estar. Y en cierto modo estaba en una posición de más poder, como guía que como clienta. He visto cómo se pedía a clientas que entraran en el juego de una coacción consentida mucho más insidiosa. Y se me rompe el corazón.

En este sentido, también va la opinión de AWExpeditions, una agencia dedicada exclusivamente a organizar expediciones femeninas:

En AWExpeditions no somos ajenas a las dinámicas de poder basadas en el género y a las agresiones en las montañas. Estamos profundamente preocupadas por los informes sobre la violencia sexual perpetrada por Nims contra las mujeres en las montañas. Desgraciadamente, podemos afirmar con seguridad, basándonos en muchas conversaciones informales, que este caso tan sonado no es más que la punta del iceberg de un problema sistémico en el montañismo. Cualquier estudio casual de la literatura contemporánea sobre montañismo demostrará lo mismo: desde Annapurna, de Arlene Blum, hasta No Shortcuts to the Top, de Ed Viesturs, pasando por High Exposure, del difunto David Breashears… son sólo algunos ejemplos entre muchos otros.

Acciones legales

Por su parte, Nirmal Purja, que ya negó la veracidad de las acusaciones, ha lanzado un nuevo comunicado a través de las Stories de su perfil de Instagram, donde tiene más de dos millones de seguidores. En él, anuncia que emprende acciones legales contra el New York Times:

Hoy hemos dado instrucciones a nuestro equipo jurídico para que siga adelante con los siguientes pasos en el procedimiento contra la publicación que hace acusaciones contra Nims. Mantenemos que esta investigación fue tendenciosa y claramente tenía una narrativa y un resultado predeterminados. Nos hemos comprometido con la publicación de buena fe y hemos aportado numerosas pruebas de Nims y de testigos que demuestran la falta de veracidad de todas las afirmaciones realizadas. La publicación ignoró parte de nuestras pruebas y su contexto, no publicó la declaración completa de Nims y rechazó nuestras ofertas de concertar entrevistas con testigos y traductores (tanto empleados como no empleados), limitándose a descartar de plano sus pruebas. Esto demuestra una malicia y una parcialidad increíbles contra Nims.

Para que quede claro, Nims niega inequívocamente las acusaciones.

Aunque entendemos que la seguridad de las mujeres es un tema emotivo y de enorme importancia en todos los ámbitos -no sólo en el de las actividades al aire libre-, las acusaciones, las especulaciones y los rumores no deberían prevalecer sobre el proceso legal. Para que la sociedad funcione debe ser justa e imparcial. La presunción legal es inocente hasta que se demuestre lo contrario: el resultado no debe juzgarse en el tribunal de la opinión pública, ni en el terreno de los «me gusta», los «compartidos» y los titulares «clickbait».

Nims está comprometido con la defensa de la diversidad y la inclusión en el entorno de la gran montaña y ha dedicado su carrera profesional al montañismo a hacer precisamente eso. La seguridad es su principal prioridad y ha dedicado su carrera de alpinista a ayudar a la gente a hacer realidad sus sueños.

A Nims le gustaría dar las gracias a todos los que le han apoyado y han estado a su lado: confiamos plenamente en que la verdad prevalecerá.

Reacciones de los patrocinadores de Nims

Con el paso de los días, la ola de opinión generada por el reportaje del New York Times ha llegado también a los patrocinadores de Nirmal Purja, así como a las agencias con las que Elite Exped (la agencia creada por Nims) comparte campamentos base y rutas temporada tras temporada.

Las reacciones de las agencias se han circunscrito a los operadores internacionales. Muchos de ellos, como Adventure Consultants, Furtenbach Adventures, Climbing the Seven Summits o Adrian Ballinger (responsable de Alpenglow Expeditions) no han dudado en condenar la violencia sexual contra las mujeres en la montaña. No ha habido ningún comentario ni reacción por parte de las agencias nepalíes. Eso sí, el periódico The Himalayan Times ha informado acerca de la petición del diputado Rajendra Bajgain al gobierno de Nepal para que prohíba la entrada de Nirmal Purja al país.

En cuanto a los patrocinadores, Osprey decidió rápidamente desvincularse de la imagen de Nims Dai, eliminándolo de su nómina de embajadores. Las marcas Grivel y Scarpa, mientras tanto, se tomaron unos días más hasta finalmente suspender las operaciones con Nirmal Purja temporalmente. No ha habido ninguna reacción de las dos mayores compañías que le prestan apoyo, Red Bull y Nike.

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.