EJEMPLO DE SUPERACIÓN

La historia de Rustam Nabiev, doble amputado de piernas, en el Manaslu

En un ejemplo de superación y bajo el mantra “sin excusas”, este ex militar ruso de 28 años alcanzó la cima de la octava montaña más alta del mundo exclusivamente a fuerza de brazos.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Rustam Nabiev, en la cima del Manaslu.
Rustam Nabiev, en la cima del Manaslu.   Col. R. Nabiev

En verano de 2015, con apenas 22 años de edad, la vida de Rustam Nabiev cambió completamente de la noche a la mañana. Aquella madrugada del mes de julio, el cuartel de Omsk (Siberia) donde dormía junto con sus compañeros de las Fuerzas Aerotransportadas del ejército ruso se vino abajo. Un total de 42 militares quedaron sepultados por los escombros: 23 fallecieron y otros 19 resultaron heridos de distinta consideración. Uno de ellos era Rustam Nabiev.

A resultas de aquel desgraciado accidente, provocado por la mala calidad de unas obras de reforma efectuadas en el edificio un año antes, aquel joven perdió las dos piernas. “Perdí las piernas pero no me perdí”, afirma en su descripción en redes sociales, donde añade que “prefiero una patada a la lástima”.

Su espíritu indomable lo han llevado a conseguir metas insospechadas en su condición. Lleva hasta las últimas consecuencias el lema “sin excusas”, que se puede leer en el enorme tatuaje inscrito en el costado de su musculado cuerpo. Su ejemplo ha calado y se ha convertido en instagrammer de pro, con casi 1,4 millones de seguidores en su cuenta, donde se le ve en la montaña y en la playa, divirtiéndose o en escenas familiares con sus hijas y su mujer, en silla de ruedas, con piernas ortopédicas o sin ellas.

Manaslu a fuerza de brazos

En el Manaslu, Rustam Nabiev ha levantado la admiración de muchos y ha sorprendido a todos. Si ya es complicado ascender un ochomil, resulta difícil de imaginar hacerlo sin piernas. De hecho, él mismo explica que no halló demasiada confianza en sus posibilidades por parte del resto de alpinistas. Su expedición ha durado 35 días y necesitó cinco jornadas desde el campo base en la ascensión final que lo llevó hasta la cumbre el 2 de octubre a las 10:00 horas de la mañana.

Así lo contaba él mismo en sus redes sociales:

Durante este tiempo, caminé sobre mis manos durante unas 50 horas y 35 km, dando más de 105.000 golpes con los piolets. “¿Es esto posible? ¿Cómo aguanté todo esto? ¿De dónde salió tanta fuerza?”, me pregunto yo mismo.

Casi nadie creyó en este proyecto. Todos se mostraron escépticos, especialmente los escaladores profesionales, diciendo: “bueno, déjenlos jugar, vayan (si lo hacen) al primer campamento y luego den la vuelta”. Y llegué allí, pero no me volví. Tenía más confianza en mí mismo, en mis fortalezas y capacidades. ¡Sabía que tenía suficiente fuerza para llegar hasta el final, que iba a aguantar, que no me echaría atrás a pesar de todos los que dudaban de nosotros y por el bien de los que creían en nosotros!

Durante todo el ascenso, solo dije tres veces que era difícil para mí, que estaba cansado. Fueron momentos de debilidad que me permití. Pero después de eso, con una ira aún mayor, continué caminando. Cuando llegué a la cima, no tenía emociones. No comprendía lo que había hecho… ¡Estaba en la cima de la octava cumbre más alta del planeta solamente con mis manos! Y lo primero que dije fue: “Tengo mucho miedo a las alturas”.

La toma de consciencia sólo llegó la noche en que bajé al campamento base. No podía dormir porque estaba digiriendo todo lo que me pasaba. Y de repente rompí a llorar. Acurrucado en posición fetal, lloré durante media hora sin parar. Sollocé, como si me hubieran quitado lo más preciado… Sollocé y jadeé. Todo lo que se había acumulado durante estos días estalló. Conseguí este ascenso gracias a un trabajo titánico. Pero no me arrepiento, porque fue mi camino, que pude vivir y sentir cada centímetro de él.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.