PARA EL INVIERNO 2017-2018

Krzysztof Wielicki aplaza un año la expedición polaca al K2 invernal

El gran alpinista polaco lo justifica por el poco tiempo disponible para los preparativos logísticos tras las dificultades por conseguir la financiación.

Autor: Desnivel.com | 1 comentario | Compartir:
Krzysztof Wielicki. 2016  (©Darío Rodríguez)
Krzysztof Wielicki. 2016

Muchas expectativas se habían generado ante el anuncio de Krzysztof Wielicki de que iba a dirigir una nueva expedición para intentar la primera ascensión invernal al K2 (8.611 m) este próximo invierno. El último de los ochomiles que se mantiene virgen en la estación más fría del año es un objetivo alpinístico extraordinario, para el que el experimentado alpinista polaco lo tiene todo planeado: una avanzadilla en verano y dos equipos coordinados en invierno, el primero de ellos para preparar la ruta y el segundo –formado idealmente por los mejores alpinistas a nivel internacional–, directamente para intentar la cumbre tras aclimatar en otro lugar.

Pero la financiación de estos ambiciosos planes ha sido un escollo difícil de superar. Ya en verano, surgieron algunos comentarios al respecto, especialmente tras el abandono del K2 de todas las expediciones, incluida la polaca, después de la avalancha que se llevó el C3. A principios de septiembre, Krzysztof Wielicki ya apuntaba en una emisora de radio polaca que todavía faltaban por llegar unos 160.000 euros para cubrir el presupuesto necesario y que los plazos empezaban a apretar.

Unas semanas más tarde, un comunicado publicado en la revista Taternik de la Federación Polaca de Montañismo confirmaba la cancelación de la expedición prevista para el invierno de 2016-2017 y su aplazamiento hasta el invierno que viene 2017-2018. La citada noticia especifica que dos empresas públicas patrocinarán la aventura, que contará también con el apoyo financiero de la propia federación.

Sólo tres expediciones invernales al K2

En la historia del alpinismo, ha habido tres intentos serios de conseguir la primera ascensión invernal al K2. La primera expedición en intentarlo estuvo dirigida por el polaco Andrzej Zawada en invierno de 1987-1988. Aquel equipo estuvo formado por 23 alpinistas de nacionalidad polaca (trece), canadiense (seis) y británica (cuatro). Llegaron en diciembre al campo base, donde tuvieron que llegar a cavar túneles para acceder a sus tiendas enterradas bajo la nieve. Permanecieron 80 días en el campo base, de los cuales sólo registraron diez jornadas de buen tiempo. Sufrieron congelaciones, algunas de sus tiendas fueron barridas por el viento y sus cuerdas desaparecieron bajo la nieve… La mayor altitud que alcanzaron antes de retirarse fueron los 7.300 metros de su C3, en dos incursiones: la primera el 2 de marzo a cargo de los polacos Lerzek Cichy y Krysztof Wielicki, y la segunda el 6 de marzo protagonizada por el británico Roger Mear y el canadiense Jean-François Gagnon.

Quince años pasaron hasta que Krysztof Wielicki se puso al frente de una expedición para regresar al K2 en invierno de 2002-2003. En aquella ocasión, el equipo estaba compuesto por 19 alpinistas de nacionalidad polaca (quince), kazaja (dos), georgiana (uno) y uzbeka (uno), aunque hubo varias deserciones a media expedición. En esta ocasión, la vanguardia consiguió llegar hasta el campo 4, que instalaron a 7.650 m, y estuvo formada por los polacos Marcin Kaczkan y Piotr Morawski y el kazajo Denis Urubko. Los vientos huracanados no dieron tregua a la expedición, que se retiró tras un ataque a cumbre a finales de febrero, abortado cuando Denis Urubko y Marcin Kaczkan descubrieron que ese C4 había volado. Después de pasar una mala noche en la tienda de emergencia que llevaban, Kaczkan empezó a mostrar síntomas de edema cerebral, lo que llevó a los dos alpinistas a dar marcha atrás. En su camino, se encontraron a Wielicki, que subía desde el C3 donde había pasado la noche con bebida caliente y medicinas. Los tres descendieron juntos y no hubo más intentos.

La tercera tentativa, en invierno de 2011-2012, tuvo la firma rusa de su líder Viktor Kozlov y 16 miembros.  El fortísimo equipo progresó muy bien durante el primer mes y medio de expedición. El 31 de enero, Iljas Tukhvatullin, Andrew Mariev y Vadim Popovich consiguieron fijar cuerda hasta los 7.200 metros. Sin embargo, aquel mismo día, su compañero Vitaly Gorelik se vio afectado por congelaciones en los dedos de ambas manos, coincidiendo con la llegada de mal tiempo. Las condiciones meteorológicas no permitieron su evacuación en los siguientes días, hasta que finalmente falleció y la expedición fue cancelada.

Desde entonces, ya han pasado cuatro inviernos sin expediciones al K2. El año pasado, se disparó la expectación cuando Denis Urubko anunció que iba a volver al K2 invernal con dos compañeros tan expertos como Adam Bielecki y Álex Txikon. El alpinista nacionalizado ruso, que ha manifestado no querer regresar a Pakistán por temor a la inseguridad, escogió la vertiente norte. Sin embargo, a pocos días de partir, las autoridades chinas denegaron los permisos de ascensión y la expedición se tuvo que cancelar.

 


 
Comentarios
1 comentario
  1. Sería una verdadera lástima que el K2 invernal se consiga de una manera tan anticuada, por cuestión de estado (asedio,dinero público, etc.). Primero, expedición internacional, ahora solo polaca. Probablemente no encontrarían fuera de Polonia a muchos alpinistas de acuerdo con el planteamiento de la ascensión.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.