Parte con 23 kilos de casa

Kilian Jornet regresa al Everest

Entre los 10 alpinistas que intentarán el Everest este otoño se encuentra Kilian Jornet, quien ya está realizando la marcha de aproximación. Por el momento no hay información sobre el proyecto que llevará a cabo. Repasamos las claves del Everest de Kilian Jornet.

Autor: | 5 comentarios | Compartir:
Kilian Jornet en el Everest. 2017  (Kilian Jornet)
Kilian Jornet en el Everest.

Entre los diez alpinistas que intentarán el Everest este otoño se encuentra Kilian Jornet quien ya está realizando la marcha de aproximación.

No hay información respecto al proyecto que quiere llevar a cabo. Parece que establecerá su campo base en Gorak Shep (5.140 m.) que es el último punto habitado antes del campo base del Everest.

De esta manera intentaría mantener su filosofía -que llevó a cabo en sus ascensiones por Tíbet- de realizar la ascensión al Everest partiendo del último punto habitado (en aquella ocasión desde el Monasterio de Rongbuk).

Instalarse en Gorak Shep le permitiría a Kilian no tener que montar campo base y, por tanto, ir mucho más ligero en la marcha de aproximación.

Partiendo con 23 kilos de casa (como ha hecho en otras ocasiones) tendría todo lo necesario para su expedición al Everest pues en Gorak Shep (dónde se encuentran varios lodges) dispondría de comida, e incluso de alojamiento de querer reducir el peso al mínimo y, para ello, renunciar a llevar tienda de campaña.

Gorak Shep está situado a dos horas del campo base del Everest. Es sin lugar a dudas el campamento base ideal para Kilian pues, por un lado le permitirá reducir al mínimo la logística y el peso de su expedición y, por otro, es un lugar perfecto para aclimatar y entrenar.

Poco más sabemos del proyecto de Kilian. Alguna fuente que hemos consultado nos comentaba que también tenía permiso para el Lhotse. Otras fuentes hablan de que es posible intente una nueva ruta desde el campo 2.

Por ahora todo son rumores pues Kilian ha sido extremadamente discreto respecto a esta expedición.

Kilian Jornet y Andrzej Bargiel se encuentran en la marcha aproximación al Everest. Foto: Andrzej Bargiel

Las otros dos expediciones que intentarán el Everest serán la del polaco Andrzej Bargiel, que quiere descenderlo en esquí, sin utilizar oxígeno, y contará con el apoyo de tres alpinistas, y una expedición comercial formada por cinco alpinistas.

Un reto pendiente

El reto de Kilian Jornet en el Everest quedó pendiente. En primer lugar no pudo llevar a cabo el récord que tenía previsto: salir del último punto habitado en el Tíbet (monasterio de Rongbuk ) para alcanzar la cima del Everest y regresar al punto de partida realizando el mejor tiempo posible. (Se encontró mal en la parte final de la ascensión y aunque alcanzó la cima, su regreso fue mas lento y terminó en el campo base avanzado y no en Rongbuk).

En su segundo intento, que llevó a cabo muy pocos días después desde el campo base avanzado, no consiguió batir los récords ya existentes en el Everest.

En cualquier caso, si alcanzar dos veces la cima del Everest sin oxígeno en seis días es una hazaña, hacerlo -además- ascendiendo de una manera tan rápida como lo hizo Kilian supone algo realmente único. Muestra su extraordinaria capacidad de recuperación, su adaptación a la altura y, sobre todo, su determinación y fuerza física y mental.

En 26 horas desde Rongbuk y en 17 horas desde el campo base avanzado

Así fueron aquellas dos ascensiones: alcanzó por primera vez la cima del Everest el 22 de mayo de 2017, en una ascensión continuada de 26 horas desde el monasterio de Rongbuk (5.100 m) hasta los 8.848 metros de la cumbre. Tan sólo seis días más tarde, el 27 de mayo, repetía la ascensión exprés al techo del mundo, esta vez en 17 horas desde el campo base avanzado (6.500 m), de donde habían partido los otros dos mejores registros históricos de velocidad, el de Hans Kammerlander (16h45′) y Christian Stangl (16h42′). En este artículo contamos la historia de los récords de velocidad en el Everest.

Las sombras sobre estas ascensiones

La sombra de la duda ha rondado las dos ascensiones de Kilian Jornet al Everest. A su favor ha estado su indiscutible capacidad física y psicológica y, también, su honestidad deportiva.

En su contra, la falta de fotos de cima en ambas ascensiones (algo difícil de entender en un deportista que documenta prácticamente todo lo que hace). De hecho en su película «Path to Everest» la única toma de cima es una imagen totalmente oscura en la que es imposible saber si se encuentra en la cumbre.

Tampoco existe track de ninguna de las dos ascensiones, a pesar de estar patrocinado por uno de los fabricantes mas importantes de relojes «inteligentes». Relojes diseñados para deportes en la naturaleza, que entre sus muchas funciones, cuentan con la posibilidad de registrar el itinerario con todos los datos. Aunque existe un vídeo de esta marca que parece recoger el track de la ascensión, en realidad se trata de una recreación.

Kilian fue honesto desde el primer momento publicando en la página en que recoge sus tracks el de estas dos ascensiones. En ellos se ve claramente que no llegan a la cima. En el número 380 de la revista Desnivel realizamos un amplio reportaje sobre el Everest de Kilian Jornet. Recogimos de una manera objetiva todos los argumentos a favor y en contra de estas dos ascensiones, también el testimonio de Kilian que nos transmitió en una entrevista que mantuvimos con él. En ella Kilian nos explicaba, entre otras cosas, los motivos por los que no consiguió grabar el track de las dos ascensiones.

En una reciente conversación que mantuvimos con Kilian, al manifestarle nuestra sorpresa al no ver en la película, como esperábamos, ninguna imagen de cima, nos dijo que en la grabación de la GoPro sí que figuraban los datos de la altura, etc. Dato que no me hemos podido contrastar.

La persona que más ha mostrado publicamente sus dudas respecto de estas dos ascensiones a la cima del Everest es el alpinista americano Dan Howitt quien ha realizado una minuciosa investigación recogiendo todos los datos que, a su entender, muestran que Kilian no alcanzó la cima en ninguna de las dos ocasiones.

Por su parte, The Himalayan Data Base, que -tras la desaparición de la mítica Miss Hawley-, sigue actualizando su equipo, dirigido por la periodista Billi Bierling, siempre ha manifestado que su labor no es ser jueces sino recopilar datos de las ascensiones. En cualquier caso Billi ha manifestado que no tiene dudas de la ascensión de Kilian al Everest.

Sin embargo, el documentalista alemán Eberhard Jurgalski, que publica la web 8000ers.com, que es la mayor base de datos de todos los ochomiles, tiene en sus listados las ascensiones de Kilian Jornet al Everest como «disputadas», término que se utiliza para definir aquellas ascensiones sobre las que hay dudas razonables.

En busca de la soledad

Además, hay otro reto personal de Kilian Jornet en el Everest que no consiguió en su expedición de 2017. Su sueño, como siempre había manifestado, era ascender el Everest en una época en la que hubiera muy poca gente. La mejor época para ello sería el monzón -como hizo Reinhold Messner en 1980en su mítica ascensión al techo del mundo en solitario sin oxígeno. Ya lo intentó en esta época Kilian en 2016. No es tan mala época como puede parecer, como mostramos en este artículo que publicamos con los datos de las ascensiones en este temporada, en el que también recogíamos las ascensiones llevadas a cabo en septiembre.

Salir de casa con 23 kilos, moverse en montaña con 3 ó 4 kilos en la mochila

La expedición de 2016, sobre las que mantuvimos una video-entrevista con Kilian (lo puedes ver al final de este artículo) refleja el estilo ligero y minimalista de Kilian (salir de casa con 23 kilos de equipaje y moverse en montaña con 3 ó 4 kilos en la mochila) y su búsqueda de soledad. Algunas frases de aquella conversación que resumen su visión:

«La experiencia de estar allí solos fue una cosa muy bonita. Además, la buscábamos. El Everest es una montaña muy grande y te podías encontrar a 8.000 metros y sabías que no había nadie más en la montaña. Además, cuando ya estás aclimatado sientes que te puedes mover y correr bien, bajar esquiando… puedes jugar y eso son sensaciones muy agradables».

«Estar aclimatado y en forma te permite hacer cosas como en los Alpes, por ejemplo: hacer dos mil metros en tal sito para llegar a una cima… En nuestro viaje las cosas no eran solo sufrimiento, había mucha parte de juego. También te das cuenta de que la meteorología cambia rápido y, si te pilla una tormenta cerca de los 8.000 metros, hay que estar en forma para ir rápido hacia abajo. Como todas las montañas, cuando hay problemas o tormenta el Everest es más crudo, pero igual que el Mont Blanc o el Cervino. Simplemente hay que ir más preparado y en forma».

«Salí de casa con una bolsa de 23 kilos, que es lo que te dejan las aerolíneas, con la mochila, dos piolets ligeros de carbono [fabricados para la ocasión por un amigo que trabaja en la industria naval], unas botas con crampones, zapatillas de correr, un tornillo de hielo, 30 metros de cuerda, un poco de comida liofilizada, una colchoneta y ropa de abrigo. Lo mínimo necesario. Menos dos o tres cosas, lo usamos todo. Hacía bastante calor. Lo bueno de ir en agosto es que en el campo base puedes estar en manga corta y arriba, incluso a 8.000 metros, con un softshell y unas mallas era suficiente».

«A la montaña íbamos muy ligeros porque, al no dormir ningún día en campos en altura, siempre salíamos con lo necesario para el día: la mochila con un plumas, un pantalón, unas manoplas y los piolets y crampones. Una barrita, medio litro de agua… tres o cuatro kilos«.

En 1993 fue la última ascensión sin oxígeno realizada en otoño al Everest

Nadie ha ascendido el Everest sin oxígeno en otoño desde 1993, cuando lo hizo el francés Hubert Giot, que ese 9 de octubre compartió cima con otros 13 alpinistas con oxígeno (aquel otoño, 33 personas alcanzaron la cima del Everest).

Otoño es una época en la que el Everest es intentado por muy pocas expediciones (muchos años por ninguna). Es pues la mejor época para llevar a cabo un reto personal en esta montaña. Así lo ha explicado el esquiador polaco Andrzej Bargiel, que quiere descender de la cima más alta del mundo sin utilizar oxígeno (lógicamente tampoco en la ascensión) y sin quitarse los esquís. A Andrzej Leszek Bargiel le acompaña su hermano Grzegorz Bargiel y Jakub Poburka. Han partido ya de Kathmandú hacia el campo base. Andrzej descendió el K2 esquiando el año pasado.

Por Nepal se le plantea el problema de la ascensión de la Cascada de Hielo que, tradicionalmente, necesita ser equipada por los conocidos como Icefall Doctors. Este otoño, al estar previstas otras expediciones sabemos que sí será equipada. Aunque también es posible que Kilian tenga previsto llevar a cabo otra estrategia, algo siempre posible en un deportista tan innovador.

Kilian es una persona con una amplísima cultura de la montaña, que también tiene minuciosamente recopilados todos los datos respecto a las ascensiones más rápidas en muchas montañas del mundo. Conoce perfectamente su cuerpo y tiene estudiado lo que han conseguido otros grandes de la velocidad en altura. Conociéndole es fácil imaginar que su proyecto en el Everest nos va a sorprender y, casi seguro, va a mostrar nuevas posibilidades para el alpinismo de velocidad en las más altas montañas de la tierra. A Kilian hay algo que le define: ser un gran innovador.

Récord sin oxígeno en la vertiente nepalí lo ostenta Marc Batard  desde ¡1988!: 22h29´.

Por la vertiente nepalí la ascensión más rápida fue la llevada a cabo por Kazi Sherpa en 1998 quien alcanzó la cima en 20 horas y 24 minutos. Utilizó algo de oxígeno artificial en el descenso por lo que, aunque en muchas noticias sigue figurando como récord, el récord sin oxígeno lo seguiría ostentando el francés Marc Batard (1988): 22h29. Hay otro tiempo más rápido, pero se realizó empleando oxígeno artificial durante toda la ascensión: Pemba Dorje en 8 horas y 10 minutos (21 mayo 2004).

A sus 47 años un «veterano» como Denis Urubko ha mostrado en el Gasherbrum 2, con su ascensión en 24 horas en solitario, non stop, sin oxígeno, sin casi comida (excepto unos pocos gel), ni agua, ni comunicacion con el exterior, que aún queda mucho por hacer en estilo alpino, ligero, minimalista, en el Himalaya. Kilian, quince años más joven (32), sin lugar a dudas el mejor atleta de montaña del momento, con un muy buen historial como alpinista, y experiencia a ochomil metros tras sus ascensiones al Cho Oyu y Everest, además de otras en grandes montañas, puede, sin lugar a dudas, mostrarnos con esta ascensión que tiene prevista al Everest nuevos horizontes.

Los 10 alpinistas que intentarán el Everest este otoño

Esta es la lista que recoge The Himalayan Times:

  • Kilian Jornet. España
  • La expedición comercial de Madison Mountaineering
  • Garrett Madison. USA
  • Joseph Vernachio. USA
  • Kristin Bennett. USA
  • Zac Bookman. USA
  • Tim Emmett. UK
  • El equipo de Andrzej Bargiel que quiere intentar descender en esquís sin oxígeno.
  • Andrzej Leszek Bargiel. Polonia
  • Grzegorz Bargiel. Polonia
  • Jakub Poburka. Polonia
  • Rafal Maciej Fronia. Polonia

Entrevista a Kilian Jornet sobre su expedición al Everest en agosto 2016, el estilo en que la realizó y su visión de cómo le gustaría realizar una ascensión rápida a la montaña


 
Lecturas relacionadas
Desnivel nº397

Desnivel nº397

En este número: Chamlang, UFOline, encuentros en la tercera fase; Entr…

5 comentarios

  1. https://elpais.com/deportes/2015/12/13/actualidad/1450037468_771081.html
    Según las propias palabras de Kilian Jornet, " la mitad de las veces se baja por miedo ".
    ¿ No pasó miedo a 8.848 metros, de noche, solo, casi sin material, con botas raras, sin gps, sin teléfono… ?
    Kilian es un extraterrestre, un fuera de serie, pero desde la cama no se pueden hacear ascensiones, hay que documentarlas, sobre todo si se es profesional, y se está metido un proyecto como el de Summits of my Live.
    Esta vez con el rastreador gps en la mochila y activado, nada de simulaciones de ordenador, y fotos de cima claras, nada de una única foto oscura donde no se ve nada. Si sube de noche que ponga el flash.

  2. Aunque lícito, creo q es un poco injusto estos comentarios hacia Kilian, cuando desde siempre, Kilian se ha caracterizado por su humildad y poco afán de protagonismo. Sus “logros/resultados” ahí están, todos los conocemos.
    Paso lo mismo cuando hubo gente que cuestionó la cima de la pared sur del Annapurna a Ueli, también por no enseñar una fotografía d cima
    Señores, si Kilian dice que subió.. subió, igual de Ueli

  3. A ver si esta vez hay foto de cumbre o del objetivo que se haya fijado. Nirmal Purja, p. ej., va a lo que va, todos saben sus reglas y no se desmiente a sí mismo variándolas. Aprende, Kilian, que además tú en lo tuyo eres un grande.

  4. ¡Kilian, no te olvides de la cámara! ¡Carga las pilas del GPS! ¡Pon el móvil en modo avión, no sea que se gaste la batería! A ver si esta vez puedes aportar pruebas, hombre.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.