EXPLORANDO

Juan Menéndez Granados, un recio en BTT

Acometé durísimos proyectos en solitario , con total autonomia, como su último periplo por Australia. La cabeza es lo más importante, asegura, aunque para la mayoría su actividad sea, a todos los niveles, prohibitiva.

| No hay comentarios |
Juan acalorado y Juan acalorado y «mosqueado» durante la travesía por los desiertos de Australia.- Foto: Col. Juan Menéndez Granados

«No puedo estar parado, es ley de vida». Con mucha razón, Juan Menéndez Granados, se expresaba así en la Librería Desnivel. Acaba de regresar de completar 5.000 kilómetros sin apoyo logístico, en la que ha sido la travesía de costa a costa más dura que se ha realizado en Australia. El pasado 5 de febrero de 2009 en la monumental Ópera de Sydney, era recibido por el canciller de la ciudad, John McInerney, que le dio la bienvenida en nombre de la alcaldesa, Clover Moore; y por Alex Unwin, director ejecutivo del ´Bicycle NSW CEO´, la organización ciclista más importante del Estado de Nueva Gales del Sur. «Fue uno de los momentos más emocionantes de la expedición», asegura el asturiano.

Ha vuelto, pero se va: su próximo objetivo serán los 1.200 kilómetros, de ida y vuelta, de la Epic Ice Road, un gélido itinerario (la carretera helada más larga del planeta) por Canadá para el que contará con el apadrinamiento de la candidatura olímpica Madrid 2016, de la empresa Atmosférica y de la Asociación Internacional «100 Ciudades por la Paz».

Tras superar la soledad, las tormentas de polvo, la impertinencia de los mosquitos, le toca ahora bregar (por poco tiempo) con las curiosidades de la vida pública. Así que hemos aprovechado la coyuntura para hablar con él.

Juan Menéndez tras llegar a Cabo Norte, el invierno pasado.- Foto: Col. Juan Menéndez GranadosJuan Menéndez tras llegar a Cabo Norte, el invierno pasado.- Foto: Col. Juan Menéndez Granados

Nuevos patrocinadores, nueva expedición… ¿Estás viviendo el sueño?
Bueno, en parte sí, pero no está siendo fácil. Sacar adelante la expedición de Australia ha sido muy difícil pues mis patrocinadores solo pudieron cubrir el 40 por ciento de los gastos, el resto lo puse de mi bolsillo, trabajando todo el verano intensivamente, hasta 14 horas diarias. Ha sido un trabajo duro que ahora parece que se va reconociendo, vamos a ver, corren tiempos de crisis y por lo menos deseo cubrir los costes para la próxima expedición. A mí me quedan fondos, he puesto toda la carne en el asador en esto de Australia.

Y no vas a tener mucho tiempo para descansar antes de irte a Canadá…
No, necesito hacerlo ya, por una razón lógica: si espero la carretera de hielo se me derrite. Si de mí dependiera me habría ido directamente. Estas cuatro semanas en España las paso por compromiso con mis patrocinadores y con los medios. No puedes desaparecer después de hacer algo así, toca cumplir. En cualquier caso, van a ser también unas semanas muy intensas.

¿Qué fue lo primero que hiciste nada más regresar?
Pues llamaros para ver como iba a funcionar mi rueda de prensa en la Librería Desnivel, justo después de abrazar a mi hermano.

Vienes, te vuelves a ir… ¿queda tiempo para reflexionar sobre la experiencia?
Bueno hay que aprender a cimentar lo que aprendes, y sobre todo saber valorar lo que has hecho mal, para no cometer el mismo error, y lo que has hecho bien, que es lo que te motiva para seguir.

¿Qué ha sido lo más duro de Australia?
Voy a coger la respuesta fácil, aunque ha sido un poco todo. La gestión del agua ha sido realmente dura… pero también el paso por zonas arenosas. Recuerdo una de 125 km que tardé tres días en atravesar. Hay que tirar para adelante con decisión y cabeza.

¿Miedo?
Pasé miedo durante una terrible noche con deshidratación Una deshidratación te puede matar antes de lo que piensas. Era consciente de ello, mantuve la calma y tuve la pizquita de suerte necesaria para sobrevivir a estas situaciones.

Poco a poco vas ganándote una afición…
Sí, en Asturias la gente pedalea mucho conmigo, también en el resto de España. Lo más sorpréndete es la gente de fuera de España que me sigue. Tengo que agradecerles a todos ellos, pues hacen que aunque vaya en solitario no me sienta solo.

El nómada hogar de Juan en su expedición a los Urales.- Foto: Col. Juan Menéndez GranadosEl nómada hogar de Juan en su expedición a los Urales.- Foto: Col. Juan Menéndez Granados

Todos los esfuerzos físicos se verán recompensados cuando pasas unas horas con la gente del lugar…
Esos momentos son los que gratifican, porque son los que cumplen con creces todo lo malo que pasas, a las zonas arenosas, a las averías. La química con la gente, es como cuando te enamoras de una chica, es admiración mutua. Es como se aprende.

Te perdiste en los Urales… ¿has sufrido con los mapas en Australia?
La orientación no se dio del todo mal, de hecho disfruté mucho con ella. Había que hilar fino pero lo pasé bien.

Comiste algo raro seguro…
Me dieron canguro, que les encanta, concretamente la cola. En una de las comunidades aborígenes por las que pase me la prepararon al modo tradicional, quemando primero la piel. No está muy bueno. Me hubiera gustado compartir alguna de sus cacerías. De los aborígenes me llamó la atención que tienen la sangre muy rebelde, muy salvaje, todavía no se ha producido esa adaptación al mundo moderno.

¿Es necesaria esa adaptación?
Ese tipo de gente está un poco perdida. No tienen nuestros estándares ni conservan por completo su vida tradicional. No es sencillo para ellos. Es un problema difícil de solucionar. Hay que ser optimista y esperemos que los líderes aborígenes y los gobernantes de Australia encuentren un equilibrio.

Pero al final la globalización acaba con esas culturas…
La globalización poco a poco lo abarca todo, por lo que muchas culturas se van perturbando de alguna manera, es algo que no se puede evitar. El contacto con esos aborígenes ya está hecho y no se puede cambiar. La globalización tiene cosas buenas pero machaca ese estilo de vida, se apodera de ellas. Es un movimiento casi imparable…

Para acabar ¿que deseas para la próxima expedición?
Espero que no haya mucho viento, ese va a ser un factor fundamental, o la sensación térmica será horrible. Eso sí, espero que haga frío para que se conserve la carretera de hielo.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.