EXPLORANDO

Jordi Tosas abre una nueva ruta al Jannu

El alpinista y guía catalan suma una nueva actividad brillante en el Himalaya con la apertura de Sun Tzu, directa a la Pared de las Sombras, con dificultad de ED, en solitario, sin cuerdas y en estilo alpino ultraligero.

| No hay comentarios |

Las miradas estaban puestas en la actividad de Babanov y Kofanov en el Jannu (7.710 m), donde ya han escogido ruta, en la Cara Oeste, una línea que intentó una expedición francesa hace diez años sin éxito. La cordada tratará de abrir la ruta en estilo alpino y quizá haga noche en la cima, para lo que ya se ha aclimatado ascendiendo el hermoso Merra (6.334). Actualmente lidian con el plató nevado que se encuentra a 5.600 metros, y si el clima les respeta, se sienten con fuerzas suficientes para atacar la cima en los próximos días. Sin embargo, las noticias en el Jannu no se reducen a esta expedición.

Jordi Tosas a vuelto a realizar una actividad brillante en el Himalaya, un año después de abrir una nueva vía en el Palung Ri (a la que llamó Jan). El alpinista y guía catalán lo hizo en solitario, en alpino ultraligero, sin cuerda y en una ruta altamente comprometida. Algo que ha repetido en el Jannu, hasta donde llegó acompañado de Antoni, su compañero en el trekking. La mochila de Tosas, con todo lo necesario para la ascensión, pesaba 25 kilos. La ruta es una directa en la Pared de las sombras (Wall of shadows) en una Cara Norte del macizo Kumbhakarna hasta una cima subsidiaria del Jannu, con dificultad de ED y un desnivel de 1.900 metros. Jordi ha bautizado está ruta, de grandísima exposición, tanto por las condiciones como por lo expuesta a la caída de seracs, como Sun Tzu. Jordi nos lo cuenta, tras superar un cólico nefrítico en Kathmandu, con seis kilos menos y con su nueva ruta en el bolsillo, algo que hicieron sin permiso.

Jordi Tosas al habla

La línea directa de Sun Tzu a la Pared de las Sombras.- Foto: Col. Jordi TosasLa línea directa de Sun Tzu a la Pared de las Sombras.- Foto: Col. Jordi Tosas

«Creíamos que estaba lejos, pero estaba más lejos aun. El monzón creíamos que ya acababa, pero aun no acabó. Los puentes no estaban donde debían estar, el agua se los llevó. Los amoistas, facciones rebeldes y otras gentes relacionadas decidieron, tanto a la ida como a la vuelta, ir quemando autobuses aquí y allí, pero el nuestro se salvó… Y sí, llegamos al monte. Bueno, a Basantapur. Sólo dos amigos, Antoni -mi compañero de trekking- y yo, un guía y dos porteadores. Todo mi equipaje para el Jannu eran 25kg. Comimos y vivimos como un aborigen más. Nuestra dieta ha consistido en Daal-Bhaat durante un mes largo. Realizamos la aproximación mas larga que se puede hacer a la montaña. De todas formas el 23 se septiembre, después de 20 horas non stop llegaba a la tienda que tenía en la morrena del glaciar Khumbakarna, bajo la cara norte del Jannu. El día anterior había llegado allí por segunda vez desde Ghunsa, acompañado por un porteador y por Antoni. Esa semana había estado aclimatando hasta los seismil metros en ese precioso pueblo del Kanchenjunga. La gran cantidad de nieve en la montaña me hizo desistir desde el primer momento de mi idea original: la pared aun virgen del Jannu Este.

Como fue desde el primer momento, la idea era una ascensión en solo, ligera y rápida (sin permiso). Habiendo estudiado la pared salí de la tienda a la 1 de la madrugada. En poco llegué a la cascada de seracs que ascendí directamente por su izquierda. Aun desde ella, sin haber llegado al plató glaciar escalé una sucesión de corredores con nieve dura hasta una campa de nieve que domina la zona central del Wall of Shadows. En su zona superior ,y oblicuamente a la izquierda, seguí un corredor que desemboca en espolón que da acceso a otra zona expuesta bajo un serac. De allí remonte hasta el borde izquierdo del serac que domina la vía de los Japoneses. Cambiando ya de vertiente, y por las amplias palas de nieve de la vía Japonesa, seguí hasta una altura de unos 6.900 m, sin llegar a la arista de la montaña.

El cansancio, el peligro de aludes, la gran acumulación de nieve y el temor de un cambio de tiempo me hicieron tomar la decisión de descender por la vía de los Japoneses. Descenso muy delicado, con aludes de polvo grandísimos y no sin algunos rápeles.

Bueno, ahora a descansar en Kathmandu, no tenemos el avión hasta el fin de semana pero los dos vamos a intentar olvidarnos del arroz, los disparos, los autobuses quemados y a ver si conseguimos aumentar algunos kilos».

 

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.