CIMA EN SOLITARIO

Ines Papert completa la primera ascensión al Likhu Chuli I (6.719 m) en Nepal

La escaladora alemana llega a la cumbre en solitario tras la retirada de su compañero y fotógrafo Thomas Senf 140 metros más abajo. Ambos tuvieron que realizar tres vivacs y regresaron con congelaciones.

Autor: | 5 comentarios | Compartir:
Ines Papert
Ines Papert

Ines Papert consiguió el pasado 13 de noviembre convertirse en la primera persona capaz de ascender la cumbre del Likhu Chuli I (6.179 m, también conocido como Pig Pherago Shar), en Nepal, después de escalar los 1.800 metros de su vertiente norte junto a Thomas Senf. El alpinista y fotógrafo suizo se quedó en el último vivac, a unos 140 metros de la cumbre, aquejado ya de congelaciones.

La escaladora alemana de 39 años regresaba a la actividad después de tres meses en el dique seco recuperándose de la operación en el hombro a la que se sometió tras una caída en una expedición anterior a Marruecos. A finales de octubre, Ines Papert viajó al valle del Khumbu con Thomas Senf y el cámara alemán Hans Hornberger con la idea de abrir una nueva ruta en la cara norte del Tengkangpoche (6.487 m). Sin embargo, la escasa presencia de hielo en aquella vertiente y la peligrosidad de otras posibles líneas en la montaña por culpa del riesgo de seracs motivó un cambio de planes.

Mingma Sherpa, responsable del Pharchamo Lodge a los pies del Tengkangpoche, les dio la idea de intentar el Likhu Chuli I, cuya cima según él permanecía virgen. El equipo de Ines Papert investigó los antecedentes de esta montaña y confirmó que nadie la había escalado anteriormente, con lo que se comenzó a fijar en ella como nuevo objetivo de la expedición. Cuando el célebre meteorólogo de Innsbruck Karl Gabl les predijo condiciones relativamente favorables para la ventana entre el 11 y el 14 de noviembre, el plan B quedó totalmente dibujado.

Tres vivacs y mucho frío

El 11 de noviembre, Ines Papert y Thomas Senf se lanzaron ávidos a por la pared y se merendaron los 1.800 metros de desnivel en una jornada, la mitad de ellos escalando sin encordar. Sin embargo, al final se toparon con un obstáculo aparantemente insuperable en la forma de la cornisa de salida. El dúo encontró una pequeña repisa (6.580 m) en la vertiente de 70º donde instalar su primer vivac (sin tienda) en una noche de frío intenso y muy incómoda.

Con las primeras luces del día, Hans Hornberger –que documentaba la ascensión filmando desde el pie de la pared- prestó su ayuda a Ines Papert y Thomas Senf, indicándoles desde la distancia un camino factible a través de la cornisa. Poco más tarde, ambos se encontraban en los 6.660 metros de la antecima del Pig Pherago Shar. Los dos montañeros avanzaron un poco más en su segunda jornada de ascensión, hasta que decidieron montar su tienda para pasar la noche justo debajo de la arista cimera (6.620 m).

Una arista que, sin embargo, se mostró inescalable debido a la gran cantidad de nieve acumulada en ella. Como alternativa, optaron por realizar una larga travesía de la cara norte hasta alcanzar el flanco oeste de la montaña. Las temperaturas gélidas se vieron intensificadas por el viento, todo ello amenizado por la altitud extrema. Un par de horas más tarde, la alemana y el suizo volvían a plantar la tienda de su tercer vivac (6.580 m). Allí, Thomas Senf mostró los primeros síntomas de congelación en los dedos, lo que motivó su renuncia a la cumbre.

Era alrededor de mediodía e Ines Papert decidió continuar hasta la cima, que ya no quedaba demasiado alejada. “Si hubiera continuado, mis dedos hubieran sufrido congelaciones graves”, señalaba Thomas Senf a posteriori, y añadía que “estuve contento de que Ines eligiera continuar sola hasta la cumbre; hubiera sido decepcionante que hubiese decidido abandonar el intento por mi culpa”.

La escaladora alemana tuvo que soportar un viento cada vez más fuerte a medida que se acercaba a la cumbre, abriendo huella por una vertiente de entre 50 y 70º de pendiente. Hacia las dos de la tarde, Ines Papert llegaba a la cumbre: “Convertirme en la primera persona en poner el pie en una cima del Himalaya fue un momento abrumador. Pero la alegría no fue completa, ya que me hubiera gustado poder compartir el momento con Thomas. Además, el frío y la altitud eran cada vez más presentes”, apuntó Ines Papert.

Ambos pasaron aquella noche en la tienda ya montada y dejaron para el día siguiente el descenso, a través de la arista oeste de la montaña, llegando a su campo base avanzado del lago Omizo (4.850 m) a las dos de la tarde del 14 de noviembre. A su llegada al campo base, ambos fueron diagnosticados con congelaciones de grado 2, lo que provocó la prematura conclusión de la expedición para regresar a Europa y ponerse en tratamiento.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias