NEPAL, LANGTANG: APERTURA DE “BURNING KHARKAS” (650 METROS, 90º, WI, 5+)

Ibai Rico y Evan Miles abren la cara oeste de un pico sin nombre de 6.212 metros en Nepal

Ibai Rico y Evan Miles acaban de regresar de Nepal donde han abierto una línea en la cara oeste de un pico sin nombre (6212 m) en 23 horas de actividad. Así resumen su actividad: «La vía es corta para el estándard del Himalaya pero la actividad ha quedado completa, bastante mas técnica de lo que esperábamos y con algunas congelaciones al final».

Ibai Rico y Evan Miles abren “Burning kharkas” (650m 90º wi 5+) en la cara Oeste de un pico sin nombre 6.212m en Nepal (Langtang)  ()
Ibai Rico y Evan Miles abren “Burning kharkas” (650m 90º wi 5+) en la cara Oeste de un pico sin nombre 6.212m en Nepal (Langtang)
| 5 comentarios |

Este es el relato que nos envía el vasco Ibai Rico de la actividad que ha realizado con el norteamericano, residente en Cambridge, Inglaterra, Evan Miles:

«Acabo de volver de Nepal donde junto con Evan Miles (primera al Volcán Aguilera en Patagonia en agosto 2014 junto con Camilo Rada) hemos abierto una línea en la cara oeste de un pico sin nombre (6212 m) en 23 horas de actividad. La vía es corta para el estándard del Himalaya pero la actividad ha quedado completa, bastante mas técnica de lo que esperábamos y con algunas congelaciones al final. 

La expedición ha tenido dos objetivos: glaciológico y alpinístico. Por una parte, realizar trabajos en los glaciares del Lirung y Lantang para un proyecto de investigación junto con el Scot Polar Institute (Reino Unido) y la ETH Zurich University (Suiza) con el objetivo de comprender mejor los procesos asociados al retroceso glaciar en el Himalaya, con especial hincapié en los frentes glaciares cubiertos de rocas y su respuesta al cambio climático. Hemos dedicado desde el 15 de octubre hasta el 4 de noviembre a los trabajos de glaciología. El equipo estuvo formado por 5 investigadores (Reino Unido, EEUU, Austria, España y Suiza).

Un grupo ligero que «nos ha permitido movernos con rapidez y escalar durante dos semanas»

Tras estas semanas la mayoría del equipo dejó el valle y Evan y yo nos quedamos junto con dos porteadores y un cocinero, en un grupo ligero que nos ha permitido movernos por el valle con rapidez y escalar durante 2 semanas.

Decidimos escalar primero el Ganchempo (6387 metros) ya que nos parecía un pico estético e ideal para acabar de aclimatar del todo. El tifón de octubre dejó grandes cantidades de nieve sin trasformar y lo que iba a ser una ascensión “sencilla” se convirtió en un calvario de abrir huella por el valle de acceso y laderas cargadas… Ya en altura las condiciones mejoraron y tras hacer noche en el collado sur a 5.800 metros, al día siguiente hicimos cumbre en el Ganchempo.

Con una sola semana por delante decidimos casi sin descansar tras el Ganchempo irnos a un conjunto de picos justo al este del Langtang Lirung en la zona del glaciar Kimshung.

Con el campo base a 4000 metros subimos, a través de una gran vira rocosa, hasta un plateau glaciar a 5.400 metros donde instalamos una tienda ligera y dejamos el material. Desde allí nos llamó la atención un gran diedro helado que cruzaba la pared oeste de un pico aparentemente sin nombre en el mapa (6212 m). La línea partía de un glaciar para serpentear hacia la izquierda y ganar un gran diedro a la sombra de un gran pilar rocoso y desembocar en la arista somital. Desde lejos se intuía una fina línea de hielo intermitente e intercalado con roca y nieve.

«La noche era glacial y los dos estábamos helados de todas formas»

Descansamos dos días en el campo base y volvimos a subir a la tienda avanzada. La noche del 15 al 16 de noviembre salimos de la tienda hacia la 1:00 de la madrugada para dirigirnos a la pared. Cruzamos el glaciar a través de un mar de grietas en la oscuridad guiándonos por la intuición y algo de suerte. Negociamos los seracs y hacia las 5:00 estabamos en la base de la pared. Mis dudas sobre la calidad del hielo/nieve se disiparon cuando crucé la rimaya desplomada y empecé a escalar por rampas de hielo corcho de 65/70º. Las condiciones parecían buenas pero el frío se hacía notar. “Dude, my toes are freaking cold”, Evan comentó el frío en sus pies, pero tras preguntarle si quería bajar respondió que seguíamos para arriba. Al fin y al cabo la noche era glacial y los dos estábamos helados de todas formas.

«Para nuestra sorpresa la línea era mucho mas mantenida de lo que pensábamos»

Escalamos los primeros 250 metros en ensamble por rampas de 60-70º intercalados con algunos resaltes de roca, para así llegar a la vertical del gran diedro que cruza la pared. Para nuestra sorpresa, la línea era mucho más mantenida de lo que pensábamos, intercalada con hielo de fusión. Los largos se sucedieron entre cascadas y resaltes hasta 85 º y hielo corcho con algunos pasos de mixto a 75 º. Así llegamos a la base de un estrechamiento más inclinado (90º) con hielo aparentemente más fino. Ataqué el largo y a los 20 metros alcancé un diedro vertical de 20 metros con hielo de “placage”. Un par de tornillos simbólicos con disipadores en la base me sirvieron para quitar un poco el miedo y avanzar entre sonido de tambor y hielo hueco. Conseguí meter algunos clavos dudosos a los lados de la estrecha franja de hielo; así, con mucha calma y algo de levitación, conseguí superar este largo que lo dejamos en WI 5+ (clave, tal y como lo encontramos). De aquí para arriba se sucedieron rampas de corcho, un paso de cascada, nieve suelta muy empinada y algo de mixto para llegar a la arista cimera.

«En la arista somital, dimos por terminada la vía»

Por fin en la arista somital, dimos por terminada la vía. Pasamos de la cima (a unos 120 metros de IIIº) y decidimos comenzar el largo proceso de bajarnos de allí. Rapelamos la vía de noche sobre abalacovs, estacas y clavos para llegar al glaciar, cruzarlo y arrastrarnos hasta la tienda, helados y deshidratados de nuevo a las 0:00 de la noche. En total unas 23 horas de actividad.

Por la mañana Evan tenía algún signo leve de congelación en tres dedos pero no nos preocupamos. Ya en el pueblo de Kanying esa tarde quedó claro que el pie derecho de Evan había sufrido congelaciones más severas de lo que pensamos, por el color grisáceo y las enormes ampollas. Para salir del valle (teníamos el avión en 3 días) Evan tuvo que bajar los 35 Km hasta Safrubesy a lomos de un caballo. Ya en Katmandú, entre cervezas y hospitales nos dijeron que tenía congelaciones de grado 3-4 en uno de los dedos y en estos momentos se encuentra bajo tratamiento especializado en Reino Unido, aunque mejorando rápidamente.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.