EXPLORANDO

Ferran Latorre y Nacho Orviz: Viento de 40 o 50 km o esperar 1 o 2 horas es inviable para nosotros

Nacho Orviz nos explica por qué tomaron la decisión de bajarse en el Everest de un intento en que entre otras cumbres se produjo la de Tamae Watanabe, de 73 años. Prohibir el oxígeno es para Ferran la única manera de, como pidieron Messner y otros en Trento: «Parad el turismo, la montaña debe permanecer salvaje»

Autor: | 33 comentarios | Compartir:
Multitud camino de la cumbre del Everest por la ruta normal de la vertiente norte en 2012  (Nacho Orviz)
Multitud camino de la cumbre del Everest por la ruta normal de la vertiente norte en 2012

En su última crónica, Nacho Orviz nos explica por qué decidió junto con Ferran Latorre retirarse del intento a la cima del Everest por la cara norte durante la reciente ventana de buen tiempo. Entre las ascensiones más difundidas por la misma vía, la de la japonesa Tamae Watanabe de 73 años formando parte de un equipo de cuatro alpinistas según dijo Ang Tshering de de la Asociación Chino Tibetana de Alpinismo.

Así nos lo explica Nacho Orviz.

Con oxígeno, el viento de 40 o 50 km no te influye mucho, para nosotros es inviable

¡Pues aquí estamos de nuevo! El viernes cancelamos el intento a cumbre aunque habíamos subido con muy buen tiempo y predicción ya que había algunas dudas sobre el día 20, que era nuestro día de cumbre teórico.

Desde el mismo campo 1 estuvimos chequeando la méteo junto a otros amigos en las mismas circunstancias que nosotros. Recibimos méteo del otro lado de la montaña, de las expediciones americanas, y todas coincidían en el empeoramiento del tiempo. Por ello, y con gran pesar puesto que el tiempo el viernes era excelente, decidimos darnos media vuelta. Es una situación muy especial: ¡ves a todo el mundo tirando para arriba y tú al revés!

Menos mal que ya hemos pasado por esto muchas veces y también podemos asumirlo pero, en el momento es chocante, no obstante en los partes meteorológicos que recibimos; ya se hablaba de otra ventana de buen tiempo a partir del día 24 con más continuidad que esta.

Estaríamos hablando de casi una semana de tiempo estable, sin viento y con temperaturas más altas que ahora. Justo lo que necesitamos para nuestro objetivo. En cualquier caso hoy se han producido las primeras cumbres de la temporada tanto por esta vertiente norte, como por la vertiente sur  (evidentemente son equipos comerciales con muchos sherpas y oxígeno en abundancia). Ayer los veíamos desfilar por delante de nuestra tienda y ya iban conectados a la botella desde 7.000 metros. Esta claro que así no te influye mucho que haya viento de 40 o 50 km por hora, o que tengas que detenerte en una determinada sección durante 1 o 2 horas. Eso sería inviable para nosotros y sufriríamos las consecuencias: bien en fracaso o en unas buenas congelaciones.

Por lo tanto tenemos por delante unos días para ver cómo replanteamos el próximo ataque y, si es cierta la predicción, “disfrutar” de una ascensión más segura.

En teoría «la montaña debe permanecer salvaje», en la práctica el turismo se extiende a todos los ochomiles.

Hace unos días, antes del intento, les enviábamos a Nacho Orviz y Ferran Latorre una pregunta de fondo sobre lo que esta situación nada nueva representa para el alpinismo, al hilo de la declaración La montaña debería permanecer salvaje, con la que estuvieron de acuerdo Reinhold Messner, Hervé Barmasse, Denis Urubko y Roger Schäli entre otros debatiendo sobre el futuro del alpinismo en la mesa redonda Quo CLIMBis? organizada en Bolzano por la Messner Mountain Fundation, la IMS y el Festival de Cine de Montaña de Trento.

«Estos días Reinhold Messner entre otros reclamaba: «Parad el turimo, las montañas tienen que mantenerse salvajes«, estáis en la montaña más alta del «turismo de montaña» entendiendo por ello una ruta muy equipada, la mayoría de la gente subiendo con oxígeno y fuerte apoyo de los sherpas y que de alguna manera, aunque todo el mundo tenga derecho a un sitio, dificultan el alpinismo de altitud que quiere ser autónomo como el vuestro a la vez que lo favorece ofreciendo cuerdas y posible cobertura (aunque no siempre se da) en caso de accidente, ¿qué opináis?». Y también, antes de su intento, nos respondió Ferran.

«Bueno, aquí hay dos tipos de expediciones. Las que utilizan simplemente agencias como nosotros, que contratan cocina e infraestructura básica y las «Full comercial» como la de Kari Kobler y especialmente Seven Summits. Estas equipan los campos «full» para los clientes (oxígeno inclusive)  y se aseguran que haya cuerda fija. En el caso de Seven Summits, han dado un paso más al extender este concepto a todos los ochomiles, cuando esto estaba «sólo» reservado a Everest y Cho Oyu. Vamos, que cuando yo subí al Annapurna, la cuerda la metimos entre Juan Vallejo y yo y algo Mr Hom, e imagino  que este año ningún occidental habrá puesto un metro (imagino, no sé, lo digo por Seven Summits). De todas las maneras, en el Everest, los que  ponen la cuerda fija ya no son las comerciales sino los propios nepaleses (en el sur) y los tibetanos (TMA)  en el norte, a cambio de que todo el mundo pague un peaje. Tiene razón Messner en que todo esto desnaturaliza mucho las montañas. Es así. La pena es que las comerciales hayan comenzado a hacer lo mismo en los otros ochomiles. ¿Cómo se para esto? Solo se me ocurre una solución muy fácil: prohibir el oxígeno. Pero ¿quién lo prohibe?».

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias