EN 1987 Y 1988

Fernando Garrido y Krzysztof Wielicki, únicos ochomiles solitarios en invierno

Denis Urubko está a la espera de que una ventana de buen tiempo le permita ascender el Broad Peak invernal en solitario. Nadie ha hecho nada parecido desde hace más de 30 años.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Krzysztof Wielicki y Jerzy Kukuczka descansando tras su descenso de la cumbre del Kangchenjunga en invierno (1986).  (Col. Krzysztof Wielicki)
Krzysztof Wielicki y Jerzy Kukuczka descansando tras su descenso de la cumbre del Kangchenjunga en invierno (1986).

Denis Urubko se ha quedado solo en el campo base del Broad Peak invernal desde este fin de semana. Un helicóptero evacuó a sus compañeros de expedición Don Bowie y Lotta Hintsa después de agravarse los problemas pulmonares del alpinista canadiense. Está a la espera de que pase el mal tiempo y que una ventana de meteorología aceptable le permita lanzar un ataque en solitario.

El objetivo de Denis Urubko –ascender a un ochomil en solitario y en invierno– es algo totalmente fuera de lo habitual. De hecho, hay bien pocos ejemplos a lo largo de la historia y ninguno en los últimos 30 años. Son cuatro personas las que han alcanzado una cumbre de un ochomil en invierno sin compañeros, aunque en los dos primeros fue porque sus compañeros se dieron la vuelta en algún punto por encima de los 8.000 m: el japonés Yasuo Kato en el Everest (27 de diciembre de 1982), donde falleció; y el coreano Jeong-Chel Lee en el Kangchenjunga (2 de enero de 1987). Ambos con oxígeno.

Quienes sí realizaron la ascensión en solitario fueron Fernando Garrido (Cho Oyu, 6 de febrero de 1987) y Krzysztof Wielicki (Lhotse, 31 de diciembre de 1988). Ambos sin oxígeno.

Fernando Garrido en el Cho Oyu

Nadie había ascendido en solitario a un ochomil en invierno cuando Fernando Garrido organizó su expedición al Cho Oyu de 1988. El pico había recibio sus primeras ascensiones invernales cuatro años antes: Maciej Berbeka y Jozef Pawlikowski habían coronado el 12 de febrero de 1984, y tres días después lo habían hecho Zyga Heinrich y Jerzy Kukuczka.

El alpinista español se instaló en su primer campo base (5.200 m) el 10 de enero y, acompañado del sherpa Tenzing, montó el C1 (5.850 m) el 20 de enero, en una localización cercana a donde suele situarse el campo base avanzado de muchas expediciones.

El 1 de febrero, Fernando y Tenzing partieron del CB (que habían trasladado a 5.400 m) al citado C1. Desde allí, el 2 de febrero Fernando Garrido inició su ascensión en solitario, mientras Tenzing permanecía para realizar fotografías con teleobjetivo (desde el CB no se ve la ruta).

Aquel día, llegó al C2 (6.400 m), donde unos días antes ya había ascendido solo para dejar un depósito de material. El 3 de febrero, permaneció allí debido a un viento demasiado fuerte. El 4 de febrero subió hasta los 7.000 m, que se convertiría en su C3. El 5 de febrero a las 9:00 horas salió hacia la cumbre, pero se le hizo tarde y no pasó de los 7.600 m, antes de regresar al C3.

El 6 de febrero de 1988, Fernando Garrido volvió a salir del C3, aunque esta vez con una tienda que dejó a 7.600 m (sin comida, ni agua, ni gas). Siguió hasta la cima, que alcanzó a las 18:00 horas, recorrió todo el plateau somital para evitar equivocarse de cumbre y descendió siguiendo sus propias huellas en la oscuridad hasta los 7.600 m, donde llegó a las 22:00 horas y vivaqueó.

Exhausto y temiendo haber sufrido congelaciones –posteriormente se descartaron–, el 7 de febrero bajó hasta el C3 y el día 8 se reencontró con Tenzing en el C1.

Krzysztof Wielicki en el Lhotse

La primera –y única hasta la fecha– ascensión invernal al Lhotse llegó de la mano de Krzysztof Wielicki en solitario, de forma inesperada. De hecho, el alpinista polaco, que ya acumulaba invernales al Everest en 1980 y al Kangchenjunga en 1986, se integró con sus compatriotas Andrzej Zawada y Leszek Cichy en una expedición belga que tenía el Everest invernal como objetivo principal.

Llegaron a Nepal en octubre y se instalaron en el campo base el 10 de noviembre. El 6 de diciembre ya tenían montado el campo 3 (7.300 m) y el 22 de diciembre Rudy Van Snick y dos sherpas partían del Collado Sur (C4, 8.000 m) a por la cima del Everest. La caída de uno de los sherpas acabó con el intento poco más arriba y su muerte al día siguiente motivó la retirada de los belgas, excepto Ingrid Baeyens.

Los polacos se quedaron para intentar el Lhotse junto con Baeyenes. Sin embargo, el mal tiempo llegó tras la marcha de los belgas. El 28 de diciembre, la meteorología mejoró y Krzysztof Wielicki –el único que parecía estar en condiciones de hacer un intento, a pesar de que llevaba un corsé ortopédico debido a una lesión en la espalda producida en un accidente– subió del CB al Valle del Silencio para evitar que los sherpas desmontaran C1 y C2.

El 29 de diciembre, lo siguieron hasta el C2 (6.400 m) Andrzej Zawada, Leszek Cichy e Ingrid Baeyens. El día 30, Wielicki cargó todo su equipo y siguió ascendiendo para ver si el C3 continuaba en pie y quizás seguir hacia la cumbre. Ninguno de sus compañeros pudo acompañarle debido a que no se encontraban bien.

El último día del año amaneció soleado y sin viento, y Krzysztof Wielicki no dudó en partir a las 4:20 horas de la madrugada desde el C3 hacia la cumbre, adonde llegó hacias las 14:00 horas. A las 17:00 horas, regresaba al C3, donde Leszek Cichy había ascendido cuando vio que su compañero tiraba para la cima.

Wielicki siempre recuerda aquel descenso del Lhotse invernal como algo horrible, por culpa del frío extremo y de los fuertes dolores que sentía en su maltrecha espalda.


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.