TRAVESÍA DEL G1 Y G2

Mikel Zabalza: “Lo más difícil en alpinismo es tomar decisiones y acertar”

Siempre me ha gustado la dificultad con un componente de exploración y de incertidumbre. Para mí, prima la forma de hacer las cosas. No es a dónde subes, sino cómo lo haces. Estos son los esquemas del proyecto de Mikel Zabalza y su equipo en la travesía del G1-G2.

El alpinista y escalador Mikel Zabalza
El alpinista y escalador Mikel Zabalza
Darío Rodríguez | No hay comentarios |

Hablamos con Mikel Zabalza unos días antes de que saliese rumbo al Karakorum junto a Alberto Iñurrategi y Juan Vallejo para realizar la travesía del Gasherbrum 1 y Gasherbrum 2 sin descender al campo base y por rutas nunca antes repetidas. Un proyecto con muchos parecidos a la primera travesía de dos ochomiles que protagonizaron Reinhold Messner y Hans Kammerlander en los años ochenta, aunque en este caso la ruta será a la inversa y con algunas variaciones.

El equipo ya ha llegado al campo base y las últimas informaciones confirman que han pasado una noche aclimatando en el campo 1. Antes de coger el avión, esto es lo que nos contó Mikel Zabalza.

¿Qué es lo que más te motiva de este proyecto?
Es un objetivo que ya teníamos en mente el año pasado como cabecera de una batería de posibles proyectos. Esta es una propuesta lógica y atractiva dentro del concepto de hacer una travesía de dos montes altos… bueno, que en realidad son casi tres. Me motiva pensar que voy a estar en mi límite, tengo mucha incertidumbre acerca de si seré capaz de realizar el proyecto de la manera propuesta.

¿Por qué lo ves así?
Físicamente, es una travesía muy exigente. El hacerla por las rutas normales es un esfuerzo muy grande, así que si ya hablamos de salirse de la vía habitual, además en estilo alpino e intentar enlazar una travesía… todo se vuelve muy interesante. Ya lo hicimos en el Broad Peak y salió bastante bien. Mis compañeros y yo creemos que es posible, pero en el Broad no perdíamos tanto desnivel entre cima y cima, y ahora sí lo vamos a hacer.

«Es una combinación de cosas que da un recorrido lógico para acometer la travesía»

¿Qué es lo más difícil de esta ruta?
Es un viaje en altura y tenemos que dar con un buen año. Es un objetivo ambicioso y necesitamos una ventana amplia y que el monte no esté demasiado cargado. Es básico tener unas condiciones favorables para llevarlo a cabo. El año pasado fue muy malo, pero también hemos vivido veranos muy buenos en el Karakorum, así que no es desorbitado encontrar una ventana larga que nos permita dar un intento con garantías.

Vas a repetir una actividad que se hizo hace 33 años. ¿En qué se diferencia de aquella?
Reinhold Messner y Hans Kammerlander hicieron una travesía muy interesante, pero en sentido inverso. Usaron las vías normales como vías de ascenso y descendieron por otras que no eran las habituales. Nosotros queremos hacerlo al revés: subir por vías que no sean las habituales y bajar por las normales, eso es lo que se suele hacer en alpinismo. Tampoco es exactamente el mismo recorrido que hicieron, porque ellos bajaron del G2 por un sitio muy diferente al nuestro, la suya era una ruta muy expuesta. Luego, del G1 bajaron por la arista de los japoneses, que, la verdad, no es muy lógico…

¿Compartís ruta en algún momento?
La idea es subir al G1 utilizando un recorrido parecido al que siguieron Peter Habeler y Messner en la primera ascensión. Es una ruta directa que se junta con la normal a 7.400 m. Luego, descenderemos también por la ruta normal, que es el corredor de los japoneses al collado. Y, desde ahí, enlazaremos con una ruta que abrieron Jerzy Kukuczka y Wojciech Kurtyka al G2, pero no sería íntegramente esa misma vía. Es una combinación, usaríamos buena parte de la ruta que ellos utilizaron para subir al G2. El resultado es una travesía con un recorrido lógico y evidente.

«Llegamos a un punto de no retorno, con un compromiso muy grande y condiciones muy difíciles»

Tú y tus compañeros sumáis muchas expediciones juntos. ¿De cuál guardas mejor recuerdo?
Tengo uno muy bueno de la travesía del Broad Peak, de la aventura del Paiju Peak, de las travesías polares, Chamlang también fue bonito… Hay unas cuantas aventuras y otros tantos intentos interesantes. Ya tenemos unas cuantas y no sabría decirte cuál es la más especial. La más exigente ha sido la del Broad Peak. Llegamos a un punto de no retorno, con un compromiso muy grande y condiciones muy difíciles.

¿Te has visto muchas veces en este punto de no retorno?
No. Esa vez fue en un tramo entre 7.700 y 7.900. En esos 200 metros de desnivel estuvimos metidos 10 horas y con unas condiciones horribles. Teníamos muy poco material y no podíamos bajar por donde habíamos subido, había que pasar por la cumbre del Broad norte para luego descender. Fue por donde bajaron Kukuczka y Kurtyka para luego enganchar con la normal.

¿Cuál ha sido la actividad más comprometida que habéis hecho?
La más comprometida fue la del Broad Peak, pero la más expuesta, en la que más le hemos visto las orejas al lobo, fue la del Paiju Peak en el segundo año. Hizo mucho calor, cayeron muchas piedras y algunas cayeron cerca. De hecho, una le dio a Juan Vallejo y le partió el omóplato. El terreno estaba muy expuesto y estuvimos en él muchos días con esos proyectiles.

«El alpinismo de alto nivel y la seguridad es un binomio que no siempre es posible»

Además de preparar tus expediciones, también diriges el Equipo Español de Alpinismo. ¿Cómo es trabajar con chicos jóvenes?
El equipo que acaba este año es fenomenal, está haciendo actividades de mucho nivel. Hace cosas muy interesantes y estoy súper contento con los chavales, con lo que han conseguido hacer y con el ambiente que hemos tenido.

¿Cómo notas la evolución de los chavales jóvenes?
Yo ya he estado como técnico en dos equipos y colaborando en otros dos. Hay una diferencia muy grande entre el momento en el que empiezan y cuando acaban. La experiencia que acumulas con los equipos se nota mucho. Ese es el objetivo, que se formen donde haga falta.

Tu papel implica mucha responsabilidad. ¿Cómo lo vives?
Intento no pensar mucho en ello. Tratamos de hacer las cosas de forma segura y no asumir riesgos innecesarios, pero en las actividades duras de alpinismo hay una parte intrínseca de riesgo. Los minimizamos todo lo que podemos, pero el alpinismo de alto nivel y la seguridad es un binomio que no siempre es posible. En concentraciones de equipos en los que yo he sido director hemos tenido algún esguince de alguna caída tonta, pero afortunadamente ningún problema grave.

«Cuando vas por una ruta trillada, simplemente agachas la cabeza y sigues la huella»

¿Hay algún aspecto en el que incidas más con los jóvenes?
He tenido mucha suerte con los chavales con los que he estado, siempre han sido bastante echados para adelante pero sensatos, así que no me han hecho pasar miedo. Hemos ido subiendo y haciendo actividades de menor a mayor envergadura.

¿Tenéis algún proyecto antes de terminar el ciclo?
Queremos ir a Nepal en octubre a hacer una expedición de fin de ciclo. Dependemos del presupuesto, que se asigna desde el Consejo Superior de Deportes. Tenemos idea de ir al valle del Rolwaling a hacer un seismil técnico. Tenemos varias cosas en el punto de mira y escogeremos en función del presupuesto.

Tú te mueves entre los jóvenes y el alpinismo moderno. ¿Qué visión tienes del alpinismo actual?
La que he tenido siempre. Me gusta la dificultad, con un componente de exploración y de incertidumbre. Para mí, lo que prima es la forma de hacer las cosas. No es a dónde subes sino cómo lo haces. Con el equipo me gusta ir a vías raras, desconocidas, de las que tenemos poca información, sin repetir, para aprender a tomar decisiones, que al final es lo más difícil. Cuando vas por una ruta trillada, simplemente agachas la cabeza y sigues la huella. Como en la vida, lo más difícil en alpinismo es tomar decisiones y acertar.


 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.