DHAULAGIRI EN PRIMAVERA

Lina Quesada: “Siempre digo que será mi última vez en los ochomiles”

La andaluza Lina Quesada ha ascendido cinco ochomiles y este año era la segunda vez que intentaba el Dhaulagiri. Le hicimos esta entrevista un día después de bajar del C3 y nos habló de su ataque a cumbre, en el que llegó hasta 8.000 metros.

Autor: Darío Rodríguez desde el campo base del Dhaulagiri. | No hay comentarios | Compartir:
Lina Quesada en el CB del Dhaulagiri. 2018.
Lina Quesada en el CB del Dhaulagiri. 2018.

Sevillana de 49 años, Lina Quesada lleva 25 haciendo alpinismo y dice que su predilección son los ochomiles. Ha ascendido el Cho Oyu, el Gasherbrum II, el Everest, el Broad Peak y el Manaslu. En medio, tiene abierto el proyecto de completar el Leopardo de las Nieves (los cuatro picos más altos de la antigua URSS), del que le quedan dos picos.

Este año viajó al Dhaulagiri por segunda vez y se le volvió a resistir la cima, igual que al resto de expediciones. Hablamos con ella sobre el intento, sobre sus sensaciones y sobre cómo programa sus viajes. Nuestra conversación acaba con Wanda Rutkiewicz, sobre la que leyó en el libro Escaladores de la libertad, lo que le despertó la siguiente reflexión: “En esta vida, si no luchas por lo que amas, no haces nada”.

¿Por qué los ochomiles?
Es un reto personal. Desde siempre he querido subir montañas cada vez más altas para saber hasta dónde llegaba el límite. Hice el Cho Oyu en 2005, el Gasherbrum II en 2006, el Everest por la cara sur en 2008, en 2014 el Broad Peak y el año pasado el Manaslu. En principio es siempre un reto deportivo. Entreno mucho durante el año en Sierra Nevada porque me gusta estar en forma y sentirme fuerte, y en un ochomil es donde veo que puedo desarrollar todos mis conocimientos técnicos y físicos. También significa probar hasta dónde soy capaz de llegar. En los últimos años he hecho también montañas de 7.000 metros, de hecho estoy haciendo las del Leopardo de las Nieves.

¿Cómo es el Dhaulagiri?
Es una montaña muy técnica. Es la segunda vez que vengo y aun así no he podido hacer cumbre. Tiene muchos peligros objetivos que te hacen estar todo el tiempo en mucha tensión, hay continuas avalanchas, muchas grietas, no hay dos días seguidos de buen tiempo, siempre hay viento y nieve. El día que no hay una cosa es la otra. Nunca puedes planificar a dos días vista. Aunque tengas una información de meteo buena, siempre hay algo que falla.

«Fue una experiencia dura pero muy bonita»

¿Cómo ha sido vuestro intento?
Lo hicimos más por curiosidad, pues sabíamos que el día de cumbre no era bueno, pero queríamos intentarlo. En el C3, un pequeño grupo de gente nos convencimos unos a otros para intentar ir para arriba aun sabiendo que no íbamos a poder porque no había cuerdas fijas. Amaneció el día muy ventoso y a pesar de todo dijimos, “venga, a las diez de la noche salimos y nos ponemos a abrir huella a ver hasta dónde llegamos”. Salió bastante bien porque todos bajamos sanos. Llegamos hasta 8.000 metros.

Y ahí el viento no os dejó seguir…
Íbamos exhaustos. Aún nos quedaban dos horas hasta la cumbre y el viento era brutal. Venía de frente y traía nieve venteada, estábamos todos mojados y tapados todo el tiempo para poder respirar. Tomamos una decisión correcta porque estamos todos bien. Fue una experiencia dura pero muy bonita.

¿Cuántas noches pasasteis en el último campamento?
Aguantamos tres noches en el C3 y eso nos debilitó mucho físicamente. La gente que tenía sherpas y oxígeno se bajó al campo 2 después del intento a cumbre, pero Eva Zarzuelo y yo nos quedamos en el 3 porque teníamos que desmontar la tienda, cargar el equipo y tuvimos que esperar al día siguiente, así que pasamos tres noches.

¿Cómo lo recuerdas?
Fue duro, era abrir la tienda y encontrar todo lleno de nieve. El saco, las botas, los calcetines, todo estaba mojado. Siempre que me veo en esa situación me pregunto por qué lo hago y digo que es la última vez, pero pasan unos meses y quiero volver a repetirlo.

«Llego al campo base con lo puesto»

¿Cómo organizas tus expediciones?
Tengo la suerte de ser funcionaria de la Diputación de Sevilla. El presidente me ha dicho muchas veces que cuando necesite permiso lo pida, que ellos tratarán de hacer lo posible para dármelo, pero, por otra parte, no tengo ninguna ayuda económica. Las expediciones me las pago yo, me paso el año ahorrando para costearlas.

¿Viajas cada año
Intento hacer todos los años un sietemil del Leopardo de las Nieves, me quedan dos para terminar, y si he ahorrado más me voy a un ochomil. Llego al campo base con lo puesto: no llevo sherpas, oxígeno, mi material está muy desfasado…

¿Cómo es ser mujer en el Himalaya?
Me integro en los grupos como si fuera uno más. Generalmente las mujeres somos más débiles físicamente, me di cuenta el día que subimos al C3, suelen decir que nosotras aclimatamos mejor pero siempre llegábamos las últimas. Todos íbamos muy cargados y es lógico, los hombres son más grandes y, cuando hay que llevar una mochila de 15 kilos, ellos la llevan mejor que una mujer que pesa 50. Las mujeres somos débiles físicamente, nos cuesta más trabajo.

«Wanda Rutkiewicz era una luchadora»

¿En qué sois más fuertes?
Mentalmente, seguro. El día que íbamos a cumbre se demostró que nosotras teníamos claro que no nos dábamos la vuelta. Por supuesto, analizando si estábamos en riesgo.

¿Volverás al Dhaulagiri?
Creo que no. Mi meta no es hacer los Catorce, los hago porque me apasiona. No creo que vuelva, quizá si tuviera patrocinador, pero sin él no creo.

¿Recomendarías algún libro de montaña?
El año pasado leí Escaladores de la libertad y me sentí muy identificada con Wanda Rutkiewicz. Ella era una luchadora que se tenía que buscar la vida para conseguir medicamentos, material, visados, billetes de avión. Leyéndolo me di cuenta de que en esta vida, si no luchas por lo que amas, no haces nada.


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.