EL 14 DE FEBRERO PARTE AL ANNAPURNA Y DHAULAGIRI

Carlos Soria: «Soy consciente de la edad que tengo y de que esto se puede acabar en cualquier momento»

En menos de un mes arranca la nueva expedición de Carlos Soria y su equipo. Objetivos: Annapurna y Dhaulagiri. En la conferencia que tuvo lugar ayer en el Casino de Madrid habló de estos proyectos y del reto que supondrá a sus 76 años. Lo tiene claro: «Soy consciente de la edad que tengo y de que esto se puede acabar en cualquier momento»

Carlos Soria en la conferencia que impartió Carlos en el Casino de Madrid (enero 2015)  (© Darío Rodríguez/DESNIVEL)
Carlos Soria en la conferencia que impartió Carlos en el Casino de Madrid (enero 2015)
| 4 comentarios |

Carlos Soria está a punto de marcharse a una nueva expedición que arrancará el próximo 14 de febrero, pocos días después de su 76 cumpleaños. Esta vez el objetivo es doble, puesto que marcha con permiso para intentar sumar a su lista de ochomiles las cumbres del Annapurna y Dhaulagiri. Entre los factores que pueden complicarle los planes se encuentra su rodilla, que aún no está del todo recuperada de la operación de este verano. En la conferencia que dio ayer en el Casino de Madrid habló de este y otros temas. Estas son sus respuestas a las preguntas del público:

¿Cuál va a ser tu siguiente objetivo?
Es un reto muy grande porque queremos ir a dos montañas en lugar de a una. Vamos a ir al Annapurna primero, partimos el 14 de febrero. Es muy pronto pero vamos a aclimatarnos por el Valle del Khumbu unos días, luego iremos al pueblo de Sama [a los pies del Manaslu, donde Carlos Soria tiene un proyecto solidario] y después al campo base, donde llegaremos entre el 5 y 6 de marzo. Además del Annapurna, también llevamos permiso para el Dhaulagiri. Vamos a ver si nos acompaña la suerte y el tiempo.

«Soy consciente de la edad que tengo y de que esto se puede acabar en cualquier momento»

¿Cuál será tu próximo objetivo si tienes éxito en el Annapurna y Dhaulagiri?
Me falta el Shisha Pangma. He subido a la cima central que tiene más de ocho mil metros pero quisiera hacer la cumbre principal, que tiene veinte metros más. Soy consciente de la edad que tengo y de que esto se puede acabar en cualquier momento. Si sigo así hay todas las posibilidades de conseguir las cumbres que me faltan, pero las cosas pueden cambiar.

«Tengo la rodilla bastante fastidiada»

¿Cómo tienes la rodilla?
Bastante fastidiada. Esta primavera la tenía bien. Mi menisco está roto desde hace mucho tiempo pero se me movió un poco y me tuvieron que operar. Desde entonces estoy haciendo ejercicios para fortalecer la rodilla para ver si me voy en condiciones. Partimos dentro de poco.

¿Qué cosas comes en las expediciones?
En ninguna expedición me ha faltado el jamón e incluso la cecina. En el campo base ahora los cocineros son buenísimos y comemos muy bien. Tenemos un libro editado en la red con las recetas de nuestro cocinero, que hace una lasaña a 5.700 metros increíble. Comemos carne y pescado, he comido pescado fresco durante veinte días a 5.300 metros porque lo metes en una cuba en la nieve y es como una nevera. En el campo base se come igual que en casa o incluso mejor.

«El cuerpo es inteligente; si lo sabes escuchar»

¿Qué importancia tiene la comida en las expediciones?
Es muy malo que se acabe la comida o que falte alguna cosa porque el humor cambia muchísimo. Entre los caprichos llevamos jamón, berberechos o navajas, también aceitunas. Las tomamos arriba porque las latas tienen mucha sal. El cuerpo es inteligente, si lo sabes escuchar, hay veces que te pide cosas dulces y otras saladas. Pierdes muchas sales por la evaporación y notas que te atrae tomarte un caldito que nunca te llama la atención en la vida en tu casa. 

¿Es cierto que en esta expedición os va a acompañar un gran cocinero…?
Este año haremos una cosa novedosa. Va a venir con nosotros uno de los hermanos Roca. Son tres en Can Roca y vendrá con nosotros el que está especializado en los postres, que está considerado como uno de los mejores cocineros de postres del mundo. Tengo que ir otra vez a su restaurante para ver qué nos está preparando, unas cosas liofilizadas con el sabor perfecto. Él va a venir con nosotros a visitar el colegio de Sama tan querido por mí y luego va a venir al campo base tres días con nuestro cocinero. Al margen de los caprichos, lo importante en altura es beber. Y es muy difícil porque cuando llegas a los campamentos no tienes ganas de ponerte a hacer agua, lo que quieres es tumbarte y descansar, pero no hay más remedio que ponerse a deshacer nieve para tomar agua con sales o con té.

«Pienso en lo afortunado que soy por poder hacer las cosas a una edad como la mía. También pienso en lo que dejo»

¿Qué piensas en los momentos duros de las expediciones?
No pienso más que en lo que estoy haciendo, en hacerlo lo mejor posible. En la cumbre del Kangchenjunga estaba nervioso por descender cuanto antes para dejar atrás el peligro de la bajada. Toda mi sabiduría, mi pensamiento y mis fuerzas, estaban concentrados en eso. Tengo tiempo para pensar cuando andamos tranquilamente en una marcha, cuando estamos en el campo base… Ahí pienso en lo afortunado que soy por poder hacer las cosas a una edad como la mía y también en lo que dejo, en mi familia. En la última expedición pensaba en la gran alegría que se iban a llevar todos por haber hecho una montaña como el Kangchenjunga. Yo no soy un filósofo y tampoco me elevo cuando subo a la cumbre, estoy con los pies en el suelo.

«Siempre que voy a Ávila me emociono porque es el lugar donde nací»

Es el año de Santa Teresa y tú eres de Ávila. ¿Te encomiendas a algún santo?
Yo siempre que voy a Ávila me emociono, con Santa Teresa o sin ella. Es el lugar donde nací y aunque no soy una persona demasiado religiosa, cuando voy no veo a Santa Teresa, pero sí a la Virgen de Sonsoles, que esta cerca. Me gusta ver Ávila desde allí.

¿Qué nivel de alpinismo hay en España?
Hay mucho nivel, un nivel como el de todos los países. Hay pocos buenos alpinistas, pero eso está pasando también en los países alpinos. Hay pocos pero buenos. Ahora el panorama ha cambiado mucho: la gente quiere hacer escalada difícil, escalada deportiva y carreras por montaña, que no es tan duro. Es muy duro como ejercicio pero te vas a casa a las dos horas. Hoy hay menos alpinismo y más de todo esto.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.