VALORACIÓN DE LA EXPEDICIÓN

Carlos Soria: “Sigo en condiciones de volver a intentar el Dhaulagiri”

Visto desde fuera, el himalayismo parece un deporte de locos que esperan durante semanas para apostar todo a una carta a la que llaman ventana de buen tiempo. “Este es el juego de la altísima montaña”, cuenta Carlos Soria en esta entrevista que le hicimos poco después de abandonar su intento al Dhaulagiri.

Carlos Soria en el Dhaulagiri. 2018
Carlos Soria en el Dhaulagiri. 2018
Darío Rodríguez desde el campo base del Dhaulagiri | 21 comentarios |

Es inevitable el punto de decepción cuando no se consigue un objetivo muy deseado, pero la sensación de abandonar con la tarea bien hecha ayuda a enfocar nuevos intentos en el futuro. Ese parece ser el estado de ánimo de Carlos Soria, que ya piensa en volver al Dhaulagiri la próxima primavera. “Esta ha sido mi octava vez y todas las he disfrutado. He hecho lo que quería y podía hacer. De momento sigo en condiciones de volverlo a intentar”.

¿Qué sensaciones tienes?
Hemos vivido una maravillosa aventura de alpinismo y alta montaña. Ha sido muy duro, del segundo campamento hacia arriba las condiciones se pusieron muy complicadas a pesar de tener una maravillosa cuerda fija coreana. Era casi todo hielo con algunos tramos de roca, así que tardamos más de lo que pensábamos por las dificultades que tenía la montaña. Hora y media ante de llegar al C3 vino un fortísimo viento e hizo todo aún más complicado.

Vosotros teníais vuestra tienda para refugiaros del viento…
Teníamos la suerte de contar con sherpas en el tercer campamento desde el día anterior, por eso cuando llegamos había una tienda montada. Aquello fue fantástico, nos pudimos meter enseguida dentro, pero hubo muchos alpinistas que no tenían dónde refugiarse. Tenían que picar una plataforma y no había manera con aquel viento, se tardó mucho, podría haber sucedido un drama, pero al final todo salió bien. Eso sí, enseguida nos dimos cuenta de que la cumbre iba a ser prácticamente imposible.

Carlos Soria. Alpinista.  por Darío Rodríguez. Ediciones Desnivel
Carlos Soria. Alpinista. 

«Nos vamos de la montaña muy contentos»

Vivisteis una situación delicada.
Por suerte todo ha salido bien, pero podría haberse producido una tragedia si además de viento hubiese hecho ventisca. Hay personas un poco imprudentes que, sabiendo que no van a poder colocar una tienda por el viento, siguen para arriba. Si yo no hubiese tenido la seguridad de que los sherpas estaban allí con una tienda me habría dado la vuelta, pero hay gente que eso no lo quiere hacer nunca. Al final nos arreglamos como pudimos. En todas las tiendas que se pudieron montar en el C3 hubo el doble de gente de la que tendría que dormir. El compañerismo funcionó.

¿Te costó tomar la decisión de bajar?
Tomar la decisión de bajar no me ha costado ni a mi ni a nadie. Era obvio, absolutamente.

¿La montaña estaba mal?
La subida al campo 3 estaba en unas condiciones muy atléticas. Era muy duro subir a pesar de la cuerda fija. Los sherpas han hecho un trabajo fantástico, siempre quieren que subamos arriba y venir con nosotros, nunca les obligamos a que hagan nada imprudente. Formamos todos un equipo fantástico y nos vamos de la montaña muy contentos.

¿Cómo se comportan los sherpas en altura?
Están habituados a la altitud y han demostrado una fortaleza tremenda. Cuando nosotros estábamos metidos en la tienda ellos no paraban de luchar por allí para hacer lo que tuvieran que hacer. Había que montar más tiendas y cuando los ves trabajar te das cuenta de que tienen un trabajo muy duro pero, además, se ve que les gusta lo que hacen.

¿Los sherpas corren más riesgo según con quién se encuerden?
Es cierto, eso siempre se lo digo a ellos. Deben ser suficientemente claros cuando van con una persona hacia una cumbre y el tiempo o el cliente no están en condiciones. Deben tenerlo muy claro, pero son demasiado obedientes y demasiado fieles, una cosa que no me gusta. He visto morir a muchos sherpas.

«En otoño, si puedo, quiero ir al Shisha Pangma»

¿Cómo te sientes con respecto a la expedición?
Hemos hecho lo que debíamos, y gracias a mis dos maravillosos compañeros tenemos testimonio de cómo han sido las cosas y de cómo estaba la ascensión hasta el C3. Quiero volver a esta montaña. En otoño, si puedo, quiero ir al Shisha Pangma para cambiar de ambiente y la próxima primavera volver aquí. Esta ha sido mi octava vez en el Dhaulagiri y todas las he disfrutado y he hecho lo que quería y podía hacer. De momento sigo en condiciones de volverlo a intentar.

¿Te has sentido fuerte este año?
Me he sentido muy bien, sinceramente. La rodilla y mi organismo en general se han portado. Quiero volver al Dhaulagiri si estoy en las mismas condiciones. Lo haré en la primavera si sigo con ganas y con condición física. Porque lo que no quiero es hacer el ridículo.

Hay una frase muy bonita que sueles decir cuando hablas de tus expediciones: «Siento que hago lo que quiero hacer y además lo estoy haciendo bien».
Sí, estoy aquí porque es lo que me gusta y porque tengo la capacidad suficiente para hacerlo en buenas condiciones. Hasta ahora es así y el día que no lo sea haremos otra cosa.

Este deporte puede parecer una locura desde fuera. Un montón de días en el campo base para muy poco tiempo en la montaña.
Esto es así de duro, te lo juegas en el último minuto. Esta vez íbamos contentos al salir del C2 por las posibilidades de cumbre que había, pero en poco tiempo todo aquello se desmoronó. Este es el juego de la altísima montaña.

«Para lo que hago, de momento, no me ha llegado el límite»

¿No te cansa el tiempo en el campo base?
No, estoy muy a gusto. Sé a dónde vengo y lo que puede pasar, y eso es lo más importante. En el campo base veo trabajar a mis compañeros y les ayudo en lo que puedo, porque su labor es mostrar a la gente la verdad de lo que pasa por aquí con vídeos y fotos…

Y detrás de todo eso hay un mensaje, que la edad no es el límite.
La edad tiene sus problemas, pero, para mí, aún no es el límite. El límite es que me gustaría hacer una ruta nueva como pretende mi amigo Denis Urubko, por ejemplo, eso me encantaría, pero no puedo. Para lo que hago, de momento, no me ha llegado el límite, quizá haya gente que piense de otra forma, pero yo estoy muy a gusto con lo que hago.

¿El momento más emotivo de una expedición es salir del campo base?
También el día de antes. Cuando ya has tomado la decisión de que parece que es el momento de ir a la cumbre hay nervios, pero para todo el mundo, también entre los sherpas. Sabemos que vamos a hacer una cosa complicada por la que estamos muy contentos… pero sin olvidar la pizca de peligro.

¿Qué es lo que echas más de menos en el campo base?
No echo en falta nada. Diría que a mi familia, pero no me gustaría que estuviese aquí. Estoy en otros sitios con ellos y esta es una actividad en la que no querría. Además, ahora no es como antiguamente, tengo noticias todos los días y nos comunicamos a menudo. Hoy tenemos unas condiciones y una alimentación en el campo base lo suficientemente buenas. Si fuera la primera vez que vengo seguro que pensaría «¿El water es esa cosa?» [risas]. Quizá echo de menos algún amigo antiguo de otras épocas que, aunque no subiese a la montaña, estuviese aquí conmigo.

Comentarios
21 comentarios
  1. Por otro lado, ¡qué fácil resulta ser culto de wikipedia! Yo he leído entero el «Quijote» (señal más de edad que de cultura) y no me atrevería a afirmar qué frases no están en el texto. Wikiquote ayuda. Ya de cultos, conviene añadir que la frase latina «Latrant et scitis estatint praetesquitantes estis» (Ladran y sabéis al momento que cabalgáis por delante de los demás) es más fiel al sentido de la expresion «ladran, luego cabalgamos» que el poema de Goethe, donde los perros quieren acompañar al viajero y no oponerse a él.

  2. ¿Quién cita a Cervantes? ¿Dónde aparece su nombre y el entrecomillado? Este es un capote que le echo a Raúl Enrique. Yo entiendo a los que critican el proyecto de Soria, pero no sé si merece el sustantivo obsesión. Hasta ahora siempre ha exhibido condiciones físicas para alcanzar la cima (con las ayudas que todo el mundo conoce) y más aún condiciones mentales para evaluar muy bien los riesgos y obrar en consecuencia. ¿Obsevivo? Quizá tenaz u obstinado.

  3. Muy buena respuesta, House. Alguno confunde a Cervantes con Goethe en cuyo Kläffer si aparece la frase de «ladran, luego cabalgamos» erroneamente atribuida al Quijote cervantino. Un poco de cultura no viene mal.

  4. Ole tú Carlos. Conozco muchas personas de tu edad y mas jóvenes, que viven sentadas todo el día en una silla. Tomando 15 pastillas o mas. Muertas de aburrimiento. Me gusta tu ilusión y coraje de vivir. Lo consigas o no, lo tuyo es vivir.

  5. Raul Enrique una critica no significa ser envidioso, ni escribo con socarronería, ni hace falta que cites mal a Cervantes. Critico desde mi mas profundo respeto a Carlos Soria. Igual que me gusta Woody Allen, no todas sus peliculas me parecen obras maestras, de hecho alguna es malísima. Y no por eso soy envidioso, ni socarrón, ni mala persona. Pero no todo me gusta de todo el mundo por el hecho de ser Fulanito de tal, hay cosas que hace la gente que admiro que no me gustan y otras que me encantan y admiro. Y en este caso concreto, esta actitud no me parece el mejor ejemplo. Un saludo y esta vez si, con socarronería, lee a Cervantes antes de citarlo. Ignorante

  6. En mi opinión, quizás humilde, detrás de la trayectoria de Carlos Soria late algo tan profundamente humano y universal como es la lucha, en su caso noble y leal, del ser humano con el inexorable paso del tiempo y sus efectos. Y en este aspecto el ejemplo de Carlos es de una proyección y una grandeza colosales. Lo menos relevante es lo que aporta ahora al alpinismo, donde Carlos, no lo olvidemos, ha sido y es un actor de primera categoría en su tiempo y lugar. Reducir la historia de Carlos a sus últimas expediciones, que en mi opinión son también meritorias, es miope y aventurado. Es su vida y su montaña en conjunto, lo que le eleva a una categoría superior que haríamos bien en valorar justamente.

  7. ¡Con un par, Carlos! Unos nacieron para la acción y otros para cacarear. Mientras que la montaña siga ahí hay opciones. ¡Mucha suerte!

  8. Estimado Raul Enrique, yo creo que se puede ser crítico con un personaje público, sin necesidad de que a uno le llamen envidioso. Puede que no estés de acuerdo con House, pero su crítica es respetuosa, y desde luego no es el único que lo cree. Carlos es muy admirable como ejemplo de hombre mayor muy en forma y de tesón, pero esto de los 14 ochomiles es una obsesión que para mi hace tiempo que dejó de ser ejemplar. Ha renunciado al alpinismo para subir los ochomiles, y eso en mi opinión no es algo precisamente loable.

  9. Carlos Soria es un ejemplo para millones, guste a quien le guste. Es un hecho objetivo. El mensaje que entrega cuesta por mucho el medio millón de euros que calcula socarronamente un tipo más arriba. Seremos capaz algún día de someter la envidia en nuestros corazones, dando paso a la ponderación justa de una serie de elementos, y sobre esa base opinar? Don Quijote es la mejor respuesta a quienes ladran respecto a Carlos Soria. Que goce de la salud y apoyo suficiente para culminar su labor. Si no es así, su mensaje igual traspasará a muchos, que con menos años suben hasta el cielo pero siempre desde la televisión o su ordenador. El mundo necesita muchos Quijotes.

  10. Tiene sentido intentar una montaña por novena vez? Puede hablar de tesón y voluntad de superación, pero a estas alturas ya el relato se convierte en el de un obsesivo y creo que todo lo que tiene de loable el ejemplo de Carlos Soria a su edad se empaña con un halo de obsesión que desmerece todo lo anterior. Y si cada expediccion lleva un costo, de pongamos 60.000 euros, tiene sentido haber invertido en esta cumbre casi medio millón de euros? A mi a estas alturas ya no me gusta nada este proyecto, lo siento. Y todo el respeto para Carlos Soria por todo lo vivido.


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.