Con su gran amigo Sito Carcavilla

Carlos Soria parte al Dhaulagiri, «No es duro a los 84 años ir al Himalaya, sé a lo que voy»

Carlos Soria partía ayer con su gran amigo Sito Carcavilla a intentar el Dhaulagiri. Su plan es, durante los próximos días, caminar por el Khumbu para así comenzar la aclimatación, y estar en el campo base del Dhaulagiri el 10 u 11 de abril. Pocas horas antes de partir de expedición mantuvimos con él esta conversación.


| No hay comentarios |

Lo que está haciendo Carlos a sus 84 años es algo que nos inspira y motiva a todos a vivir intensamente, porque nos enseña que no hay excusas para vivir tus sueños en cualquier época de la vida. Aunque sea tan “loco” como intentar un ochomil nada fácil como es el Dhaulagiri, una montaña compleja y peligrosa.

Cómo nos transmite en esta entrevista, Carlos ha vivido los últimos días muy preocupado, pendiente de los resultados médicos de un problema que le fue descubierto recientemente. Por suerte todo quedó en un susto y ha podido marchar, tan motivado como siempre, para disfrutar de esta pasión por la montaña que inició cuando tenía 14 años. Setenta años después Carlos sigue cumpliendo su sueño de disfrutar del alpinismo. Para ello, además de cuidar mucho su alimentación, horarios… sigue entrenando mucho, algo que le apasiona.

Un dato interesante que muestra la pasión de Carlos Soria por el himalaya y el alpinismo, que hace evidente que marcha al Dhaulagiri no para batir un récord de edad, sino para seguir disfrutando del alpinismo, como lo ha hecho en todas las etapas de su vida: en 1973 participó en la primera expedición española al Himalaya, que intentó el Manaslu. Cincuenta años después Carlos sigue marchando de expedición al Himalaya. Pocos alpinistas han vivido tantos años y tan intensamente este deporte.

Resulta increíble que una persona que representa tanto como deportista, y a nivel humano, no cuente con ningún apoyo público ni de empresas privadas. Algo difícil de entender, pues si alguien está transmitiendo un mensaje inspirador, motivador, realmente importante para la sociedad, es este hombre que a sus 84 años va a intentar un reto absolutamente único a nivel mundial.

Estas son algunas de las ideas que nos transmitía en la conversación que tuvimos en su casa pocas horas antes de su partida:

«He pasado uno de los peores meses de mi vida»

«Ha habido mucha incertidumbre antes de partir de expedición. He pasado uno de los meses peores de mi vida. En una radiografía que me hicieron detectaron un bulto en la vejiga, me dijeron que me tenían que operar ya mismo, cuando estaba a punto de irme de expedición. Tras la operación me dijeron: «tienes una vejiga muy fea pero sana»… Pasé muy malos ratos. Tengo las dolencias típicas de la edad pero las voy superando y estoy encantado de marchar otra vez al Dhaulagiri«.

¿Qué tiene el Dhaulagiri que le atraiga tanto? Su respuesta: «8.167 metros, y una estampa muy bonita, y que ma ha rechazado muchas veces, pero sé que puedo subir y quiero subir y lo voy a intentar. Quizás sea esta la última oportunidad que tenga».

«Una montaña complicada en la que he vivido muchas experiencias»

Cuando le preguntamos si no le desmotiva ir a una montaña en la que ha pasado tanto tiempo nos responde: «No sé ni me importa el tiempo que he estado en el campo base de esta montaña. Lo he pasado muy bien allí. No me da ninguna pereza. He ido a muchas montañas y sigo yendo. Al Dhaulagiri quiero subir. Es una montaña en la que he vivido muchas experiencias, en la que he estado muy cerca de su cima… y quiero volverlo a intentar otra vez».

Tiene claro cómo es este ochomil: «Es una montaña complicada. El último día es bastante difícil. Empiezas en el campo 3, que está medio en cuesta, muy incómodo, muy mal… Allí pasas una noche fatal. La última noche que pasamos allí, Sito y yo en el campo 3 no se la recomiendo a nadie, llegamos nevando con viento, con las cuerdas prácticamente enterradas… Pero esto es así. Esta vez será mejor. Y a lo mejor subimos. Vamos a ello».

«El rocódromo me viene muy bien para mantener el músculo, para la rodilla y también para la cabeza»

A sus 84 años de edad, Carlos Soria ha sumado la dificultad añadida de ascender con una prótesis en la rodilla. Cuando le preguntamos sobre ello nos explica que no es el único problema al que se enfrenta, pues tiene muchas otras dolencias debido a la edad: «el sistema periférico nervioso, la espina dorsal , la cresta ilíaca -que de vez en cuando me duele-… pero procuro superarlos».

Carlos Soria y Sito Carcavilla en el aeropuerto antes de partir al Dhaulagiri (24 marzo).
Carlos Soria y Sito Carcavilla en el aeropuerto antes de partir al Dhaulagiri (24 marzo).

Su gran descubrimiento en los últimos tiempos ha sido el rocódromo. «Me da mucha vida eso del rocódromo. Voy un día a la semana, y si puedo voy dos. De mayor lo importante es mantener el músculo y en el rocódromo hago mucho músculo. El rocódromo me viene muy bien también para la rodilla y, sobre todo, para la cabeza. Me encanta estar allí. Me encanta escalar. Me ayuda con la musculatura. De musculatura estoy bien. Eso me dicen los médicos: gracias al músculo sujetas el esqueleto». Y una de las cosas que más le gusta del Sputnik situado en Las Rozas, que es al rocódromo al que va, es que abren temprano, a las 7 de la mañana. A Carlos le encanta madrugar para aprovechar al máximo el día. «Madrugar es muy bonito».

«Estoy encantado de mi vida»

Aunque parezca increíble Carlos parte sin patrocinador al Dhaulagiri. «Tengo un amigo que me ayuda pero no tengo ninguna empresa que me patrocine. Tengo suerte. Hay mucha gente que me quiere. Cada día lo noto más. Algunas veces pienso que quizás he dejado una buena huella en el camino, en la vida, y eso se nota. Eso te da mucha serenidad y mucha alegría. He llevado una vida fantástica. Estoy encantado de mi vida. De lo que me siento más orgulloso es de mi familia. Son deportistas. Son buena gente. Estamos muy a gusto juntos».

«Mi juventud fue muy dura. Mucho trabajo y poco comer. Pero estoy encantado de haber pasado por todo».

«La jubilación es el final del trabajo pero no de la vida»

Una de las ideas que Carlos nos transmite es la importancia de disfrutar la jubilación: «Hay que procurar llegar en buenas condiciones a la jubilación, porque aún queda mucha vida... y hay que prepararse para ello. Es el final del trabajo pero no es el final de la vida. Yo llevo 19 años jubilado… aunque tampoco tan jubilado porque sigo dado de alta como autónomo… llevo una de las vidas laborales más largas de la historia»

A Carlos no le da ninguna pereza, todo lo contrario, partir de expedición: «No es duro, a los 84 años, ir al Himalaya … sé a lo que voy. Si lo pasara mal no iría».

Carlos Soria en el aeropuerto antes de partir al Dhaulagiri (24 marzo).
Carlos Soria en el aeropuerto antes de partir al Dhaulagiri (24 marzo).

«En todas las montañas hay que arriesgar, aunque siempre lo menos posible«

Respecto a cómo es el Dhaulagiri nos cuenta: «Es una montaña complicada, sobre todo el último día. Lo único que me preocupa es que haga buen tiempo y esté en buenas condiciones. He subido montañas muy complicadas muy rápidamente. En todas las montañas hay que arriesgar, aunque siempre lo menos posible. El alpinismo no es tan arriesgado como algunos lo quieren poner, pero tiene sus riesgos, como todo. El alpinismo es una maravilla y se disfruta mucho. Yo voy a disfrutar, y también disfruto cuando lo paso un poco mal. Sé a lo que voy y lo que puede ocurrir. No se adapta la montaña a tí. Te tienes que adaptar tu a la montaña, a cómo está y cómo está el tiempo».

«Se miente bastante y, sobre todo, se exagera»

Respecto al uso del oxígeno de artificial, que utilizará el día del intento a cima, nos dice: «He hecho varios ochomiles sin oxígeno, pero -también- a los 84 años me parece lógico usarlo, aunque me gustaría no usarlo porque es muy incómodo. La gente dice que eso es «pecado»…. Lo que es «pecado» es mentir, decir que no lo has usado y lo has usado -como hemos visto muchas veces-, o decir que hay mucha gente en la montaña, y vas allí porque hay mucha gente, sino no ibas… Otros dicen que van sin sherpas y llevan un regimiento. Se miente bastante y se exagera, sobre todo, una barbaridad«.

«Desde la cima vamos a lanzar un grito por la Canal Roya»

Al terminar la entrevista Carlos nos transmite su preocupación por la Canal Roya: «Desde la cima del Dhaulagiri daremos un grito porque no se destruya la Canal Roya».


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.