28/06/1962-07/07/2013

Artur Hajzer, uno de los grandes del alpinismo polaco

La muerte de Artur Hajzer en el Gasherbrum I la semana pasada deja al alpinismo polaco sin uno de sus grandes referentes en los ochomiles. Aperturista de varias rutas con Jerzy Kukuczka e impulsor de la etapa moderna de ochomilismo invernal, fue enterrado este miércoles en la montaña.

Autor: | 9 comentarios | Compartir:
Artur Hajzer
Artur Hajzer

El trágico fallecimiento de Artur Hajzer en el Gasherbrum I el pasado 7 de julio ha dejado en un estado de consternación a la comunidad alpinística polaca. A sus 51 años recién cumplidos era una de sus figuras más significativas, no sólo por un historial envidiable como compañero del mítico Jerzy Kukuczka en varias aperturas de rutas a los ochomiles (especialmente relevante la del Annapurna) sino también por su protagonismo decisivo en el resurgimiento del ochomilismo invernal en aquel país, al frente del programa Polish Winter Himalaism 2010-2015 que ya había obtenido las primeras invernales del Gasherbrum I y del Broad Peak.

El cuerpo del veterano alpinista fue enterrado este miércoles en una grieta en la misma montaña. Con los días transcurridos y después del descenso de su compañero Marcin Kaczkan al campo base, han quedado esclarecidos los detalles algo confusos que rodeaban su accidente. En su ataque a cumbre, los dos hombres tuvieron que darse la vuelta debido a un empeoramiento inesperado de las condiciones meteorológicas. Durante el subsiguiente descenso, se separaron sin darse cuenta y en un momento dado, Artur Hajzer pensó que su compañero había sufrido una caída en el corredor de los Japoneses. Fue entonces cuando intentó llamar a su mujer para dar la alarma, aunque la mala comunicación hizo que finalmente le mandara un mensaje de texto. Sin embargo, Kaczkan seguía bajando lentamente por debajo de Hajzer. Este, con prisas y tensión por encontrar a su compañero supuestamente accidentado, cometió algún error que lo hizo caer a él. Kaczkan ha explicado que lo vio caer unos 500 metros hasta la base del corredor de los Japoneses, donde lo encontró más tarde ya fallecido.

Una vida en las montañas

Su vida relatada en numerosas publicaciones de Polonia en los últimos días hablan de un hombre consagrado a las montañas. Nacido en 1962, dio sus primeros pasos en las montañas a los 12 años de edad. Antes de los 20 ya tenía una sólida experiencia en los Montes Tatras y en los Alpes, y en 1982 se enroló en su primera expedición al Himalaya, que concluyó con la apertura de una nueva ruta al Gaurihanka-Go (6.126 m). Al año siguiente, ascendía su primer sietemil, el Tirich Mir (7.708 m), en el Hindu Kush.

Su primera experiencia en un ochomil llegó en otoño de 1985, en una expedición que pretendía la primera de la cara sur del Lhotse (8.516 m), en la que se dio la vuelta a unos 300 metros de la cumbre. Ese mismo invierno, participaría en su primera expedición invernal, al Kangchenjunga, que concluyó con la primera invernal para Jerzy Kukuczka y Krzysztof Wielicki.

Primeras en ochomiles

A partir de ese momento, Artur Hajzer comienza a escribir su nombre en la historia del alpinismo. En otoño de 1986, alcanzaba la cumbre del Manaslu (8.163 m) en compañía de Jerzy Kukuczka, abriendo una nueva ruta en la parte izquierda de la cara noreste que todavía no conoce repeticiones, según los datos de Eberhald Jurgalski en 8000ers.com.

El mismo dúo realizaría tres meses más tarde otra primera ascensión, en este caso la primera invernal al Annapurna (8.091 m), en una expedición ligera también formada por Wanda Rutkiewicz y Krzysztof Wielicki. Sólo necesitaron 16 días de campo base para alcanzar aquella cumbre. Eso fue en febrero de 1987; y en septiembre de ese mismo año, Artur Hajzer y Jerzy Kukuczka volvían a hacer tándem para recorrer la hasta entonces virgen arista oeste del Shisha Pangma (8.027 m) –otro itinerario que todavía está por repetir. En 1988, Artur Hajzer y Jerzy Kukuczka completarían su currículum de nuevas vías juntos en montañas de más de 8.000 metros con la apertura de la cara sureste del Annapurna Este (8.010 m).

La muerte de Kukuczka

El año 1989 significó un punto de inflexión en la vida de Artur Hajzer. En primavera, protagonizó un rescate sin precedentes en la arista oeste del Everest. Una avalancha se había llevado el C1 de los polacos acabando con la vida de cinco de sus compatriotas y dejando a Andrzej Marciniak solo, sin comida, sin tienda y cegado por no llevar gafas de sol. En compañía de los neozalendeses Rob Hall y Garry Ball, consiguió salvar a Marciniak.

Sin embargo, nada pudo hacer cuando su compañero de batallas –y de todas sus cimas en los ochomiles-, Jerzy Kukuczka tuvo un accidente en la cara sur del Lhotse y resultó muerto. A pesar de su juventud (no tenía ni 30 años), en aquel momento dejó la escalada de grandes montañas, en un momento en que el sistema político polaco acometía también un importante cambio que afectó al alpinismo de aquel país.

El retorno y el proyecto invernal

En 2005, sin embargo, las circunstancias de la vida volvieron a dirigirlo a las montañas. En los últimos años, ha logrado las cumbres del Dhaulagiri (8.167 m) en 2008, del Nanga Parbat (8.125 m) en 2010 y del Makalu (8.485 m) en 2011. También formó parte de la expedición invernal polaca al Nanga Parbat de 2007.

En 2009, Artur Hajzer puso en marcha un proyecto apoyado por el gobierno de Polonia para intentar conseguir las primeras invernales de los ochomiles que todavía no estaban ascendidos en ese momento, los de Pakistán. El programa Polish Winter Himalaism 2010-2015, bajo su dirección, consiguió las cumbres del Gasherbrum I (en 2012, con él mismo como líder de expedición) y del Broad Peak (en 2013, con Krzysztof Wielicki como líder de expedición).

Esta primavera, con Marcin Kaczkan pretendían enlazar las ascensiones del Gasherbrum I y del Gasherbrum II.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.