EXPLORANDO

Edurne Pasabán logra su undécimo ochomil

La madrugada del domingo el equipo de Al Filo de lo Imposible ponía a todos sus miembros en la cumbre del Manaslu, tras acometer un complicado ataque final, sin comunicación y con un intenso viento.

| No hay comentarios |
Edurne liderando la ascensión del equipo durante el día de cumbre.- Foto: Al FiloEdurne liderando la ascensión del equipo durante el día de cumbre.- Foto: Al Filo

«Resoplo como una locomotora, hace un rato hemos pasado por la cima secundaria, instalado una cuerda fija y nos faltan pocos metros para coronar la cima principal… minutos más tarde ya no podemos subir más, estamos en el punto donde se unen todas las aristas y paredes de esta gran montaña… estamos en la cumbre del Manaslu». La mañana del domingo, a las 09:00 horas locales, (las 05:00 horas de la madrugada en España) la expedición de Al filo de lo Imposible liderada por la alpinista vasca Edurne Pasaban, alcanzaba los 8.163 metros. «Diferentes sentimientos me invaden en estos momentos, no se si reír, llorar o saltar de alegría (bueno saltar, saltar no puedo) pero la sensación de haber podido llegar hasta aquí, junto a mis compañeros, mis amigos, es indescriptible».

Habían salido de las tiendas del Campo III (7.400 metros) a las 03:30 horas de la madrugada, y en el plazo de 5 horas y treinta minutos había conseguido alcanzar la cumbre principal de la montaña, sin la ayuda de oxígeno suplementario. Los expedicionarios en la cumbre eran Edurne Pasaban, Alex Chicón, Asier Izaguirre, Mikel Zabalza, Ester Sabadel, Ferran Latorre y Juanjo Garra.

Desde el Campo Base, se recibía a las nueve horas la primera llamada del equipo, en la que Alex Chicon a través de teléfono satélite comunicaba que el grupo completo había llegado a la cumbre principal de la montaña. Los walkies-talkies no habían funcionado correctamente en toda la madrugada, cuando estaba previsto comunicar a las 3:00 horas antes de que el equipo se pusiera en marcha hasta la cima. Esto hacía incrementar un poco la incertidumbre durante la ascensión, en una noche que ha sido especialmente fría. Por la mañana ha amanecido nuevamente un espléndido sol, aunque un fuerte viento lo acompañaba. «Pienso también en mi familia que tanto sufren mis expediciones, mis amigos, todos vosotros que tenéis la paciencia de seguir día a día las evoluciones de la expedición. Para mí, hoy, todos habéis llegado a la cumbre conmigo, felicidades a todos».

Edurne continúa: «Hemos tenido mucha suerte, porque con el fuerte viento que hacía en el tramo entre la cumbre secundaria y la principal, parecía imposible, pero a medida que nos hemos ido acercando, ha cesado el viento y hemos podido recorrer el último tramo tan técnico y expuesto, sin nada de viento. ¡Lo hemos conseguido todos! Ahora nos vamos para abajo rápidamente!». 3.500 metros de desnivel esperaban en el descenso.

Edurne Pasaban, valorará en las próximas horas la posibilidad de viajar hasta el Tibet a realizar un intento al Shisha Pangma (8.047 metros) en busca de su duodécimo ochomil. «Estamos muy cansados pero inmensamente contentos y felices, todos estamos bien y enteros, ahora solo pensamos en dormir, dormir y dormir».

 

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.