EXPLORANDO

Edurne Pasaban, emoción tras la cumbre

La cima del Shisha Pangma fue testigo del mar de lágrimas que embargó a la española y al resto de miembros de su expedición. Desde el campo 2, rememoraba las tensiones de esta última ascensión de los catorce ochomiles en una nube de felicidad.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Edurne Pasabán.Edurne Pasabán.

Una vez concluido el reto de los catorce ochomiles con la última ascensión al Shisha Pangma, la emoción embargó a todos los miembros de la expedición de Al filo de lo imposible y Edurne Pasaban. Según relataba la propia Edurne, la imagen de la cima fue dantesca, con todos hechos un mar de lágrimas: “La llegada a la cumbre ha sido muy emocionante. No podía ni hablar. Me he puesto a llorar, pero todo el mundo lloraba también a mi alrededor. Nacho lloraba mientras filmaba, Asier llorando junto a mí…”

La alpinista tolosarra hacía estas declaraciones desde la tranquilidad del campo 2, tras haber protagonizado un descenso rápido y seguro. Sus sentimientos en esos momentos, además de la emoción, eran también de alivio y felicidad: “Me he quitado un peso de encima”, decía y añadía que se sentía “muy feliz”.

Edurne relataba que el momento más emocionante para ella fue un poco después de la cima, una vez hubieron dejado atrás las dificultades técnicas que encontraron en la arista que conducía a la cumbre. En el collado inferior, “terminaban las tensiones de la arista, nos hemos podido desencordar y ha sido donde por primera vez hemos estado los cuatro solos (Asier Izaguirre, Alex Chicón, Nacho Orviz y ella misma), porque en la cima había mucha gente. Ha sido el momento más bonito. Todos nos hemos relajado y es cuando de verdad hemos disfrutado de la cumbre”.

Una cima concurrida

Junto a Edurne, Asier, Alex y Nacho, en la cumbre del Shisha Pangma también se encontraban sus dos sherpas Mingma y Pasang, los italianos Panzeri, Compagnoni y Magliano con sus dos sherpas, además de otra expedición española formada por el bilbaino Juanra Madariaga, los burgaleses Roberto Rodrigo e Isabel García y el catalán Jaume Gibernau. A todos ellos, se unió también un alpinista japonés que subía con oxígeno y acompañado por dos sherpas más.

La cantidad de montañeros que ascendieron ayer al Shisha añadieron algo de nervios a la tensión que ya acumulaba de por sí Edurne ante la meta de su reto. Hacia la una de la madrugada de la noche de cima, los miembros de la otra expedición española llegaron inesperadamente al C3. Tras haber montado su campamento a unos 7.000 metros, habían echado a andar antes para acompañar al resto de equipos en el ataque a cima. La expediciónd e Edurne y Al filo de lo imposible les acogieron en sus tiendas hasta la partida, todos juntos, con el amanecer unas horas más tarde.

“Me he puesto nerviosa porque había mucha gente dentro de nuestra tienda”, confesaba Edurne una vez pasado todo, “era mi último ochomil y no quería que nada saliese mal. Tenía frío, y yo me preocupo mucho, antes de salir, de estar caliente, de tener los pies bien, de que todo vaya bien. Pero en cuanto hemos empezado a andar, nos hemos quitado la presión de encima y todo ha ido fenomenal. Hemos salido muy rápido y hemos abierto huella hasta la cumbre”.

En el camino de la cima, todavía tuvieron que lidiar ante un último imprevisto, en la forma de dificultades técnicas a casi 8.000 metros de altura. “La arista ha sido muy complicada”, explicaba Edurne, quien añadía que “estaba muy afilada, el viento pegaba duro y había muchas cornisas. Nos hemos encordado y hemos subido con mucha tensión. Yo sólo pensaba ‘Edurne, no te caigas que te vas hasta abajo”.

Pero finalmente todos los obstáculos fueron superados y Edurne Pasaban ya es la segunda mujer y el alpinista número 22 con los catorce ochomiles. Un reto que dedica especialmente a sus padres, “que son los que han aguantado los catorce ochomiles. Sobre todo para ellos. Los han subido conmigo. Han sido los únicos que me han aguantado los catorce ochomiles”. También se acordaba de “mis amigos y compañeros de cordadas”.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.