EXPLORANDO

Edurne Pasaban: «El Everest es un circo por la sur»

Finalmente, Edurne Pasaban y su expedición, formada por Asier Izagirre, Nacho Orviz, Ferran Latorre, y los dos sherpas de altura Pasang y Mingma se dieron la vuelta desde el C4 del Everest. Horas antes de partir hacia arriba, concedió esta entrevista.

Campo base del Everest 2011. Edurne Pasaban.  (©Darío Rodríguez 2011)
Campo base del Everest 2011. Edurne Pasaban.
| 45 comentarios |

Una visión del Everest de este año…
La verdad es que yo no venía al Everest desde 2002. Yo sabía que venía a un sitio con muchas expediciones comerciales, pero llega a sorprender lo que encuentras aquí. Encuentras expediciones comerciales muy grandes totalmente autosuficientes, con sherpas y todas estas cosas y que tienen que trabajar en equipo por si pasa cualquier cosa. Y luego te encuentras expediciones muy pequeñas que dependen de estas comerciales y de otras; esto es un poco jaleo.

Además, es una historia totalmente diferente, porque esas expediciones pequeñas, en otras montañas como el Kanchenjunga o el Annapurna, hacen piña entre todos para hacer cosas en conjunto. Pero aquí no; estas expediciones pequeñas no trabajan en conjunto porque, como lo van a hacer todo las comerciales, pues ya está… Es una cosa muy, muy extraña.

Con este mogollón, llevar a cabo tu proyecto del Everest sin oxígeno, este no parece el lugar más adecuado.
Si hubiera tenido la capacidad de hacer el Everest sin oxígeno por una vía en la que no hubiera nadie, hubiera ido. Pero no la hay, así que hemos venido por la normal, que es por aquí o por la norte, que es lo mismo.

Aquí, la gente no se entera si vas o no con oxígeno; van a lo suyo y no valoran si vas con oxígeno o no, la gente no lo sabe, eres una expedición más. Decir que el Everest es un circo por la sur es algo fácil de decir, y era obvio que lo era antes de venir, pero… creo que no vendré más. Nunca digas nunca, pero prefiero ir a otras montañas.

¿Ha cambiado mucho el Everest desde la última vez que viniste aquí?
Sobre todo han aumentado las expediciones comerciales; antes había una o dos, pero ahora parece que todo el mundo tiene una expedición comercial. De más o menos nivel, de todo tipo de precios, más caras o más baratas… pero todas son comerciales.

Y sobre todo ha cambiado el campo 2; es una brutalidad. Es un campo base avanzado, pero entre el campo base y el campo 2 hay que pasar el Ice Fall, que es un sitio muy peligroso. Y para equipar el campo 2 como el campo base, los porteadores tienen que ir por el Ice Fall con unas cargas exageradas. Se ven pasar porteadores subiendo sillas y mesas hasta 6.400 metros. En la vía norte pasa, pero van con yacks hasta 6.400 metros. Aquí hay que cargar todo por una cascada de hielo que este año está bien, pero otros años….

Una de tus quejas en las reuniones de expediciones era que no se tenían en cuenta a los sherpas.
A mí lo que más me sorprendió fue la primera reunión con las expediciones comerciales para decidir la fijación de cuerdas. En la reunión estábamos 30 occidentales y ningún nepalí. Sólo se hablaba de cuántos sherpas iba a poner cada expedición. Estábamos hablando del trabajo de los sherpas y ellos estaban fuera, sin poder hablar; no les habían dejado entrar.

Ya sé que ellos están contratados por las comerciales y que les pagan, pero aquí nos estamos jugando la vida, ellos tendrán algo que decir; pues no, se asume así. Además, creo que los sherpas nunca se rebelarán contra esto, primero porque no tienen capacidad, por el tema del analfabetismo, ya que muchos apenas leen y escriben;  y segundo porque a las expediciones comerciales no les interesa. Esto es así.

¿Cómo te llevas con tu equipo de sherpas?
Nosotros somos cuatro occidentales y vienen tres nepalís con nosotros. Yo no niego que mis sherpas acarrean cosas a los diferentes campos. Porque son más fuertes que nosotros. Pero si se van a tomar las decisiones de cumbre, ellos son iguales que nosotros. Aquí parece que los sherpas están a un nivel inferior. Los nuestros comen de la misma comida que nosotros, en la misma tienda que nosotros. Son personas, da igual que hayas nacido en España o Nepal; y eso aquí parece que no es así.

Tus sherpas van a llevar oxígeno. ¿Cambia esto la ascensión?
A los sherpas el año pasado les planteé si ellos querían hacer el Everest sin oxígeno, porque podía ser bueno para ellos. Pero se negaron, porque para ellos esto no es un reto deportivo, es un trabajo. Para ellos, cuantas más veces suban, mejor para su curriculum, pero no quieren arriesgarse ni un minuto. Decidieron por ellos mismos hacerlo con oxígeno.

A nosotros no nos viene mal, porque así nos aseguramos de que alguien filme el documental que estamos haciendo; se les enseña a usar la cámara y por lo menos sabes que alguien con oxígeno está filmando

¿Qué es lo que más te preocupa del Everest sin oxígeno?
El frío; no me preocupa nada más. Lo técnico no me preocupa, porque está todo equipado hasta arriba y porque el Everest no es difícil técnicamente. Hace diez años, para nosotros, el hecho de subir a un ochomil sin oxígeno era algo nuevo. No eran 8.848 metros, pero bueno. Por eso lo que me preocupa es el frío y el que no nos pase nada.

¿Qué cambia el hecho de subir sin oxígeno?
A nosotros nos cambia el que suframos o no congelaciones. Hemos estado en otras montañas, y, aunque sean 200 metros más, creo que se puede subir a 8.848 metros sin oxígeno artificial. Lo que pasa es que nos tenemos que hidratar muy bien y tener buena preparación física. Lo peor que nos puede pasar es que alguno del equipo tenga que salir en helicóptero por las congelaciones. Creo que es nuestra única y mayor preocupación.

¿Os puede influir que haya tanta gente en la montaña?
Sí; estamos viendo que, al ir del campo 2 al 3, la gente va muy lenta. A esa altitud, si ves que alguien va más lento por la cuerda fija, lo pasas. Pero eso, a 8.800 metros, cuesta mucho más. Tener la capacidad de soltarte y pasarle no es la misma que a 7.000 metros. Por eso creo que se pueden hacer embotellamientos desde la cima sur al “Escalón Hillary”.

Hay gente de todo tipo, pero en algunas comerciales hay gente con muy poca experiencia, que nunca ha practicado montañismo y que su única ilusión es subir al Everest. Hay más gente de este tipo que alpinistas con técnica. No saben utilizar un jumar ni tienen la capacidad para soltarse de la cuerda con soltura, cosas muy simples que no saben hacerlas porque nunca lo han vivido. Entonces, si esto pasa ahí arriba y nos pilla detrás, tenemos que parar, y si hace frío y viento, podríamos tener problemas.

¿Utilizarías oxígeno por alcanzar la cima?
No. Sólo llevan oxígeno nuestros sherpas. Si no puedo subir sin oxígeno, me daré la vuelta.

¿Cómo va a ser la Edurne de después del Everest en lo referente a ochomiles?
No lo sé. No me quedaría nada más por hacer en ochomiles. No voy a volver a hacer un ochomil porque sí. Si voy, es por abrir una ruta o por ir en invierno. Veo más claro el volver a Nepal para hacer otras montañas que no sean ochomiles.

¿Te imaginas volver a pasar tantos días en un campo base esperando?
Sí, pero no en uno como éste. Esto al final desmoraliza un poco; estoy un poco cansada aquí.

¿Seguirás haciendo montaña?
Creo que  a Nepal volveré todos los años. Seguro. A hacer un seismil o un sietemil. Cosas con menor repercusión mediática que subir el Everest sin oxígeno o terminar los catorce ochomiles, pero cosas más para mí.

No te gusta mucho estar como ahora, seguida por las cámaras y por el resto del campo base…
No me gusta, pero cada cosa tiene su sitio. Aquí ha llegado un momento en el que venía el pakistaní, el nepalí… y mis compañeros saludan, hablan un rato y luego se escaquean, y la que tiene que tomar el café o el té con ellos soy yo, o Jorge a veces. Y yo también quiero leer la revista, estar tirada con el ordenador… pero bueno.

¿Es difícil ser conocida y tener vida privada?
Sí. Y en un campo base como este es más difícil, pero me tengo que aguantar. A veces siento que tengo poca paciencia con mis amigos, con mis familiares que llaman por teléfono…

¿Te gusta encerrarte en ti misma los días previos a la ascensión?
Sí, me gusta estar centrada en la cima. Abajo doy el 100%, pero tres días antes no puedo y tengo broncas con mi madre, con los amigos… Me dicen que estoy nerviosa y entonces, cuanto más me lo dicen, peor me pongo. Llevo tres o cuatro días sin llamar a nadie.

Estoy harta de que me den ánimos, porque no me van a llegar desde España. Les digo que me dejen en paz, porque me tengo que concentrar en lo mío. Me vuelvo súper maniática, porque llega un momento en el que piensas en muchas cosas, en que igual me pasa algo, que igual me muero, que igual me paso dos meses en Zaragoza con congelaciones… Hasta ahora esto ha sido jauja, pero los tres días antes de subir son duros.

¿Qué llevas a la cima?
La estampa de mi abuela, la camiseta blanca de siempre, que se me ha mojado en el Campo 2 y me la han bajado los sherpas para secarla y el cocodrilo. Nada más.

 

 

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.