Aglomeraciones en el Everest

David Goetller «Para solucionar el problema del Everest no hay que tomar una decisión emocional»

David Goetller abandonó su intento al Everest sin oxígeno en parte debido a la gran cantidad de gente que había en la montaña. Sin embargo lanza un mensaje de moderación a la hora de tomar medidas que, como explica en este texto, no deben ser tomadas en caliente, motivados por las imágenes de masificación que hemos visto.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
David Goetller a 8.600 metros en el Everest 2019, altura a la que tomó la decisión de abandonar.   ©David Goetllert

El alpinista alemán David Goetller tenía como objetivo alcanzar la cima del Everest sin oxígeno. A pesar de que reconoce que uno de los motivos de no conseguirla ha sido el gran número de personas que intentaban la cima, lanza un mensaje de moderación a la hora de tomar decisiones, que explica no deben tomarse en caliente movidos por el debate que ha generado las imágenes de la gran fila de alpinistas que intentaban la cima.

«Esperar y desperdiciar energía no es una opción allí sin oxígeno adicional»

«No llegué a la cima del Everest, pero aún así viví un día muy especial. Siempre supe que el día no era ideal, especialmente debido a las largas colas de gente que se esperaban. Las multitudes han sido un problema en la mayoría de los pocos días de cumbre que ha habido esta temporada.

Mi decisión de salir tarde para así tener el calor del sol funcionó realmente bien hasta justo debajo de la cumbre Sur. Allí, el tiempo comenzó a cerrarse y me encontré con toda esa gente que descendía. Tomé la decisión de dar la vuelta a 8.650 metros. Esperar y desperdiciar energía no es una opción allí sin oxígeno adicional».

«La multitud era una pieza del rompecabezas, junto con el clima y la altura»

«Sé que esto puede ser en cualquier lugar, pero no es cualquier lugar, es el punto más alto en el que he estado: 8.650 metros sobre el nivel del mar.

Me temo que puedo decepcionar a algunos de ustedes al no publicar ninguna imagen de las colas de cientos de personas, pero para mí el Everest no fue eso. La multitud eran una pieza del rompecabezas … el enigma de hacerlo bien y estar de pie en la cima, o de no llegar a ese punto. Otras piezas fueron el clima que se volvió demasiado ventoso y frío antes de llegar a la cima, y ​​el aire débil y débil que no deja margen para esperar, enfriarse o permitir que lo que te suceda sea influenciado por los movimientos de otros.

No me malinterpretéis, estoy de acuerdo en que hay un problema; que el Monte Everest está asediado por más personas de las que puede manejar, pero creo que la solución solo se encontrará con un pensamiento ponderado y acciones cuidadosamente planificadas, y no tomando decisiones emocionales precipitadas, rápidas, tan pronto como sea posible, inundado con imágenes emotivas de personas en una línea donde menos lo esperamos.

Usemos nuestras cabezas, nuestros conocimientos, nuestra experiencia colectiva y nuestro respeto por los demás y por el planeta para resolver este problema y cuidar de la montaña más alta de la tierra». 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.