DOS EQUIPOS LO INTENTAN

Carrera por el primer descenso integral del Nanga Parbat en esquís

Los franceses Tiphaine Duperier y Boris Langenstein, por un lado, y el italiano Cala Cimenti con los rusos Vitaly Lazo y Anton Pugovkin, por el otro, se hallan en pleno intento para mejorar el descenso de Hans Kammerlander y Diego Wellig en 1990.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Tiphaine Duperier y Boris Langenstein, en el Spantik
Tiphaine Duperier y Boris Langenstein, en el Spantik   T.Duperier/B.Langenstein

Los descensos en esquís en los ochomiles han regresado con fuerza a la actualidad en los últimos años. El K2 de Andrzej Bargiel y el Lhotse de Jim Morrison y Hilaree Nelson fueron de las noticias más destacadas el año pasado. Después de una primavera sin intentos remarcables, el verano llega con una apuesta doble en el Nanga Parbat (8.125 m).

Los precedentes

Muchas fuentes afirman que el Nanga Parbat ya ha sido esquiado anteriormente. De hecho, el surtirolés Hans Kammerlander y el suizo Diego Wellig llevaron a cabo el descenso en esquís de este ochomil en 1990. Sin embargo, no pudieron calzarse los esquís en la misma cima, sino que lo hicieron unos 100 metros más abajo, completando el descenso desde los 8.025 m hasta el campo base a través de la ruta Kinshofer.

Años más tarde, el especialista alemán Luis Stitzinger recaló también en el Nanga Parbat para tratar de descenderlo en esquís, aunque en su caso partió desde 7.850 m y recorrió una línea diferente por la cara Diamir, paralela a la del descenso de Messner en 1978.

Los candidatos

Los dos equipos que pugnan por completar ese primer descenso integral en esquís están formados por experimentados alpinistas y esquiadores. Acumulan además ya cierto bagaje competitivo entre ellos, con el antecedente del Laila Peak en 2018.

En aquella ocasión, los franceses Tiphaine Duperier, Boris Langenstein y Carole Chambaret se adjudicaron el primer descenso en esquís de dicho seismil pakistaní, tras llegar una semana antes que el italiano Carlo Alberto ‘Cala’ Cimenti, que iba con Julian Danzer y Matthias Koenig.

Tiphaine Duperier y Boris Langenstein volvieron a llegar unos días antes al campo base del Nanga Parbat, procedentes del Spantik (7.027 m), donde también realizaron el primer descenso en esquís. Cala Cimenti, por su parte, viaja esta vez con los rusos Vitaly Lazo y Anton Pugovkin, inmersos en el proyecto Death Zone Freeride, bajo el cual descendieron el Manaslu en 2017, intentaron sin éxito el Annapurna en 2018 y tienen previsto el Everest y el K2 para 2020.

El progreso

De momento, todavía queda lejos la posibilidad de lanzar un intento de cima al Nanga Parbat. Cala Cimenti cuenta en sus redes sociales que han conseguido alcanzar la altura del C2 y montar allí su tienda para poder proseguir con su fase de aclimatación. También desvela que el C1 fue barrido por una avalancha y que sus planes pasan por volver a la montaña mañana mismo. Irían directamente al C2, con el objetivo de instalar al día siguiente el C3.

Una vez allí, Ali Sadpara y los sherpas de Seven Summit Treks cogerían el relevo del trabajo en la parte alta de la ruta.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias